16 sept. 2007

एल लड़ो फेमेनिनो

Mi lucero del alma es muy especial, tiene una habilidad increíble para ganarse a la gente y conseguir hacer siempre lo que quiera sin que lo parezca, fue el Intimo de la Irma, quien convivió con él cerca de un mes, quien le encontró el nombre perfecto para describir este hecho, él decía que mi Lucero del Alma tenía muy desarrollado el Lado Femenino.
Yo esto, siempre se lo he atribuido a la influencia de sus hermanas, aunque son nueve hermanos, el siempre a estado muy ligado a las chicas, la mayor lo medio crió junto con su madre, y para su otra hermana era el compañero ideal de viaje, en fin que lo adoraban. Imagino que os preguntareis donde quiero llegar a parar, pues al principio, La boda.
Cuando cumplí los dieciocho años lo tenía muy claro, quería irme a vivir sola, ya lo hacía todos lo fines de semana, pero yo quería más y así se lo comuniqué a mi Lucero del Alma:
Yo - He decidido irme a vivir sola- le dije una preciosa noche de verano muy ilusionada.
Él – Sí.
Yo – Sí, ya tengo trabajo y me apetece mucho salir de casa.
Él – Genial y ¿Dónde?
Yo – Pues en algún piso de alquiler.
Él – Vale, pero podré ir a verte.
Yo – Por supuesto- pensé yo sin saber donde quería ir a parar.
Él – Y alguna noche me podré quedar a dormir contigo.
Yo – Pues claro, también lo hago por eso, para tener intimidad- respondí encantada
Él – Pues entonces también te ayudaré a buscar casa, tú sola no vas a poder pagarlo todo.
Yo – ¿Tú crees? – conteste descolocada
Él – Pues claro.
Yo – Bueno, la verdad es que tampoco gano mucho.
Él - Y ya que vamos a vivir juntos, ¿por qué no nos casamos? Total siempre vamos a estar juntos, y así tus padres no se llevan un sofoco – estaba encantado con la idea.
Yo – Pero – no me dejo terminar
Él – Pero no me has dicho que me vaya contigo por las noches.
Yo – Bueno, no es lo mismo – se me acababan los argumentos
Él – Sí es lo mismo, si vamos a estar juntos mejor nos casamos y todos tan felices, nos hacemos un viajecito y todo.
Yo – Visto así- No se me ocurrió ninguna pega al asunto
Él – Pues claro mi vida.
Yo – Pero sólo me caso cuando terminen la Almudena- fue lo único que se me ocurrió para retrasar la boda.
Él – Pues entonces pronto, ya casi esta.
Yo – Si decían que faltaban diez años por lo menos.
Él – Sería otra, tú no te preocupes que yo lo arreglo.
Poco tiempo después me dijo que tenía hora para la boda y que los andamios los quitarían a tiempo, de esto hace diecisiete años, en aquel momento la Almudena no estaba terminada, pero mi Lucero del Alma, hábil como el solo, cuando quiere salirse con la suya y aprovechándose de mi total carencia de conocimiento en iglesias y catedrales, me llevo a San Francisco el Grande, donde estaban restaurando los murales de pintura de las paredes con unos enormes andamios, mostrándome lo avanzadísimas que estaban las obras, en fin que cuando me enteré, ya estaba hasta ilusionada y me daba una vergüenza atroz reconocer que no era capaz de distinguir una iglesia de otra.
Y así es como termine felicísimamente casada con mi Lucero del Alma.

1 comentario:

  1. Nenaaaaaaaaaa!! qué encanto tu lucero del alma!!!!!!!

    me pido uno pa reyes!!!!jejejeej

    Besos
    Elly

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...