30 sept. 2007

MISS PUPITAS

Entre otras cosas malas esta semana tenía que ir al médico, pero no os preocupéis ya estoy mejor de mi estado de animo, que de salud voy sobrada como podréis confirmar en este blog asi que muchas gracias a todas por vuestra preocupación.
Hay chicas que semanita llevo, la verdad es que no se de que me extraño, por que conociéndome entra todo dentro de la normalidad, que en mi caso no suele ser normal del todo, para que nos vamos a engañar y es que debe ser mi destino.
Para no volveros locas comenzaré por el principio:
Que yo nunca he gozado de buena salud, solo hay que verme y si ya me oís hablar no cabría duda alguna, soy como cualquiera de las abuelas del consultorio, no hay achaque que mencionen que no haga mío. Con sólo seis meses ya apuntaba maneras, tenía un ojo en Burgos y otro en Valladolid, y mi pobre madre lucho muchísimo hasta encontrar solución al problema que no fue otro que ignorar a los médicos de la seguridad social que se empeñaron en curarme con un parche como si fuera el pirata pata palo, he irse a la consulta de un medico carísimo que me opero rápidamente eso sí previo pago de su importe, pero no eran esos todos mis males, la anemia me ha perseguido durante toda la vida, no por que no comiera, que no os voy a engañar, no comía mucho de niña, si no porque además siempre andaba chorreando sangre por la nariz, mi madre desesperada por pasarse la vida corriendo de casa al hospital, para que me quemaran la venas, me llego a poner guantes en las manos, para que no pudiera hurgarme, pero aquello no tenía solución y a día de hoy me sigo desangrando de vez en cuando.
La adolescencia fue dura y mis escasas ganas de comer y mis nervios terminaron con mi aparato digestivo, desde entonces arrastro una gastritis crónica y un colón cabreo, perdón irritao.
Pero todo esto no es lo preocupante, lo malo es que vaya con lo que vaya al médico, termino en una mesa de quirófano y no, no es una exageración, a los veinte fui al dentista por que tenía picada una muela, simple verdad, pues terminaron operándome las cuatro muelas del juicio, para poder operarme la mandíbula que había crecido de una manera un tanto surrealista cual cuadro de Picasso, pero no, no quede bien, ahora tengo la mandíbula algo torcidilla, los embarazos fueron horribles, uno termino en cesárea y el otro en fórceps, ni siquiera el ir con una simple gripe al médico me libraría de salir de la consulta con un volante para el cirujano por un quiste en la mano, como os podréis imaginar yo al médico solo voy por causa mayor, vamos cuando ya no me tengo en pie, pero lo peor de todo es que no importa que no sea yo la que va al médico, eso les da igual, hace un par de años iba yo a pedir cita para mi niña en el oftálmico del Gregorio Marañón a la enfermera y sucedió lo siguiente:
- Beatriz (grito la enfermera para citar a mi niña)
- Yo. ( y me acerque, para que me diera la cita para la niña que estaba jugando, pues solo contaba con seis añitos)
- ¿La cita es para revisión o para operación?
- Para revisión, claro. – ya que a mi niña la habían operado, hacía seis meses.
- La han operado ahora.
- No hace tiempo.
- ¿Y se va a volver a operar?
- Espero que no – Respondí alarmada
- Haber Beatriz – Me dijo ella como si no entendiera nada.
- Perdón, yo no soy Beatriz, la cita es para mi hija.
- Ha, como usted también tuerce los ojos.
- Sí, a mí me operaron de pequeña y últimamente noto que los vuelvo a torcer ¿se nota mucho? – pregunte, por que normalmente cuando yo decía que si se me notaba todos me negaban con la cabeza, esta era la primera vez que alguien era sincera conmigo.
- Si, el izquierdo, ¿y por que no te operas? – Me dijo mientras apuntaba en un papel.
- Creía que de mayor no se operaba el estrabismo. – Conteste asombrada.
- Pues aquí operamos, hasta abuelillos, piensatelo y pide cita.
- Ya pero tener que ir al médico de cabecera, luego al oculista, cuando llegue al hospital han pasado seis meses.
- No mujer, toma yo te lo apunto en este papel y pides hora en la recepción.
Cogí el papel y dos meses más tarde me volvieron a operar, debo ser la primera persona que operan por consejo de una enfermera, a la que por cierto estoy muy agradecida por que aunque en la operación también hubo como para escribir un blog enterito, quede estupenda, después del susto.
Hace unos meses temeraria de mi decidí ir a una revisión ginecológica, hacía cuatro años que no iba y es que la última vez que lo intente, hará unos dos años, termine como no podía ser de otra manera en el quirófano por un quiste que me hizo un pinchazo de un practicante que iba para banderillero, cuando yo era niña y que estuvo a puntito de dejarme completamente coja, de hecho estuve tres meses sin poder andar y ahora había crecido de manera desproporcionada. A lo que iba que después de ver al ginecólogo, tengo ya en proyecto volver a sufrir algún tipo de intervención que todavía no me han detallado, pero de la cual no me voy a poder librar, visto la ecografía.
Chicas no dejéis lo del ginecolo, de verdad que hay que ir, aunque no nos guste, para evitar causas mayores.
Bueno lo de los robos os lo cuento en el próximo blog que tampoco tiene desperdicio, y es que esta semana ha sido completita, menos mal que la semana que viene no tengo médico.

5 comentarios:

  1. que no dejemos lo del ginecólogo?¿?¿?¿?¿¿?¿

    Irma, Cru,...esta niña no sabe ná, no?¿?¿?¿?¿
    jajaajajajajajjajaj

    En fin Cosi, que espero que ya estés estupenda, y que dejes de entrar a quirófanos a no ser que quieras un poco de botox o eliminar paticas de gallo.

    Anda!!! que yo estoy en tu casa y tu en la mía!!! ¿mas dejao un comment?

    Un besazo niña!!
    Elly

    ResponderEliminar
  2. Juer niña jajjajajaja vaya ristra de intervenciones, que conste que me rio por no llorar...

    Mi niña como dice la Elly que no tengas que volver a entrar, ni para el botox coño!

    Besitooooooos

    Feliz semana corazón

    ResponderEliminar
  3. Pues si que tienes razón... creo que debería de llamar a alguien pero la verdad que últimamente me ordean amigas con quistes y demás puñetas... así que ante el temor a que sea contagioso... no voy.. pero Elly prometo que iré antes de 31 /12, cómo tengo seguro privado creo que podría ser posible
    Valérie

    ResponderEliminar
  4. Por cierto primero leí mal el título
    leí Miss Putitas jajaja

    ResponderEliminar
  5. Cruela no esperaba menos de tí, muy bueno, Tu en vez de al ginecologo vete al oculista. Ja Ja Ja Ja.
    No os preocupéis chicas que aunque yo no tengo seguro privado y voy a la seguridad social, suelen ser super rápidos en citarme y darme resultados, con tal de meter mano a mis interiores, creo que me salto hasta las listas de espera, de hecho ya me han llamado del hospital para verme en menos de una semana voy a batir recor.

    ResponderEliminar

¿GAFE O DESASTROSA?

“Estaba en racha” y no buena, el peligro podía acechar en cualquier lugar, y andaba cual gacela perseguida por guepardo en la sabana. M...