11 oct. 2007

EL AGÜJERO NEGRO DE MI SEXTO SENTIDO

En alguna ocasión me he preguntado por que nos atemoriza tanto lo desconocido, si no sabemos algo, no podemos saber si es bueno o malo y sin embargo todo lo que nos es ajeno suele producirnos una cierta ansiedad, por no decir miedo.

Cierto es, que aquella noche en el Tiemblo yo sentí terror, pero venía de una situación tremendamente angustiosa que marcó mi vida y que aunque no fue la primera, por que ya de niña había sufrido algún episodio que otro de muy difícil explicación, nunca les había dado importancia, imagino que nunca me habían tocado tan cerca como en aquella ocasión.

Fue en el viaje de mi luna de miel, fuimos a Atenas y nos alojamos en un hotel de lujo, todo era perfecto, hasta que comenzó, no recuerdo el momento exacto, ni tampoco el lugar, si fue antes o después del crucero por el Mediterráneo que salía del Pireo. El caso es que cuando comenzó no paró, hasta que ocurrió lo más triste que me ha pasado en la vida.

Mi Lucero del alma tuvo una paciencia infinita conmigo, mi paranoia no tenía ni un lugar, ni un momento determinado, la cosa era frustrante, sobre todo por que yo desde los catorce años había dormido en casa sola y nunca había tenido el pánico que sentí en muchos momentos de aquel viaje.

Yo me preguntaba una y otra vez como podía ser tan boba, pero no había respuesta, todo a nuestro alrededor era como un cuento, pero yo no dejaba de vivir mi pesadilla.

Recuerdo como en una ocasión estando en el barco fui a darme una ducha, en el momento en el que iba a correr las cortinas un escalofrió recorrió mi espalda, se me puso el bello de punta y mi mano comenzó a temblar, intentando vencer mi propio miedo, me hice fuerte y la corrí de un solo tirón, creo que grite al verlo, al menos eso me aseguró Mi Lucero, que no entendía nada cuando entro en el baño y me vio delante de la ducha, con la cara desencajada.

Me preguntó que era lo que pasaba y yo no sabía como explicarlo, sabía que la ducha estaba vacía y sin embargo yo vi un cadáver al que le salía de la nariz un hilo de sangre.

Por más que intente sacarlo de mí cabeza, cada vez que habría un armario el cadáver aparecía, detrás de cada puerta, en la ducha, así durante todo el viaje, mi pobre Lucero que no ganaba para sustos decidió que lo mejor sería ir delante de mí abriendo todo aquello que a mi se me resistía, aunque no entendía absolutamente nada por que el viaje era un sueño que habíamos planeado juntos y que disfrutábamos muchísimo, había momentos divertidísimos, visitamos aquellos de lugares que más nos habían llamado la atención desde niños y lo más importante compartíamos momentos muy dulces y románticos, como un amanecer entrando en el puerto de Port Said en Egipto. ¿Qué más se podía pedir? No lo se, yo seguía con mi cadáver a cuestas como si fuera una penitencia.

Todas mis preguntas tuvieron respuestas con una llamada de teléfono la noche anterior a nuestra llegada a Madrid, no la detallaré por que aún hoy me produce mucha angustia. Simplemente os contaré que mi hermano había muerto en un tonto accidente de moto, sin más herida que un pequeño golpe en la cabeza. Lo suficiente para producirle un derrame cerebral.

Mi madre dice que cuando fue a identificarle, solo tenía un hilo de sangre en la nariz.

Desde entonces y hasta hoy he maldecido mi sexto sentido, que no me ha servido para nada, y que tanto dolor me produce la angustia de saber que la muerte, un accidente o una desgracia se acerca y no puedo hacer nada, por que realmente no sé ni a quien le ocurrirá, ni donde, ni cuando. Así que creedme cuando os digo que lejos de ser un Don, es un autentico martirio.

Espero que la próxima historia sea mucho más alegre, de echo os lo prometo, pero es que el día 16 de octubre sería su cumpleaños y aunque ya han pasado 17 años del accidente, sigo echándole muchísimo de menos.

Gracías a todas, se que estas historias no son las mejores para leer, pero son mejores que cualquier meme, para poder conocerme un poco.

4 comentarios:

  1. Bufff, y yo que te digo nena?? me he quedado sin palabras..

    Me encanta conoceros mejor, aunque hay ciertas historias que dejan a una con los pelos de punta.

    Besitos
    Coco

    ResponderEliminar
  2. Coco Preciosa, no hace falta que digas nada, son cosas que simplemente por el echo de contarlas nos sirven para sentirnos mucho mejor.
    Muchisimas gracias, por intentar conocerme, por que la verdad es que tiene merito,con la rarita que he salido.

    ResponderEliminar
  3. Hija, yo tengo fama de tener mucho sexto sentido pero jamás se me apareció nada, y menos mal... lo único que me ocurrió fue un sueño como premonitorio, resulta que me veía con un novio mío que me decía que teníamos que huir porque llegaba su madre... y decía que no la podía conocer porque era peligrosa... yo no conocía ni sabía nada de su madre.... luego el se fue a Chile a vivir y no supe más... pero a los dos años o así entré en un bar y se me acercó una mujer amigo de la madre de una amiga mía... y me contó que su hijo era un antiguo amigo de mi ex novio, y que la madre le había seducido más o menos y que era ella drogadicta... arrastró el chico en la droga con ella y tuvieron que sacarle de su casa a la fuerza y con la lay por delante porque era menor de edad... pero enganchado hasta la médula.... Diego mi ex novio también era drogadicto y de hecho se fue a Chile para huir de su madre entre otras cosas... Así que de repente entendí que de una forma u otra mis sueños me había avisado....
    Besos y feliz cumple ....
    No dudes nunca en escribir lo que te viene en gana...

    ResponderEliminar
  4. Muchas grac�as Cruela de mi vida.

    ResponderEliminar