10 nov. 2007

MI COSITA MÓVIL 2 PARTE

Ante todo deciros que todo lo que cuento sobre Mi Cosita Móvil esta basado en hechos reales.

La verdad es que cuando vimos el primer arañazo, no nos dic ninguna subida de sangre, nos miramos y nos dijimos es normal, típico vecino envidioso que usa su llave para algo mas que abrir cerraduras. Claro que después de seis meses ver escrito todo tipo de palabras soeces sobre el capó, las puertas he incluso el techo, empezamos a preocuparnos un poco, lo llevamos a pintar, pero fue entones cuando intentaron robarlo, destrozando la cerradura, pero sin llevárselo.

Un día comentando nuestras desgracias con mi vecina La Barbi, una mujer de unos sesenta y muchos años que mide 1,50 de altura y pesa unos 70 kilos, me dio la solución, mi racha de mala suerte podría deberse a un mal de ojo, y ella tenía una sobrina en el pueblo que lo quitaba, me pidió unos datos que yo la di y vuala, al menos durante unos añitos dejaron a mi Cosita Móvil en paz.

Esto mi querida Irma nunca se lo he contado a nadie, por que aunque no lo parezca soy muy pudorosa, pero yo tuve una experiencia con Mi Cosita Móvil. Sí, del tipo que os estáis imaginando, que sois todas unas mal pensadas.

Era una preciosa mañana de verano, el sol lucía radiante y el calor era ya intenso a las 10.00 de la mañana, Mi Lucero fue a preparar el coche para el viaje de vuelta a Madrid, mientras yo terminaba de recoger todo y meterlo en las maletas, cuando vino a por ellas me dijo – Ya he revisado el coche y todo está en regla. Yo le creí, no me llaméis ingenua, pero le creí.

Todo listo los niños ataditos las maletas guardadas y comenzamos el camino de vuelta, casi seiscientos kilómetros por delante, no habíamos hecho ni cincuenta kilómetros cuando me di cuenta que las revisiones de Mi Lucero a nuestro vehículo dejaban mucho que desear. El coche comenzó a vibrar a la altura del copiloto.

Yo – Mi vidita estoy temblando y no es que esta nerviosa, es que el coche vibra.
Mi Lucero – No te preocupes, eso no es nada, cuando llegue a Madrid tengo que hacerle el equilibrado y el paralelo, que se han debido de pirar.

Yo os prometo que aguante todo lo que pude, pero cuando llevábamos doscientos veinte kilómetros, no pude más y me deje llevar por la situación, eso sí discretamente no fuera a despertar a los niños, solo solté un pequeño gemido y un suspiro, pero fue suficiente para alarmar a Mi Lucero que me miraba atónito sin estar seguro de sí era lo que el estaba pensado o no. Lo cierto es que paró en la primera gasolinera que encontró y se bajo para intentar arreglar el tembleque. Lo miro todo el motor, las ruedas, incluso me hizo ponerme al volante para que acelerara el coche, pero según sus palabras, NO VIO NADA.

Doscientos kilómetros después me di cuenta de lo importante que sería llevar a Mi Lucero a un buen oculista en cuartito llegáramos a Madrid y es que al temblor constante se le añadió un ruido, un Cla, Cla, Cla, Cla.
Efectivamente nada más bajar del coche pude verlo y eso que no llevaba las gafas puestas, la rueda de mi lado estaba en mal estado, al menos lo que quedaba de ella, no es que se le hubiera borrado el dibujo, nooooo eso hubiera sido perdonable, es que los hierros estaban todos visibles y algunos habían saltado he iban dando en la chapa del coche, más que una rueda era el esqueleto de está. Mi Lucero la cambió sin rechistar y sin explicarse el por que no había reventado.

La verdad es que el pobre no levanta cabeza, hace unos meses, el Inti de la Irma dejo su coche en nuestra plaza de garaje, cuando vino a recogerlo resultó que no arrancaba y decidieron poner las pinzas a Mi Cosita Móvil para arrancarlo, no se como se las arreglaron, pero el caso es que el pobre Cosita Móvil comenzó a arder, lo mejor fue la manera en la que el Inti de la Irma y Mi Lucero intentaron apagarlo, los dos se pusieron a soplar como si fuera el día de su cumpleaños, el caso es que no se como pero lo apagaron y el pobre sobrevivió.

Los cacos le tienen frito, por que yo ya he perdido la cuenta de los robos que a sufrido y mira que los equipos de música que le ponemos al pobre son de museo, pero de museo de antigüedades.

Hace unas semanas nos volvieron a quitar la música del coche, eso sí un trabajo fino, sólo forzaron la cerradura del conductor, se llevaron la radio y cerraron, pues bien una semana después en frente de casa, durante la noche lo volvieron a intentar y mira que Mi Lucero había dejado los cables por fuera, pero nada, encima los muy chapuzas en vez de abrir por la puerta del conductor que ya estaba abierta, por que ya no nos molestamos en arreglarlo, hicieron palanca en la puerta del acompañante dejándola como un acordeón, no fueron capaces de hacer un puente y lo dejaron.

Para colmo de males cuando Mi Lucero consiguió arreglar el desaguisado, la policía apareció, había que ver la situación, Mi Lucero sin papeles del coche, con todos los cables por fuera, el puente hecho, sin espejo retrovisor y intentando convencer a los policías, que no lo había robado, menos mal que estaba en frente de casa.

En fin mi pobre Cosita Móvil fue llevado a reparar, le cambiaron la batería y se les olvido poner la tapa, cuando íbamos con el, empezó a echar humo y hasta se llego a parar, imagino que el pobre pensó o me paro o salgo ardiendo sin que estos cenutrios se enteren de nada, y la verdad es que si no se hubiera parado no nos hubiéramos dado cuenta.

No se cuanto nos durara, pero la verdad es que el pobre sigue luchando como gato panza arriba, hemos decidido no poner mas equipo de música, pero tenemos un transistor pequeño con el cual podemos escuchar radio nacional, no da para más la cosa, ni sacando la antena por la ventanilla.

28 oct. 2007

MI COSITA MÓVIL 1 parte

La verdad es que después de tanta historia paranormal, os voy a contar las desgracias de mi cosita móvil, es así como lo llama La Irma de mi corazón.

Ayer hablando con ella por teléfono me resulto divertido ver como Irma muy cumplida, me preguntaba por mí, mi Lucero, los niños, y por mi cosita móvil que el pobre tiene la negra.
La verdad es que la historia se remonta al día en el que mi Lucero se saco el carné de conducir, que puntería tenía el puñetero, como al principio no tenía posibles para comprarse su propio automóvil el pobre vivía de prestao, eso sí coche que le prestaban, coche que se averiaba, parecía que lo hacían aposta, y no es que mi Lucero fuera mal conductor, nooooooo es que los coches que le dejaban estaban con una rueda en el desguace y claro era usarlos y fundirlos.

Recuerdo un día que fuimos a la parcela de la tía de mi Lucero y para volver a Madrid, nos dejaron un Renault 5 propiedad de su cuñao el bigotes, nos acompañaban la hermana de Antonio y su chico el motero, el pobre había tenido un pequeño encuentro con un autobús el día que estrenaba su moto ultimo modelo de la mayor de las cilindradas que había en el mercado y como recuerdo del encuentro tenía la pierna reconstruida a base de unos enormes clavos y chapas y la barbilla lo mismo pero astillita por astillita y con la chapa mas pequeñita, además le habían cosido todos los dientes, en fin el pobre se paso 40 días sorbiendo por una pajita y con la pierna tiesa, eso si con muy buen sentido de humor.

Bueno que me enrollo, mi Lucero que otra cosa no pero cumplido es un rato, pensó que ya que nos habían dejado el coche lo suyo era llenar el deposito, dicho y echo, justo cuando nos íbamos a ir de la gasolinera, el coche no arrancaba, mi cuñada Helen y yo nos pusimos a empujar, haber si la cosa tenía arreglo, ante la mirada perpleja del señor gasolinero que miraba a Mi Lucero sentado al volante y detrás como un marques mi cuñao el motorista partiéndose de risa y con la pierna estiradita en el asiento trasero, el señor gasolinera hizo un gesto, como diciendo que eran unos huevones y mi cuñada muy fina ella le explico que el risitas estaba accidentado, el pobre nos ayudo y conseguimos arrancarlo, nos llevo a casa, pero después de aquello creo que tubo que visitar al señor mecánico.

Poco tiempo después su hermano le dejo un SEAT 127 para que fuéramos a mi parcela y dicho y hecho cinco kilómetros antes de llegar el coche se paró, esta vez nos ayudo un primo de alguna de mis primas y es que en mi parcela nos conocían como los Dinastía, ya que éramos ciento y la madre y todos estábamos emparentados, mis vecinos de la parcela como no podía ser de otra manera eran mis tíos y uno de ello era mecánico, y lo arreglo para que llegáramos a Madrid, pero una vez allí tendría que visitar a un señor mecánico que le pusiera la pieza reconstruida, eso sí como mucho arte.

Después de aquello convencí a mi Lucero para que se comprara un coche, y así lo hizo, era un 205 blanquito con asientos y volante de carreras, llenito de alerones en los bajos y lo mas chulo descapotable, en verano se podían ver las estrellas, aunque el pobre debió de verlas en más de una ocasión y no precisamente en el cielo, creo que fui yo la primera que lo envió al taller, después de darle contra un camión, yo pensé que no era para tanto, pero mi lucero cuando lo vio casi se le saltan las lagrimas, el lado del copiloto parecía haber sufrido el paso de un abre latas, aunque no fui la única. Mi padre iba a comprar un día y al parar en un semáforo detrás de otro vehículo, un tercero vino con algo de prisa y se cargo a los dos de adelante, el pobre 205 quedó echo un emparedado. Mi cuñao también recibió la envestida de otro coche mientras estaba en un Stop y así un par de veces más, nunca entendí por que al pobre le daban siempre por detrás cuando lo conducían hombres.

El día que Antonio lo iba a entregar, por que después de nacer Mi cosita bebe necesitábamos un coche más grande y familiar, iba camino del concesionario y justo cuando se iba a incorporar a la carretera de Valencia dirección Madrid, una mujer se salto un Stop y arremetió contra el pobre 205. Gracias a Dios Mi lucero no sufrió nada más que un fuerte golpe en la cabeza, pero no llegó a perder el conocimiento, así que cuando el pobre vio el motor en el lado del copiloto, salió corriendo por si aquello explotaba y fue al coche que se había empotrado contra el, para ver como se encontraban, lo conducía una mujer y detrás llevaba dos niños, la mujer no dejaba de llorar y pedir perdón por no haberle visto, pero Mi lucero preocupado por los niños, le dijo que no pasaba nada que mejor salían del coche para ver si habían sufrido daños, en esos momentos apareció la policía, después de asegurarse que todos se encontraban más o menos bien y llamar a las respectivas grúas, la policía les reunieron para hacer el parte del accidente:

-Policía: Señores tienen que facilitarme los datos de su seguro para hacer el parte.
-Mi lucero: Mire señor Policía es que yo iba a dejar el coche en el concesionario donde me he comprado uno nuevo, y me daban 70.000 pesetas por cualquier cosa que tuviera cuatro ruedas, así que para que a la pobre no la suban el seguro, mejor no damos, parte.
-Policía: Mire usted señor, si ahora nosotros nos vamos y la señora dice que es culpa de usted y no de ella, al que le suben el seguro es a usted, lo entiende.
-Mi lucero: Hombre como va ha hacer eso la pobre, si está destrozada, a mi es que me da pena.

El Policía e dirige a su compañero que estaba tomando nota de las matriculas y le dice – Pepe llama a una ambulancia que a este el golpe lo ha dejado tonto.

Después de convencerlo de hacer los partes, mi pobre Lucero fue con el de la grúa a entregar el coche.
-Mi Lucero: Buenas tardes.
-Vendedor: Buenas tardes.
-Mi Lucero: Mire que le traigo el coche para lo del plan renove.
-Vendedor: ¿Dónde lo ha aparcado?
-Mi Lucero: Encima de la grúa.
-Vendedor: ¿Perdón?
-Mi Lucero: Si es que según venía con el me ha envestido un coche, y no e conseguido arrancarlo.
-Vendedor: Bien veamos que es lo que le ha pasado

Salieron a la calle y dice el hermano de Antonio que le acompañaba en aquel momento, que la cara del vendedor se desencajo al ver el amasijo de hierros.
-Vendedor: ¿Y a salido sin heridas?
-Mi lucero: Bueno me he dado un golpe en la cabeza ahora voy al hospital.
-Vendedor: ¿Y que hago yo con esto?
-Mi lucero: Usted dijo que con que tuviera cuatro ruedas era suficiente para lo del plan renove.
-Vendedor: Pero si es que no tiene ni las cuatro ruedas.
-Mi Lucero: Si mire en el asiento del conductor al lado del motor tiene la que le falta.
-Gruista: ¿Bueno que hago lo bajo o que?
-Vendedor: Ni se le ocurra, lluéveselo al desguace directamente.
-Mi Lucero: Pero lo del plan renove vale.
-Vendedor: Si hombre sí, usted no se preocupe y váyase al hospital, sólo espero que con el nuevo tenga mas suerte

Pero la suerte es algo tan relativo…….

14 oct. 2007

MIS TENSIONADAS VACACIONES

Después de tanto altibajo, se me olvidó comentaros en mis memes que soy una Aries de libro, vamos pura energía, he considerado que no hace falta cambiar el registro para intentar pobrocaros una sonrisa, no todo iba a ser malo.

La hermana de mi Lucero tiene una casa en la playa y cuando llega el mes de Julio me la cambia por su hijo, yo cuido del niño y de la casa y no tengo que pagar apartamento, aunque me sale caro no os creáis, ya de paso me llevo otra sobrina, a todo esto como mi suegra tiene un casa allí también y no quiere perderme de vista ni un momento así que se acopla y con ella otro hermano de Mi Lucero de mi edad, además de otra hermana que coincide conmigo en mes de vacaciones y tiene su apartamento justo enfrentito de nosotros, vamos que cada mañana abro la ventana la saludo y después como el que no quiere la cosa me pregunta.

- ¿Qué vas a hacer hoy de comer?

En dos palabras que también se acopla, aunque me lo paso muy bien con ella y no me importa, casi se lo agradezco por poder hablar con alguien. Pero no os hagáis ilusiones, no queda hay la cosa, los fines de semana los padres vienen a ver a sus churunveles y algún que otro hermano se acopla también. Lo malo es que por las mañanas entre compras, limpiezas y preparativos no veo la playa, pero por la tarde sí, eso si que no me lo quita nadie y es justamente eso lo que me quería quitar mi suegra, un viernes en el que ella decidió hacer tortilla de patata, ¡por dios que éramos 20 personas para cenar! Yo no estaba dispuesta a pasarme toda la tarde pelando patatas y cuajando tortillas y le dije que mejor tortilla francesa y embutido. Mi suegra que no discute porque para eso hace lo que le da la gana, me dijo que sí y en cuanto me di media vuelta se puso a prepararlo todo.

Andaba yo sacando a los niños de la piscina para irnos a la playa, cuando al balcón del apartamento asomó mi suegra con voz dulce y me dijo con que estés aquí dentro de hora y media nos da tiempo a cuajar las tortillas, que ya estoy yo pelando las patatas.

¡Hora y media para ir a la playa!, que el apartamento es una monada tipo Melrrows Pleace, pero la distancia con la playa es 600 metros en cuesta, bajar se baja estupendamente, pero subir eso es otro cantar. Mi cabreo iba en aumentó, así que decidí dejar lo de la playa para otro día y subir a cuajar tortillas, cual cenicienta no de las de Cruela si no de las de toda la vida sufridoras, por lo menos si terminaba pronto, me daría un chapuzón en la piscina, cuando la cena ya estaba lista, los que venían de Madrid los padres de las criaturitas habían llegado con refuerzos, osease más familia.

Yo intentaba tranquilizarme, pero mi querida y adorada suegra tenía un día revolero, comenzó a quejarse de lo mal que yo hacía las tortillas, en ese momento la cadena de música que estaba apagada se encendió a todo volumen, todos se acojonaron, por que son muchos pero a cual más cobarde. Yo ni me inmute cuando todos salieron de la casa atropelladamente, casi se cargan a mi suegra en la huida, creedme era para haberlo visto, con toda tranquilidad apague la cadena de música y seguí a lo mío, cuando mi cuñado el policía asomó su cabeza empapadita ya que estaba dentro de la piscina.
- ¿Qué ha pasado?
- La cadena de música que se ha encendido, pero ya la he apagado.
- Pues a está gente casi les de algo.
- Ya sabes lo exagerados que son, diles que ya pueden volver a cenar.
Fueron entrando todos, y yo la verdad es que disfrutaba como una enana con las caras de todos ellos, más que nada por que durante mucho tiempo cuando yo les contaba que me pasaban cosas raras, quitando mi suegra que con mucha delicadeza me llamaba más o menos hija de Satanás, los demás me ignoraban, después de los acontecimientos de aquel fin de semana no se les ha vuelto a ocurrir tomarme el pelo.

Yo parecía una chacha, trae esto, pon aquello, esto no está bien, mira que te falta, etc., cada vez que iba a la cocina pasaba por delante de la tele y está hacía interferencias, mi suegra que la estaba viendo me dijo una de las veces, pasa otra vez, y las interferencias volvían. La cadena de música volvió a encenderse a todo volumen, solo faltaba que me tuvieran como mono de feria.

En esta ocasión no corrieron, pero mi cuñada la dueña de la casa, cojió la cadena y la puso de patitas en la calle, mi otra cuñada la que vive en frente y no se pierde una comida, se la llevo a su casa, después de aquel día no se ha vuelto a encender sola.

El día siguiente fue mejor, mi cuñada pareció enterdeme y comenzaron a ayudarme todas e incluso cenamos en otra de las casas, se nos olvidó la bebida y fui a por ella con otras dos cuñadas, cuando entramos en la casa los plomos se fueron y la luz del baño al fondo del pasillo, se encendió, ¡por Dios si no había plomos! No lo voy a negar le di a los plomos cogí el alcohol, (ahora más que nunca lo necesitaba) y salí zumbando haber si conseguía alcanzar a mis otras dos cuñadas que a la velocidad a la que salieron seguro ya estaban en casa de mi cuñada la Búlgara.

A esta familia solo le faltaba acontecimiento paranomarles, como si no fuéramos ya raritos de narices. Mi cuñada preocupada al día siguiente habló conmigo y de cómo me sentía, yo le dije que lo mismo eran casualidades y yo no tenía que ver en el asunto, aunque aquella mañana había tenido una videncia y que yo jamás había tenido una, ella me preguntó que era lo que veía, por que ya no podía más y le iba a dar un colapso.

Yo - No veo nada malo, solo dos personas en un coche parado con los faros encendidos.
Cuñada – Mira que está noche nos vamos para Madrid, no me acogones.
Yo – Nena, ya sabes que yo no acierto una, sólo veo eso.
Cuñada – Mira que no soy creyente y me veo rezando el rosario todo el viaje.
Yo – Jolín nena, que yo no soy vidente, lo mismo lo he soñao.

Pues si que iba con ellos sí, a la mañana siguiente mi cuñada me llamo.

Cuñada – ¡Haber bonita! la del coche parado con las luces encendidas, ya podías haber visto alguno más jodia.
Yo - ¿Por qué os ha pasado algo?
Cuñada – ¡Que si nos ha pasado desgraciada! 12 horas de atasco, acabamos de llegar a Madrid y durante todo el viaje íbamos mirándonos los unos con los otros acordándonos de ti y de tus visiones, guapa.
Yo – Chica que mas querías el número de todas las matriculas. -me estuve riendo toda la semana hasta que llego el siguiente viernes y todos volvieron claro.

11 oct. 2007

EL AGÜJERO NEGRO DE MI SEXTO SENTIDO

En alguna ocasión me he preguntado por que nos atemoriza tanto lo desconocido, si no sabemos algo, no podemos saber si es bueno o malo y sin embargo todo lo que nos es ajeno suele producirnos una cierta ansiedad, por no decir miedo.

Cierto es, que aquella noche en el Tiemblo yo sentí terror, pero venía de una situación tremendamente angustiosa que marcó mi vida y que aunque no fue la primera, por que ya de niña había sufrido algún episodio que otro de muy difícil explicación, nunca les había dado importancia, imagino que nunca me habían tocado tan cerca como en aquella ocasión.

Fue en el viaje de mi luna de miel, fuimos a Atenas y nos alojamos en un hotel de lujo, todo era perfecto, hasta que comenzó, no recuerdo el momento exacto, ni tampoco el lugar, si fue antes o después del crucero por el Mediterráneo que salía del Pireo. El caso es que cuando comenzó no paró, hasta que ocurrió lo más triste que me ha pasado en la vida.

Mi Lucero del alma tuvo una paciencia infinita conmigo, mi paranoia no tenía ni un lugar, ni un momento determinado, la cosa era frustrante, sobre todo por que yo desde los catorce años había dormido en casa sola y nunca había tenido el pánico que sentí en muchos momentos de aquel viaje.

Yo me preguntaba una y otra vez como podía ser tan boba, pero no había respuesta, todo a nuestro alrededor era como un cuento, pero yo no dejaba de vivir mi pesadilla.

Recuerdo como en una ocasión estando en el barco fui a darme una ducha, en el momento en el que iba a correr las cortinas un escalofrió recorrió mi espalda, se me puso el bello de punta y mi mano comenzó a temblar, intentando vencer mi propio miedo, me hice fuerte y la corrí de un solo tirón, creo que grite al verlo, al menos eso me aseguró Mi Lucero, que no entendía nada cuando entro en el baño y me vio delante de la ducha, con la cara desencajada.

Me preguntó que era lo que pasaba y yo no sabía como explicarlo, sabía que la ducha estaba vacía y sin embargo yo vi un cadáver al que le salía de la nariz un hilo de sangre.

Por más que intente sacarlo de mí cabeza, cada vez que habría un armario el cadáver aparecía, detrás de cada puerta, en la ducha, así durante todo el viaje, mi pobre Lucero que no ganaba para sustos decidió que lo mejor sería ir delante de mí abriendo todo aquello que a mi se me resistía, aunque no entendía absolutamente nada por que el viaje era un sueño que habíamos planeado juntos y que disfrutábamos muchísimo, había momentos divertidísimos, visitamos aquellos de lugares que más nos habían llamado la atención desde niños y lo más importante compartíamos momentos muy dulces y románticos, como un amanecer entrando en el puerto de Port Said en Egipto. ¿Qué más se podía pedir? No lo se, yo seguía con mi cadáver a cuestas como si fuera una penitencia.

Todas mis preguntas tuvieron respuestas con una llamada de teléfono la noche anterior a nuestra llegada a Madrid, no la detallaré por que aún hoy me produce mucha angustia. Simplemente os contaré que mi hermano había muerto en un tonto accidente de moto, sin más herida que un pequeño golpe en la cabeza. Lo suficiente para producirle un derrame cerebral.

Mi madre dice que cuando fue a identificarle, solo tenía un hilo de sangre en la nariz.

Desde entonces y hasta hoy he maldecido mi sexto sentido, que no me ha servido para nada, y que tanto dolor me produce la angustia de saber que la muerte, un accidente o una desgracia se acerca y no puedo hacer nada, por que realmente no sé ni a quien le ocurrirá, ni donde, ni cuando. Así que creedme cuando os digo que lejos de ser un Don, es un autentico martirio.

Espero que la próxima historia sea mucho más alegre, de echo os lo prometo, pero es que el día 16 de octubre sería su cumpleaños y aunque ya han pasado 17 años del accidente, sigo echándole muchísimo de menos.

Gracías a todas, se que estas historias no son las mejores para leer, pero son mejores que cualquier meme, para poder conocerme un poco.

8 oct. 2007

UNA NOCHE EN EL TIEMBLO

La noche era muy fría cuando todos salieron de la casa, dejando un silencio sepulcral, me fui a la habitación, todavía me dolía mucho el estomago, en esos momentos pensé, los médicos te recomiendan que bebas agua con la historia que es buena para nuestra salud y yo que soy la única que la había bebido, me encontraba fatal.

Mire por la ventana la niebla no dejaba ver más allá de la acera, me dio un escalofrió y decidí meterme en la cama, pensé que seguramente tendría fiebre, mi propio entró en el cuarto y me pregunto en voz bajita.

Propio - ¿Cómo te encuentras?
Yo – Me duele, pero un poco mejor.
Propio – ¿Quieres que te traiga algo?
Yo – No, gracias.
Propio – ¿Quieres que te deje descansar?
Yo – No creo que pueda pegar ojo.

Propio – Entonces me quedo aquí contigo, ya he apagado todas las luces, y todas las ventanas están cerradas.

De repente un siseo fuerte, nos sorprendió.

Propio – Has oído eso.
Yo – Sí, parecía que nos mandaban callar.
Propio – No serán estos que han vuelto a gastarnos una broma.

No me dio tiempo a contestar el siseo mucho más fuerte que el anterior volvió a resonar, como si estuviera allí con nosotros.

Propio – Voy ha echar un vistazo, que seguro que son estos.
Yo – Te acompaño
Propio – No estas tus como para defender nada, quédate en la cama, que seguro que no pasa nada.

Recorrió toda la casa con mucha cautela, miró en la habitación de enfrente, cruzó el salón en dirección al pasillo, a la izquierda la cocina, a la derecha la puerta de la calle y la del baño, volviendo después a la habitación.

Propio – Nada, la puerta esta cerrada y por la mirilla no veo a nadie, voy ha echar un vistazo a la calle por si estuvieran escondidos, detrás de algún coche, para gastarnos una broma.

El siseo volvió mas fuerte, y yo por mas que miraba por la ventana, ni veía a nadie, ni oía absolutamente nada, nunca fui miedosa pero aquella situación no me gustaba nada, era una casa desconocida en la que estábamos pasando una Semana Santa con unos amigos en un pueblo llamado El Tiemblo, como yo me encontraba mal decidimos quedarnos, pero según pasaba el tiempo, me iba arrepintiendo, imagino que sería la angustia de sentir que algo no iba bien.

Propio – Voy a echar otro vistazo.
Yo – Pues yo no me quedo sola, te acompaño.

Volvimos a mirar en la habitación de enfrente, la registramos de arriba abajo, en el salón tampoco había donde esconderse, encendimos la luz del pasillo y miramos en la cocina, todo estaba en orden, la ventana cerrada y no había lugar donde esconderse, nos dimos la vuelta en dirección al baño y es cuando los dos nos quedamos muertos, no éramos capaces de movernos, ni siquiera de echar a correr, mis piernas no me respondían y no podía articular palabras, los dos mirábamos atónitos como la puerta de la calle la cual mi propio había cerrado con llave, cuando todos se fueron, se cerraba delante de nuestros ojos, pero lo que más nos impresionó es ver como la mano que cerraba la puerta permaneciera en ella incluso cuando la puerta quedo totalmente encajada en su marco, sólo unos segundos depués aquella mano sin cuerpo desapareció ante nuestros ojos, cuando conseguimos reaccionar los dos corrimos hacia la puerta para abrirla, pero la puerta estaba cerrada con llave. Nos miramos sin comprender nada, mi propio busco la llave, abrimos la puerta, pero no había nada, ni nadie.

En esos momentos el terror nos pudo y los dos decidimos irnos a buscar a nuestros amigos, no queriamos permanecer solos en aquella casa, que nos mandaba callar y en la cual las manos no van acompañadas de un cuerpo.

30 sept. 2007

MISS PUPITAS

Entre otras cosas malas esta semana tenía que ir al médico, pero no os preocupéis ya estoy mejor de mi estado de animo, que de salud voy sobrada como podréis confirmar en este blog asi que muchas gracias a todas por vuestra preocupación.
Hay chicas que semanita llevo, la verdad es que no se de que me extraño, por que conociéndome entra todo dentro de la normalidad, que en mi caso no suele ser normal del todo, para que nos vamos a engañar y es que debe ser mi destino.
Para no volveros locas comenzaré por el principio:
Que yo nunca he gozado de buena salud, solo hay que verme y si ya me oís hablar no cabría duda alguna, soy como cualquiera de las abuelas del consultorio, no hay achaque que mencionen que no haga mío. Con sólo seis meses ya apuntaba maneras, tenía un ojo en Burgos y otro en Valladolid, y mi pobre madre lucho muchísimo hasta encontrar solución al problema que no fue otro que ignorar a los médicos de la seguridad social que se empeñaron en curarme con un parche como si fuera el pirata pata palo, he irse a la consulta de un medico carísimo que me opero rápidamente eso sí previo pago de su importe, pero no eran esos todos mis males, la anemia me ha perseguido durante toda la vida, no por que no comiera, que no os voy a engañar, no comía mucho de niña, si no porque además siempre andaba chorreando sangre por la nariz, mi madre desesperada por pasarse la vida corriendo de casa al hospital, para que me quemaran la venas, me llego a poner guantes en las manos, para que no pudiera hurgarme, pero aquello no tenía solución y a día de hoy me sigo desangrando de vez en cuando.
La adolescencia fue dura y mis escasas ganas de comer y mis nervios terminaron con mi aparato digestivo, desde entonces arrastro una gastritis crónica y un colón cabreo, perdón irritao.
Pero todo esto no es lo preocupante, lo malo es que vaya con lo que vaya al médico, termino en una mesa de quirófano y no, no es una exageración, a los veinte fui al dentista por que tenía picada una muela, simple verdad, pues terminaron operándome las cuatro muelas del juicio, para poder operarme la mandíbula que había crecido de una manera un tanto surrealista cual cuadro de Picasso, pero no, no quede bien, ahora tengo la mandíbula algo torcidilla, los embarazos fueron horribles, uno termino en cesárea y el otro en fórceps, ni siquiera el ir con una simple gripe al médico me libraría de salir de la consulta con un volante para el cirujano por un quiste en la mano, como os podréis imaginar yo al médico solo voy por causa mayor, vamos cuando ya no me tengo en pie, pero lo peor de todo es que no importa que no sea yo la que va al médico, eso les da igual, hace un par de años iba yo a pedir cita para mi niña en el oftálmico del Gregorio Marañón a la enfermera y sucedió lo siguiente:
- Beatriz (grito la enfermera para citar a mi niña)
- Yo. ( y me acerque, para que me diera la cita para la niña que estaba jugando, pues solo contaba con seis añitos)
- ¿La cita es para revisión o para operación?
- Para revisión, claro. – ya que a mi niña la habían operado, hacía seis meses.
- La han operado ahora.
- No hace tiempo.
- ¿Y se va a volver a operar?
- Espero que no – Respondí alarmada
- Haber Beatriz – Me dijo ella como si no entendiera nada.
- Perdón, yo no soy Beatriz, la cita es para mi hija.
- Ha, como usted también tuerce los ojos.
- Sí, a mí me operaron de pequeña y últimamente noto que los vuelvo a torcer ¿se nota mucho? – pregunte, por que normalmente cuando yo decía que si se me notaba todos me negaban con la cabeza, esta era la primera vez que alguien era sincera conmigo.
- Si, el izquierdo, ¿y por que no te operas? – Me dijo mientras apuntaba en un papel.
- Creía que de mayor no se operaba el estrabismo. – Conteste asombrada.
- Pues aquí operamos, hasta abuelillos, piensatelo y pide cita.
- Ya pero tener que ir al médico de cabecera, luego al oculista, cuando llegue al hospital han pasado seis meses.
- No mujer, toma yo te lo apunto en este papel y pides hora en la recepción.
Cogí el papel y dos meses más tarde me volvieron a operar, debo ser la primera persona que operan por consejo de una enfermera, a la que por cierto estoy muy agradecida por que aunque en la operación también hubo como para escribir un blog enterito, quede estupenda, después del susto.
Hace unos meses temeraria de mi decidí ir a una revisión ginecológica, hacía cuatro años que no iba y es que la última vez que lo intente, hará unos dos años, termine como no podía ser de otra manera en el quirófano por un quiste que me hizo un pinchazo de un practicante que iba para banderillero, cuando yo era niña y que estuvo a puntito de dejarme completamente coja, de hecho estuve tres meses sin poder andar y ahora había crecido de manera desproporcionada. A lo que iba que después de ver al ginecólogo, tengo ya en proyecto volver a sufrir algún tipo de intervención que todavía no me han detallado, pero de la cual no me voy a poder librar, visto la ecografía.
Chicas no dejéis lo del ginecolo, de verdad que hay que ir, aunque no nos guste, para evitar causas mayores.
Bueno lo de los robos os lo cuento en el próximo blog que tampoco tiene desperdicio, y es que esta semana ha sido completita, menos mal que la semana que viene no tengo médico.

24 sept. 2007

Mis memes frustados o frustante.

Yo no soy ni alta, ni baja.

Mi pelo: Ni rubia platino, ni morena, ni castaña, ni pelirroja.

Mis ojos: No son ni marrones del todo, ni verdes del todo y después de dos operaciones he conseguidos que los dos vayan hacia el mismo lado.

Mi carácter: No es excesivamente depresivo, tampoco excesivamente divertido, no suelo hacer las cosas a la ligera, aunque hay cosas que prefiero no pensar.

La vida no me deja indiferente y odio mi sensibilidad, creo que me hace muy vulnerable y me impide concentrarme en lo demás, lo que no sé, es si lo demás es importante o lo importante es sentirte vibrar, con lo bueno, con lo malo, que sucede dentro y fuera de la vida, la nuestra y la de todos lo demás.

No se si actuó correctamente o me engaño creyendo hacer lo correcto.

Mi temperamento: No soy tranquila, pero tampoco pierdo los nervios dependiendo todo depende de la ocasión.

Después de leer unos cuantos memes, muy buenos por cierto, pensé escribir yo los míos pero creo que realmente no tengo claro como soy, creo que todo depende de la situación y personas que una se encuentra en la vida, no siempre seré buena, habrá gente que piense que soy un mal bicho, a veces tranquila y otras hecha un basilisco, lo verdad no tengo nada claro, sólo sé que la última ver que lloré, fue leyendo esta mañana a Coco y que desde entonces tengo un cierto sabor agridulce por dentro que me reconcome.

Cada una de las historias que leo en vuestros Blogs, me hacen tener un montón de sensaciones, a veces tristes y otras alegres, pero ninguna indiferente, me acerca a vosotras me pone en vuestro lugar, hay veces en las que hasta viajo sin moverme del sofá (vaya que me están saliendo rimas, esto me empieza a preocupar, que me veo haciendo versos como en la antigüedad). Ja Ja Ja Es broma que me estaba poniendo muy sería y es que hoy tengo un día azul grisáceo.

De verdad fuera de bromas, yo intento respetar a todo el mundo, para ganarme su respeto y ponerme en el lugar del otro, para poderle entender, no sé si esto es malo o bueno pero a veces duele y otras te hace sentir muy bien. ¡Dios, sigo rimando!

No quiero hacer daño a nadie, tampoco me gusta mentir, me gusta cuidar de mis seres queridos y sobre todo verlos feliz. ¡Hay que va ser una enfermedad!

Me gusta tener amigos, para no sentirme sola, aunque no me da miedo la soledad a veces la necesito, para escribir, pintar o simplemente pensar. ¡Me empieza a preocupar!

Soy cariñosa y me gusta el contacto de los demás, creo que es una manera buenísima de trasmitir lo que se siente de verdad. ¡Definitivamente estoy fatal!

No me avergüenza llorar en público, por que los sentimientos no se deben de ocultar, ya sean por amor, por odio, por rabia o por felicidad.

Me gusta mucho mi trabajo, por que trato con todo tipo de personas y algunas incluso me hacen participes de sus vidas, cosa que me hacer sentir realmente especial.

No se si esto os ayudará a conocerme, lo mismo os confunde más. ¡Y dale que te pego a la rima!

Ja Ja Ja Perdonar pero no me quería ponerme ni profunda, ni pesada y es que como ya he dicho hoy tengo un día Azul grisáceo.

23 sept. 2007

REPOSICIÓN:

Dichosas tardes de domingo
Esta Blog estaba colgado en Terra, así que seguramente lo habréis leído alguna de vosotras, pero como Elly me dijo que quería un Lucero del alma como el mío he supuesto que este blog se lo había saltado y he decidido reeditarlo, que Mi Lucero es una maravilla, de verdad que lo es, pero también tiene taras, no os olvidéis de que en realidad es un Hombre y no hay hombre que no tenga defectos, eso para nuestra desgracia no existe.
Te pasas la semana trabajando y a penas tienes tiempo de hacer la mitad de las cosas, con lo cual vas haciendo un montón de listas para cuando llegue el fin de semana. Yo no se vosotros, pero para mí que el tiempo esta en mi contra, esta mas que demostrado, el tiempo no se mide correctamente, y es que curiosamente los momentos divertidos, pasan más que deprisa y los momentos en los en que te gustaría desaparecer se hacen eternos, no me fastidies aquí tiene que haber algún tipo de truco, y si alguien lo conoce por favor que me lo cuente. Bueno a lo que iba, ese esperado fin de semana, en el cual tienes mil planes pendientes y tan solo 48 horas para realizarlos, nos preparamos cual si fuera una maratón, hay que estar rápidos y lo más importante rezar para que no tengas obstáculos, que son en ocasiones los que pueden conseguir que un maravilloso fin de semana se convierta en un suplicio. Por ejemplo una visita familiar, ¿qué ya sabéis de lo que os estoy hablando? Si señores, no hay nada peor que una visita familiar y es hay donde a mi no me cuadran los fines de semana, mi propio tiene 9 hermanos, con sus respectivas, sus hijos, abuelos, etc. ¡Que familia mas completa señor!, no le falta de nada, y lo peor es que es una familia muy unida, ¡se quieren! ¡Todos! Si tienen sus cosillas, pero ¡se quieren! No discuten, todo es buen rollo y armonía, aunque les caigas mal ¡Te quieren! Y yo a veces pienso por que no me liaría con un huérfano. No es que sea insensible o mala persona, si yo les quiero mucho, creedme lo digo de verdad, de corazón, pero señor entre todos somos unos treinta y tantos y eso significa treinta y tantos cumpleaños con sus respectivas fiestas, un montón de acontecimientos en los que la familia se reúne para celebrar cientos de cosas. Por que en esta familia otra cosa no, pero las celebraciones son sagradas. Que uno se cambia de casa, lo celebramos, que alguien se deja con el amigo/a de turno, reunión para animarle, que no se nos deprima, que alguien va al medico, reunión por si hay que buscar una segunda opinión, ¡Dios mío, solo tenía alergia a la primavera! Y así constantemente, lo peor es que tienes que acudir, por que hay de aquel que falte sin tener causa justificada y cuando la familia por increíble que parezca no tiene ningún acontecimiento pendiente, entonces el niño o la niña que son unos petardos, tienen fútbol, exhibiciones de taekundo o exámenes que es mucho peor, me toca estudiar todo el fin de semana para metérselo a ellos en el cerebro y que aprueben por lo pelos, aunque parezca increíble en ocasiones consigo librarme de los niños y de la familia, pero todavía me queda la limpieza de la casa, las compras, la plancha, etc. Sólo hay 52 fines de semana al año, y yo libres lo que se dice libres, tendré un par de ellos al año, no se como lo hace el resto de los mortales, pero a mí la tarde del domingo me llega sin apenas enterarme, y es entonces cuando la presión me puede, ya no hay tiempo que valga, los planes se van todos alga rete y yo sigo soñando con el próximo fin de semana, en el cual me dará tiempo a realizar toda esa lista que cada día es mas larga y de seguir a sí, me va a ser imposible terminar, con lo cual y para no trastornarme que ya estoy muy mayor para esos trotes he pensado solucionar el problema, rompiendo la maldita lista y comenzando otra nueva, que mientras me acuerdo de todo lo que tengo que hacer no pienso en que realmente nunca podré realizarlo.

18 sept. 2007

LOS POLVOS DE MI VECINA LA DE CUENCA

En la vida hay momentos, en los que una se deja llevar y la imaginación comienza ha hacer estragos, creo que fue esa la razón por la cual una de mis vecinas y sin embargo amiga, hizo lo que hizo.
Los comienzos con mi amiga la de Cuenca, fueron duros, ella no deseaba venir a esta nuestra comunidad y trajo unas malas pulgas, que pa que te cuento, le sacaba punta a todo y a todos, no dejando títere con cabeza, reconozco que el fin de semana en el que hicimos la mudanza, acojonáramos al personal, y es que como ya conté en otro blog mi Lucero tiene nueve hermanos, siete de ellos morenitos, morenitos y muy escandalosos son capaces de sacar guasa de cualquier cosa, con lo cual ahora entiendo por que todos los vecinos permanecían en sus descansillos mirando con cara de pocos amigos y pensando ¿de donde habra salido esta pandilla de quinquis?.
Mi vecina la de Cuenca, fue un hueso duro de roer pero al final descubrió bondades en mi que a día de hoy todavía estoy buscando y termino encariñándose conmigo, juntas hemos corrido aventuras dignas de ser contadas en este blog. Como aquella en que hizo una investigación exhaustiva a su vecino de descansillo.
Ella se había enfadado meses antes con el y no le hablaba, eso sí le observaba, la verdad es que el vecinito se las traía, le apodamos el Cachas, ya os podéis imaginar porque, musculoso y calvo, que os suena.
Estaba casado y a su chica la utilizaba a modo de pesas, se la subía a la chepa y con ella encima hacia las sentadillas. Era curioso lo de su trabajo, a cada vecino le decía uno diferente, con lo cual nadie sabia a que se dedicaba, ante esta situación mi vecina la de Cuenca decidió llegar al kit de la cuestión.
Comenzó por intentar controlar las entradas y salidas del pájaro en cuestión, como no tenía horario fijo, lo mismo salía a las cuatro de la mañana que a las tres de la tarde, una mañana el salió con una gran bolsa de deporte mientras mi vecina la de Cuenca tendía la ropa y a su paso iba dejando un hilo de polvo blanco, que en cuanto desapareció el Cachas, se apresuró a recoger del suelo y meterlo en un bote, que más tarde trajo a mi casa.
Ella – Mira lo que se le iba cayendo al Cachas esta mañana de una bolsa.
Yo - ¿Y eso que es?
Ella – Creo que droga, tú sabes como comprobarlo.
Yo - ¿YOOOO? Conteste incrédula que lo más fuerte que he tomado es un Gin tonic.
Ella – Pues entonces tu propio, que es un chico de mundo.
Yo – Bueno déjamelo y cuando venga a comer se lo digo.
Cuando mi Lucero llegó a casa y le expuse el problema, el tampoco sabía como desvelar la intriga, así que se lo llevo al mundillo Lucero, que algún viciosillo tiene.
Se encontró con un compañero y se lo mostró.
Mi lucero – Como puedo saber si esto es droga.
Compañero – Fácil, pruébalo.
Mi lucero – Como.
Compañero – No me jodas que no sabes como saber si es pura o no.
Mi lucero – Por que crees que te lo pregunto, lumbreras.
Compañero – Moja el dedo y llégatelo a la boca, como en las pelis.
Mi lucero – Y a que sabe.
Compañero – Joder macho trae paca, que te veo muy verde, como compras esto si no tienes ni idea – iba hablado mientras lo chupaba
Mi lucero – No si no es mío, es de una vecina.
Compañero – Coño tío, me quieres intoxicar.
Mi lucero - ¿Por qué? ¿No es buena?
Compañero – Que buena ni que cojones si esto es desodorante de pies.
Mi lucero le explico a su compañero lo ocurrido y este se estuvo riendo de nosotras hasta varios años después.
Cuando le conté a mi vecina lo ocurrido, le dije que se dedicará a otra cosa que no fuera el espionaje, que para el tema era negada, pero ella se salió con la suya y al final descubrió en la portada del periódico donde trabajaba su marido al vecino en cuestión, intentando que no se le viera la cara, pero nosotras le reconocimos por la calva, es algo así como un policía, lo mismo desactiva bombas, que detiene etarras, esta vez si que es verdad, por que además de la calva en la fotografía, nuestro vecino el Ultra que tiene un cuñao poli lo miró en sus archivos.
Como mi vecino el Ultra vive pared con pared con el Cachas, lo único que le preocupa a partir de entonces es si el Cachas se trabajo a casa.

17 sept. 2007

UNA ENTRADA TRIUNFAL

El sábado fue el cumple de mi brujita, pero no lo celebro hasta el miércoles, y es que también los cumples son comunitarios, en esta mi comunidad, vamos que nos juntamos los vecinos que cumplimos en el mismo mes, y matamos varios pájaros de un solo tiro.
De cómo llegue a esta mi comunidad, forma parte también del destino y sobre todo de la suerte, que en algunos momentos a estado a mi lado y en otros en mi contra.
Yo de pequeña era pobre, pero que muy pobre, y cuando me hice mayor seguí siendo podré, ¡caguen la leche! en fin que después de que mi Lucero del Alma me convenciera para casarme, entre el y mi madre, me convencieron para que alquilara una casita muy pequeñita, bueno para que nos vamos a engañar eran dos habitaciones medio derruidas e inhabitables, no tenía luz, ni agua corriente, ni siquiera un baño, no os lo intentéis imaginar hay casitas de esta en la tele en la puerta siempre hay tres o cuatro churumbeles con mocos colgando y la cara negra, pero una vez mas Mi Lucero del alma, mientras yo le decía que ni de coña alquilaba aquella chavola, a mi madre por detrás le decía que se pusiera en contacto con la dueña, entre mi familia y la escuadrilla de la muerte de la familia de mi Lucero, consiguieron hacer de aquel cuchitril una especie de mini apartamento moniiiisimo.
La dueña casi llora cuando vino a ver como había quedado los escasos veinticinco metros, (vamos lo que viene a ser el sueño de los señores que decoran interiores en el Ikea) resulta que esta mujer, me tenía mucho cariño, era amiga de mi madre cuando yo era muy pequeña y como ella no tenía hijos me cuidaba de vez en cuando, mi madre me recordaba como la mujer cada vez que algo se me caía al suelo lo limpiaba con su mandil, el cual no había visto el agua desde que lo comprara y me decía eso de lo que no mata, engorda y que así hacía molleja, imagino que sería por la mierda del mandil.
En fin aunque la casita tenía sus inconvenientes, era una planta baja y a mi los vecinos me conocían desde niña, mezcla explosiva esta pues, se pasaban horas hablándome por la ventana y la otra ventana daba a un patio de un vecino que se dedicaba a criar aves, mi vecina era una urraca negra a la que acostumbre a ponerla música por las mañanas, antes de irme a trabajar y cuando los fines de semana no lo hacía el concierto me lo daba ella, para que le pusiera la dichosa música, aunque debo reconocer algunas cosa practicas, como la que desde el baño, mientras una estaba sentada, se podía ver la televisión, la limpieza apenas nos duraba un par de horas y eso con ventanas y no teníamos vecinos ni arriba, ni abajo, con lo cual podíamos estar hasta tarde con los cuatro o cinco amigos que en ella cabían.
Después de habitar mi pequeña chavolilla durante cuatro años, el barrio empezó a cambiar, la gente que tenía estas casitas las fue vendiendo y empezaron a construir pisos, otros vecinos conseguimos un acuerdo con la E.M.V. en el cual los dueños que dieran sus casas serían indemnizados y sus inquilinos reubicados. Mi casera que como ya he dicho me quería mucho, accedió entregar su casa para que a mi me adjudicaran un piso y eso que el dinero de indemnización era poquísimo.
Después de algunas aventuras, que en mi vida nada es fácil del todo, conseguí empezar la mudanza, pero no podíamos dejar la casa hasta el mismo día de la demolición, con lo cual había que vernos a Mi Lucero y a mi embarazadísima con el colchón a cuestas y las mantas sin quitarnos las legañas, por que ya no teníamos ni luz, ni agua, una friísima mañana de noviembre cruzar la calle en dirección a nuestro nuevo hogar. Y siendo recibidos por una vecina, que venía de una zona más noble que nuestras chavolillas con mirada desafiante ante nuestro aspecto de vagabundos indocumentados.
Y así es como comenzó mi aventura por esta mi comunidad.

16 sept. 2007

एल लड़ो फेमेनिनो

Mi lucero del alma es muy especial, tiene una habilidad increíble para ganarse a la gente y conseguir hacer siempre lo que quiera sin que lo parezca, fue el Intimo de la Irma, quien convivió con él cerca de un mes, quien le encontró el nombre perfecto para describir este hecho, él decía que mi Lucero del Alma tenía muy desarrollado el Lado Femenino.
Yo esto, siempre se lo he atribuido a la influencia de sus hermanas, aunque son nueve hermanos, el siempre a estado muy ligado a las chicas, la mayor lo medio crió junto con su madre, y para su otra hermana era el compañero ideal de viaje, en fin que lo adoraban. Imagino que os preguntareis donde quiero llegar a parar, pues al principio, La boda.
Cuando cumplí los dieciocho años lo tenía muy claro, quería irme a vivir sola, ya lo hacía todos lo fines de semana, pero yo quería más y así se lo comuniqué a mi Lucero del Alma:
Yo - He decidido irme a vivir sola- le dije una preciosa noche de verano muy ilusionada.
Él – Sí.
Yo – Sí, ya tengo trabajo y me apetece mucho salir de casa.
Él – Genial y ¿Dónde?
Yo – Pues en algún piso de alquiler.
Él – Vale, pero podré ir a verte.
Yo – Por supuesto- pensé yo sin saber donde quería ir a parar.
Él – Y alguna noche me podré quedar a dormir contigo.
Yo – Pues claro, también lo hago por eso, para tener intimidad- respondí encantada
Él – Pues entonces también te ayudaré a buscar casa, tú sola no vas a poder pagarlo todo.
Yo – ¿Tú crees? – conteste descolocada
Él – Pues claro.
Yo – Bueno, la verdad es que tampoco gano mucho.
Él - Y ya que vamos a vivir juntos, ¿por qué no nos casamos? Total siempre vamos a estar juntos, y así tus padres no se llevan un sofoco – estaba encantado con la idea.
Yo – Pero – no me dejo terminar
Él – Pero no me has dicho que me vaya contigo por las noches.
Yo – Bueno, no es lo mismo – se me acababan los argumentos
Él – Sí es lo mismo, si vamos a estar juntos mejor nos casamos y todos tan felices, nos hacemos un viajecito y todo.
Yo – Visto así- No se me ocurrió ninguna pega al asunto
Él – Pues claro mi vida.
Yo – Pero sólo me caso cuando terminen la Almudena- fue lo único que se me ocurrió para retrasar la boda.
Él – Pues entonces pronto, ya casi esta.
Yo – Si decían que faltaban diez años por lo menos.
Él – Sería otra, tú no te preocupes que yo lo arreglo.
Poco tiempo después me dijo que tenía hora para la boda y que los andamios los quitarían a tiempo, de esto hace diecisiete años, en aquel momento la Almudena no estaba terminada, pero mi Lucero del Alma, hábil como el solo, cuando quiere salirse con la suya y aprovechándose de mi total carencia de conocimiento en iglesias y catedrales, me llevo a San Francisco el Grande, donde estaban restaurando los murales de pintura de las paredes con unos enormes andamios, mostrándome lo avanzadísimas que estaban las obras, en fin que cuando me enteré, ya estaba hasta ilusionada y me daba una vergüenza atroz reconocer que no era capaz de distinguir una iglesia de otra.
Y así es como termine felicísimamente casada con mi Lucero del Alma.

12 sept. 2007

HAY CASUALIDADES QUE NO TE QUITAS DE ENCIMA.




Yo soy de las que piensa que cada uno de nosotros tiene marcado su destino, a mi que no me digan lo contrario, mi vida al igual que la mucha gente, esta llena de momentos que por simples que parezcan consiguen dar giros de 180º a la vida de uno, y vosotros que ya habéis despertado al monstruito que llevo en mí, os vais a caer con todo el equipo, tengo como para escribir 10 libros, así que blogs, ni os cuento los que me pueden salir.
El momento que mas ha cambiado mi vida fue hace unos veinte años, yo iba con unas amigas a la misma disco todos los fines de semana (por Dios ahora que lo pienso que fidelidad) y un día una de ellas decidió que quería cambiar, todas a regañadientes la seguimos y cuando llegamos a la que le gustaba, no pudimos entrar por que había una redada (¿casualidad o no?), como se nos hacía tarde, ya que solo contábamos con quince años y a la diez y media teníamos que estar en casita (eran otros tiempos) nos metimos en la primera que nos encontramos. Allí en la barra con cara de no haber roto un plato en su vida estaba él, monísimo, alto, rubio (eran mechas, su hermana estaba aprendiendo peluquería y era el único que se ponía en sus manos) y con unos ojitos verdes igualitos a los que pone el gato con botas de la película de Srek. A poco más y nos lo llevamos a casa, el inocentemente le dijo a mi amiga que si le podía pedir la bebida, ya que el camarero no le hacía caso, y yo toda dispuesta le dije
Yo - ¿Qué es lo que quieres?
El – Un vodca con naranja.
Yo – Eso está hecho.
Unos minutos después le ofrecí el vaso que me había puesto el camarero, le dio un sorbo y puso una cara rarísima.
Yo – Pasa algo.
El - ¿Qué es esto?
Yo – Ron con limón. ¿Por qué, no es lo que me habías pedido?
El – No, pero da igual, también me lo bebo.
Y desde ese momento no nos hemos vuelto a separar y ya vamos camino de veintiún años.
Lo mas curioso es que el también estaba allí por casualidad, por que normalmente siempre iba con sus amigos a aquella discoteca, y como había llegado tarde del trabajo pensó que estarían allí, pero sus amigos habían quedado en ir a otra, a sí que el pensaba tomarse su consumición e irse a casa, pero en esas que aparecí yo y se acopló a mí como a una tabla de salvamento. Aunque en realidad fue él, él que resulto ser la mía.

10 sept. 2007

La cena

Sí, ya hemos cenado, empezamos muy bien, las croquetitas de la C la tortillita de T las olivas de la D y Etc, vamos que había de todo, hasta prostre.
Lo que nadie se esperaba era el espectáculo, que también hubo, Maria la del Bombo como en sus mejores tiempos se dedico a tocar, pero sin timbales, esta vez le todo a la vecina de la E, nosotros la conocemos por la señora rubia, una mujer de unos setenta y tantos que siempre va muy bien peinada con un cabello dorado envidiable, y es que sus hijas son peluqueras, una de ellas también vive con ella y fue a esta pobre criatura a la que le toco todo su repertorio, la cosa al parecer venía de la noche anterior, y aunque la señora Rubia y familia no cenaban con nosotros (son encantadores pero no tenemos tanta confianza) la pobre muchacha decidió sacar a su perro, como todos los animales tienen sus necesidades pobrecitos, y Manuela como no sabía como llamar la atención se la lió, el panorama era de lo más surrealista, la chica (rubia también) dejo el perro en casa y casi se la come, pero como la cosa venía de atrás los padres decidieron tomar parte en el asunto, había que ver al pobre hombre (unos ochenta como pocos) con su camisa y sus pantalocillos cortos dejando ver la escasa carne de sus piernas y su mujer detras, estupendamente peinada como siempre, soltando por su boca todo aquello que se le ocurria, si hubiera concursado en el un, dos, tres, se hubiera llebado el premio.
Nuestros hombres que ante aquel panorama, temían por la salud del anciano corrían que se las pelaban para evitar llegaran a Manuela ninguno de los tres, esta viendo la que había liado se hizo la sueca y se metió en su casa.
A todo esto la vecina de la B que había hecho de postre chocolate caliente con bizcocho, se paso cerca de 15 minutos sacando y metiendo el chocolate, no fuera a ser que terminará de sombrero en la cabeza de alguno.
Como no podía ser de otra manera al final le encontramos el tono cómico al asunto, que os aseguro que aun que se masticó la tensión, era como las pelis de Berlanga.
A mi esta mujer no se por que pero consigue siempre sacarme de quicio bueno a mi y al resto del vecindario.
Pero no os creais que ahí a quedado la cosa noooooooo, hoy cuando he llegue del trabajo oí unos, era mi vecina llamada la pecosa, que quería cargarsela y mucho nos a costado a la hija de la señora rubia y a mí mandar a casa a Manuela la del bombo. Pero lo mas surrealista del todo ha sido cuando Manuela la del Bombo se ha presentado en casa de mis padres, para contarle a mi madre que la he agarrado para hecharla de mi descansillo, lo mismo la mujer en su mente donde las neuronas se pasan todo el tiempo cantando la Conga de Galisco, a pensado que no me vendrían mal unos azotitos por ser mala. Será acusica la muy pedorra.
Ayer en la reunión la verdas muy divertida a pesar de Manuela, estuvimos recordando unos episodios fantásticos sobre aquí mi comunidad, pero como no quiero cansaros lo dejo para mañana.
Un besote a todas, si es que me habéis encontrado

9 sept. 2007

Mi comunidad

De antemano vayan mis agradecimientos, a DINA y Elly por el valor que le han echado y a mi querida Irma por engañar a Cruela, claro que con ese don de la palabra que Dios le ha dado, no es de extrañar.
Me he cambio de blog yo también, espero que en este pueda colgar fotos, aunque no las mías y es que yo, no soy nada fotogenia.
Hay tengo cena comunitaria, si habéis oído bien una cena de la comunidad. ¿Qué? Como se os queda el cuerpo.
El lugar donde vivo, es el lugar donde se inspiraban los guionistas de “Aquí no hay quien viva”. Aunque ellos hicieron la versión ligh no se atrevían a escribirlo todo, sobre todo por que lo veían lo niños.
Bueno como os iba contando, los vecinos han decidido hacer una cena, a lo largo del año realizamos varias, tengo vecinas con una gran capacidad de imaginación a la hora de buscar motivos para realizarla, esta vez ha sido por la vuelta de las vacaciones (yo llevo dos meses, ya aquí) pero tienen esa chispa.
No, no os imaginéis un vecindario tipo americano, donde la amabilidad y la unidad es lo que prima, no, en mi patio les va la marcha, aquí hay juerga un día si y otro también y no me refiero a la buena, de vez en cuando nos visita la policía y alguna que otra ambulancia para retirar las bajas.
Si estáis intentando imaginároslo no os molestéis, yo llevo doce años viviendo aquí y todavía no me he hecho a la idea.
Bueno como os iba contando en mi patio como en un buen partido de football hay fondo norte y fondo sur y hasta Manuela la del bombo, que mete todo el ruido que puede.
Digamos que yo formo parte de un fondo, todavía no se cual, por que en ocasiones formo parte de los ultra y en otras no, dependiendo de la discusión.
No todos los vecinos están invitados a la cena, cosa que a Manuela la del Bombo le molesta muchísimo, (vamos que no la invitamos), un año lo hicimos en las fiestas comunitarias pero después de algunos episodios agresivos por su parte, algunos juicios y aventuras de lo mas surrealistas decidimos dejarla descansar, aunque ella se entera, claro que si no hiciéramos la cena en medio del patio, a lo mejor pasaríamos un poco mas inadvertidos, espero que esta noche, esté demasiado bebida como para tocar el tambor, pero bueno eso ya os lo contaré en el próximo blog.
Vamos con el menú, a mi me encargan la alta cocina, vamos que como soy mas rara que un perro verde, y les hago unos comistrajos que paque, vamos que pa que no sepan lo que es los decoro increíblemente bien. En el último día de la tortilla comunitaria (cada vecina hace una diferente claro) la mía fue como para perderme el cariño, (ahora que lo pienso hacía mucho que no me avisaban que había cena en el patio) ni con los huevos de mi madre resulto comestible se me olvido la sal, como la hice de calabacín amargaba y para rematarla se me quemo, vamos pues todavía hubo valientes que se la comieron, así que mis vecinos además de majos (mi fondo sobre todo) tienen muy buen estomago.
Hoy he decidido sorprenderles una vez más, con un pastel de espárragos y una tarta fría de atún con tomate, aunque lo que realmente espero es que mi vecina la del C tenga a bien prepararme sus deliciosas croquetas, que me pongo mora, por que la vecina de la del C ósea la del D, es un poco como yo y ella siempre pone las olivas y las latas de cerveza, la del B a veces hasta cocina bien, y la de la P lo borda como la de la R y bueno la T a veces también me sorprende, aunque yo hecho muchísimo de menos a la de la F que ya no está entre nosotros y me hacia los mejores jacobinos que he comido en mi vida, esta es una cena comunitaria pequeña solo los mas íntimos (vecinos claro) pero así es mejor creedme.
Bueno en los próximos ya os iré contando como salio la cena y si tocaron o no el Bombo, bueno y si viene la ambulancia que no sea por mí.

Offeburg y su buena gente

De Gengenbach a Offenburg sólo a hay 10 kilómetros. Así que era visita obligada. Mi queridísimo y yo, habíamos buscado un área pa...