16 dic. 2009

NUEVAS TENDENCIAS


No os lo vais a creer, lo nuevo en tendencias de la sanidad Madrileña, PA mear y no echar gota.


Resulta que en una de mis operaciones, concretamente la de mandíbula, me colocaron unos tornillos, con sus chapitas y todo, un trabajo fino.
Pues bien hace unos meses empecé a notar que tenía una espina clavada en el hueso, a base de investigar descubrí que no, que lo que me sobresalía en el hueso de la encía era un tornillo.
Me fui al médico Masilo facial que me operó y se lo comente:
-         Doctor que se me están saliendo los tornillos. (teníais que haberle visto la cara, y es que nunca levo la cámara cuando lo necesito).
-         ¿Perdón?
-         Si, los tornillos que me puso en la operación, que se salen.
-         ¡Ah! Pero aún así es muy raro por que van soldados al hueso.
-         Pues yo me los toco.
-         Vamos a ver.
Yo abro la boquita discretamente y le oigo.
-         ¡Que bueno! ¡Nena trae la cámara! A esto le tengo yo, que hacer una foto.
-         Es grave doctor, le dije yo con la bocaza abierta.
-         No se, pero raro de narices.
-         Ya me quedo más tranquila. (le decía yo mientras el intentaba meter el objetivo enterito en mi boca).
Conclusión después de todas las pruebas es que no se sale el tornillo, si no que estoy perdiendo masa ósea, me mandan a traumatología, para que me hagan un estudio, y es aquí donde comienza todo.
En septiembre pedí cita para que me dieran los resultados, pero me comentaron que todavía no estaban abiertas las agendas.
Volví a intentarlo en octubre y me volvieron a decir que no estaban abiertas las agendas.
En noviembre la cosa no mejoro.
-         Necesito cita para el traumatólogo,
-         Es que todavía no están abiertas las agendas.
-         Si pero es que llevan así desde septiembre, ¿Son agendas informáticas o de papel? (pregunté yo para ir evaluando el alcance de la situación).
-         No informáticas.
-         ¿Y no sabéis abrirlas o es que hay algún plazo?
-         No, es el doctor el dice cuando no quiere que citemos, que cerremos las agendas y hasta que el no quiera no se pueden abrir.
-         ¡No me fastidies!, y eso es por alguna razón en especial.
-         No, ahora lo hacen todos, esta muy de moda.
-         ¡MODA!-exclamé yo a puntito de que las orbitas se salieran de mis ojitos- Nena, que yo lo que quiero es saber si se me deshacen los huesos, no si me van a quedar bien los vaqueros está temporada.
-         Ya pero, inténtelo más adelante y si no lo consigue, la citamos con otro médico.
Me quede muerta con las nuevas tendencias en sanidad, por que digo yo que aunque ellos no quieran recibir pacientes, si que cobran un sueldo, pero la verdad es que no tuve ni capacidad de reacción.
En diciembre volví a llamar.
-         Necesito cita para el traumatólogo.
-         Es que no están abiertas las agendas.
-         Ya, pero es que llevan así desde septiembre, y la verdad es que me da igual el médico que me atienda, que yo, lo único que quiero es saber mis resultados.
-         Sí, pero es que no podemos hacer otra cosa.
-         Sí, si que puedo hacer otra cosa, como los pruebas son mías, me las podrán facilitar en atención al paciente, ¿No?
-         Si, puede ser.
-         Pues nada, me voy a pasar por allí para que me las den, que ya me diagnostico yo si tal.
Así que nada, mañana me voy al hospital a por mis pruebas, ya os comentaré el diagnostico.
Bueno si conocéis algún traumatólogo que tenga la agenda abierta, estoy dispuesta a visitarlo, por si mis conclusiones no son precisas.

14 dic. 2009

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA



Mi comunidad está en pleno apogeo, el exmarido de Manuela, no se si a la desesperada, en pos de que le dejáramos en paz, aunque fuera por teléfono, nos ha comentado que Manuela se va, que está buscando piso.
A mi me cuesta un poco creerlo, por varias razones, la primera es que no lo llevan diciendo tres años y la segunda es que no sale de casa, salvo para liarla, que en eso es un fenómeno, el fin de semana pasado decidió podar los árboles, eso sí estilo pueblo, arrancando ramas y gritando a ver quien le decía ni media. Mi vecino que ha decidido que estás aventuras de Manuela tienen que ver la luz, a contactado con un programa de televisión, el cual le a pedido que vaya grabando imágenes para tener pruebas de que lo que esta contando es cierto.
Lo malo es que hay momentos en los que tú te preocupas por la integridad física de alguien y sale mi vecino cámara en mano, pidiendo un buen ángulo. Hombre que no son maneras, que Manuela lo de posar como que no lo lleva muy bien, y menos cuando esta en su salsa.
El hombre parece un niño con zapatos nuevos y anda con su cámara detrás de Manuela, en pos de las mejores imágenes, aunque sus grabaciones no son del todo buenas por un pino que impide su visibilidad.
Que ya le he dicho yo, que le diga cualquier cosita a Manuela y nos lo poda en un plis, plas. Menuda maña se da la señora, con eso de que tiene cronometrado el tiempo en que la policía se planta en su casa, es dicho y hecho, eso sí luego no vuelve a salir, por si acaso la detienen.

Tenemos otra vecina la Mari chonchi, que vio como había podado los árboles Manuela  y no le gustó nada, tal es así que la vio una noche por la calle y le pidió explicaciones.
Mi nena que estaba en casa me comentó que había oído gritos de Manuela pidiendo ayuda, inocente de mí y ajena a todo lo que estaba pasando, le dije – Mi vidita te estas obsesionando con Manuela, si es de noche y no hay nadie en la calle.
Pero al poco pudimos oír todos los gritos.
Por lo visto y según palabras textuales de mi vecino que estaba grabando, detrás del pino lo que podía.
Manuela se enfado muchísimo, cuando le pidieron explicaciones de la poda y ni corta ni perezosa le tiro la caquita de los perros que llevaba en la bolsita a Mari Chonchi y está abrió la bolsa y corrió tras Manuela para restregársela por la cara, las malas lenguas dicen que lo consiguió, pero la realidad es que no hemos conseguido las imágenes.
Aunque no os creáis que todo es así, mi comunidad es lugar muy especial para vivir y pasarlo bien, yo este viernes tengo cena de vecinas y me voy con unas cuantas, cenamos y luego nos vamos a bailar, el año pasado, nuestro vecino el taxista tubo que venir a recogernos a la puerta, por que claro con tanto bailoteo, una que estrenaba botas y a eso de las cinco de la mañana no sentía los pies, otra que si la cadera, yo que si la rodilla, vamos peor que el inserso, y es que todos los años decimos, tenemos que hacerlo más a menudo, para ir cogiendo tablas y forma física, que tampoco nos vendría mal.
Pero hay estamos, como el almendro cada Navidad volvemos con las mismas ganas.



2 dic. 2009

YA VA LLEGANDO LA NAVIDAD




De repente, no me preguntéis por que todos nos sentimos mejores personas, llenos de buenos propósitos, y mejores acciones, por ese espíritu, que flota en el ambiente, que seguramente sea el Dióxido de Carbono, que desprenden las casas por las calefacciones encendidas a todo meter, debido al frío y la lluvia, por que aunque este año a tardado algo mas, el frió a llegado, otro síntoma de que la Navidad está aquí, son los anuncios de juguetes y perfumes a tutiplé, todo sea por vender algo más y salvar un año desastroso, para más de uno, bueno casi para 4.000.000 milloncillos de personas, casi nada.



Bueno como os iba diciendo, cuando he salido de casa con la fina lluvia cayendo sobre mi larga cabellera rizada (he debido de absorber más Dióxido de Carbono de lo normal), pues al salir, hasta le he dejado la puerta abierta a la loca de los cojones de Manuela, ha sido algo instintivo por que si lo pienso, se come la puertecita, pero es Navidad, y yo me siento diferente, con un montón de propósitos, que no pienso cumplir, pero que me hacen la vida muchisisimo más llevadera.



Entre los propósitos, tener más paciencia con mis preadolescentes hijos, a los cuales cualquier día los doy en adopción. Sobre todo al mayor, ¡pues no me paso toda la tarde dictándole las normas de la casa!, que digo yo con casi 15 años se las debía saber de memoria, pues no, el niño todos los puñeteros días hace las mismas cosas que saben me enervan los nervios, todo lo tira al suelo y su habitación queda como un campo de tiro al blanco cuando sale por las mañanas.



Infeliz de mí después de tragarme la súper Nani todos los viernes y el hermano Mayor por si acaso, que nunca se sabe, dije después de poner las normas, mi niño se lo va a pensar.



¡Sí señor! El dichoso niño pensó, pensó que si cada día que no recogía el cuarto le quitaba un €, merecía la pena que no le diera el € y recogiera yo el cuarto.



Pero calma, por que es Navidad y todos sentimos que hoy no es el día de estrangular a nadie, aunque cuando vayas a comprar, los centros estén saturados, el metro sea impracticable, los precios hayan subido al punto de casi duplicarse he incluso más y tengas que devanarte los sexos, para pensar que demonios de cena pongo en Noche Vieja que vienen mis padres y hermanisima a cenar.



¿Pero, Dios Mío? ¿Por qué nos gusta tanto la dichosa Navidad?



Si todos los años nos echan las mismas películas en la tele, Cuento de Navidad y por si eso fuera poco, también estrenan alguna versión de Cuento de Navidad en cine, que vamos muy mal se te tiene que dar para perderte la dichosa peliculita, que digo yo, si los Americanos, con esa imaginación que les caracteriza, podían hacer alguna peli con diferente argumento, que ya nos la hemos memorizado (y mujercitas también).



Pero en fin me siento diferente, todo me parece más enternecedor y a veces hasta me dan ganas de hacer algo bueno por todas los conocidos con las que me voy encontrando por la calle, menos mal que enseguidita se me pasa, hay cosas que no pueden arreglar ni la Navidad, así que nos conformaremos con la exaltación de las palabras, y eso de ¡A ver si quedamos, que hace mucho que no nos tomamos un café!



Si a mí el café no me gusta y mucha de la gente con la que me encuentro tampoco.

Pero es Navidad y la sensibilidad ha vuelto a alíen que llevó en mí.



¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!



PD: Si es que hay alguien que lea el dichoso blog.

Menos mal que me sirve de terapia

12 nov. 2009

¿QUIEN DIJO QUE SER MARUJA, FUERA FACIL?

¿Quién me iba a decir a mí, que proclama a los cuatro vientos que quería ser mujer florero? Que sólo tres semanas más tarde, echaría de menos trabajar.

Y es que yo pensaba no tengo tiempo, por que entre el trabajo, la casa, los niños y demás no doy más de sí. No es que mi Lucero no me ayude, pero el pobre tampoco aparece mucho por casa, y cuando aparece, parece que viene de la guerra, pero es lo que tiene trabajar unas 14 horas diarias y dormir 6 o 7 cuando hay suerte.

Por eso cuando terminé el contrato, pensé ahora me voy a tomar un tiempo, por eso y por que con 4.000.000 de parados, no voy a ser yo, la que salga primero de las listas del paro, no nos vamos a engañar, decidí ponerme al día en un montón de asuntos que tenía pendientes por falta del dichoso tiempo, y ahí estamos poniéndonos al día tres semanas después, y lo que me queda.

La primera semana, me las prometía yo felices con un planning de trabajo que ni los deportistas de elite, paso corriendo entre las visitas al paro(con unas colas que daban la vuelta al edificio a eso de las 6:00 de la mañana, para poder coger un número que daban a eso de las 9:00, que es cuando abren y que te atiendan a eso de las 2:45 si tienes suerte y llevas todo lo necesario, que si no te toca repetir al día siguiente toda la operación, pero con el agravante que como sabes lo que te espera encima estas cabreada como una mona, a la cual no le dan sus cacahuetes), a correos, para recoger lo de la dichosa tasa de la basura, que Gallardon ha pensado mejor certificada por si estos listos quieren escaquearse de pagarla y ya de paso al que no este en casa que aguante una cola de una hora treinta minutos en correos, que como hay mucho parado así les entretenemos y para más cachondeo, te pone en la carta el royo de la ecología, que dije yo, haber, que creo me han tomado por lerda, si nos ponen 4 cubos diferentes para que no mezclemos las basuras, nos abren puntos de residuos donde tú tienes que llevar los trastos, que no digo yo, que eso esté mal, pero que ya estamos haciendo nosotros prácticamente todo el trabajo, pues encima nos cobran. Y ¿no sería mejor cobrar a todos esos que pasean con su perrillo y no son capaces de recoger lo que estos ensucian?, que hay en multas tienen un filón, al menos en mi barrio, y es que yo lo vería como una medida educativa, que nunca es tarde. Al que tire cosas al suelo o crea que la calle es un gran cubo de la basura que le multen (disculpar pero es que hoy estoy muy reivindicativa), pero es que con la tasa, parece que nos multan a todos por si acaso.

En fin que en mi segunda semana, decidí pintar, que mis preadolescentes, parecen que comen en las paredes en vez de en los platos, y los churretes formaban una espesa capa gris que hacía difícil la identificación del color original de las paredes y os puedo asegurar que discretos no eran precisamente los tonos de mi casa, que parece la casa de Andy Warhol.

Había que verme pintando, no había parte de mi cuerpo que no estuviera llena de pintura, ni pelo sin su gota correspondiente, pero salí airosa, hecha un cristo pero contenta. Los nuevos tonos me entusiasmaron tanto, que decidí cambiar algunos detallitos que dieran un aspecto mas renovado si cabe a mi hogar, claro, una empieza por unos detallitos y termina haciendo unos planos impresionantes de todas las habitaciones de la casa (a escala eso sí, que yo soy una profesional) dispuesta a realizar esos cambios que llevas tiempo planeando.





Todo esto por supuesto a espaldas del pobre Lucero, que cada vez que entraba por la puerta se le caían unos lagrimones que pa que te cuento, y aunque el no hacía mas que decir que era algo de alergia, yo sospecho que no, a mí me da que está más relacionado con ver los cubos de pintura, los muebles desarmados y los libros de bricolaje de la biblioteca y es que mi Lucero siempre a dicho que los programas de bricolaje eran un destroza familias.

Así llegó mi tercera semana en la que me dedique a limpiar todo lo que había manchado la semana anterior, además de coser cortinas y cogines, montar los muebles del Ikea, que buenos no son, pero chica, te hacen muy buen apaño y la casa parece otra, por si eso fuera poco en los poquitos ratitos que me quedaban, tenía que cortar el pelo a los niños, al marido, a la vecina y al perro por que no lo tengo, ¡gracias a Dios! Que si no también lo tenía que podar.

En fin esta es mi cuarta semana y no doy más de sí, la cosa no avanza y yo hecho de menos mis momentos de relax, hablando con mis compañeras, que las pobres aguantaban estoicamente todas mis frustraciones, claro esta que no les quedaba otro remedio, ya que no podían irse de su puesto de trabajo, pero eran adorables

Cuando me fui alguna hasta me dijo que me echarían de menos(es broma) Lo mejor que me e llevado después de tres años trabajando es la cantidad de gente que he conocido y merece la pena, todas y cada unas de ellas, han sido más amigas que compañeras y las hecho muchísimo de menos por que hacían que mi trabajo fuera tan fácil y ameno, que disfrutaba haciéndolo y eso no creo que lo vuelva a encontrar nunca.

Así que ahora estoy mucho más agotada, que cuando me levantaba todos los días para ir a trabajar y es que ser Maruja es agotados.

Bueno para que vamos a engañarnos, ser mujer es agotador.

23 oct. 2009

ESOS LOCOS BAJITOS, EMPIEZAN A CRECER

Hoy andaba yo a toda prisa arreglándome para llegar al trabajo, mientras mi hijo preadolescente veía una película tumbado en el sofá, al final de la misma me dice


-¡Mama!

- Dime, que tengo prisa.

- No entiendo bien por que en la película sale el señor de pelo blanco.

- ¿Qué película, estas viendo?

- El señor de los anillos.

-¿Qué parte?

- La Tercera.

- ¿Ya has visto la primera?

- No, es que las voy a verlas al revés, que así veo más guerras.

Llegado este momento no sabes si irte a trabajar o buscar el teléfono de algún especialista en la materia, que visto lo visto y más que no cuento se me hacia más que necesario.

Sí es verdad que mi hijo preadolescente es muy especial, nació así, ya de pequeñito apuntaba maneras. Un preciosos día de verano, en que yo acaba de pintar todo el pasillo, el niño rotulador en mano, con apenas dos añitos iba apoyado en la pared dejando a la altura de sesenta centímetros exactos, una escalera dibujada en la pared recién pintada.,

En esos momentos no sabes si reír o llorar mientras vuelves a sacar todos los artilugios de pintura.

Imborrables son aquellos días en los que tú intentabas que el niño aprendiera el abecedario jugando al veo, veo.

- Veo,Veo.

- ¿Qué ves?

- Una cosita

- ¿Y que cosita es?

- Empieza por Mí.

Y tu subconsciente piensa, migraña la que me va a dar con el dichoso jueguecito.

- Tesoro, dame alguna pista.

- No, que lo adivinas.

- Es que no se me ocurre nada.

- ¡Jo, Mama! Pues que va ser, Mi bitación.

- Mi vidita, no valen lo artículos, sólo las palabras.

- pues entonces empieza por Bi.

Después de decir tropecientas palabras que empezaban por Bi le dije – me rindo- y el contesto.

- Bitación, mama si esta claro.

Después de aquello y algunos palabros más, como fiores, gomimolas, etc, decidimos que había llegado el momento de visitar al logopeda, por el bien de la salud mental de la familia.



También están esos momentos en los que el niño se niega a comer por sistema y tu le obligas, aprovechando cuando berrea, que es normalmente cuando más habré la boca para meterle la cuchara de yogurt, y a la segunda a punto de echártelo todo encima, tú decides escuchar algo de de lo que el niño está diciendo y hacerle caso es entonces cuando pruebas lo que le estas atizando al niño y descubres que en vez de azúcar, le has metido dos cucharaditas colmaditas de sal al yogurt que le estas obligando a comer al pobre crio.



Luego estaba el sentido de orientación del niño cuando contaba con a penas tres añitos, íbamos paseando por el paseo marítimo de Benidor mientras comíamos un helado y de repente el niño desapareció, nos volvimos locos buscándolo sin resultado alguno, hasta que después de cinco minutos, uno de nuestros amigos miro detrás de la palmera más enorme de todo el paseo, el niño despanzurrando en el suelo, con los restos del cucurucho en la mano, nos confesaba gimoteando que no la había visto.

El oculista dijo que no tenía problema alguno, pero yo no me saltó ninguna revisión y el niño no deja de comerse farolas, señales de tráfico y demás.

Sin embargo la niña era diferente, su grado de inteligencia a veces me preocupaba, recuerdo que con seis añitos un día llego del colegio, y le dijo a su padre.

- Papa, tú regañarías a una niña que no ha hecho nada.

- No cariño, si no has hecho nada, ¿por qué te iba a regañar?

- ¡Vale!, por que no he hecho la tarea y la profe me ha puesto una notita.

Te quedas de piedra y la niña aprovechando la coyuntura se queda sin castigo.



Ahora es mucho peor, la niña llegó la semana pasada diciendo que se había echado novio.

-¿quién es mi niña?

- ¡Hugo!

- ¿Hugo? (¡Por Dios!, -si todavía recuerdo cuando iban a la guardería y el la decía lo de jugamos a los príncipes y princesas, pues bien tírate el suelo te desmayas y yo te doy un morreo para despertarte)

- Pero Mi niña y no lo hay menos macarra.

- Mama, si es muy majo.

- Si pero macarra, muy macarra, por no decir un pelíng cabezón, - pensándolo mejor- Tú no sales hoy al patio.

- Mama, si no me voy a casar con el.

- Pues solo bastaba, de todos modos no sales.

- Venga va que lo dejo- y cierra la puerta saliendo a jugar.

Me volví a mi maridito y le dije.

- Amor mira el lado positivo los consuegros son amigos, desde hace muchos años, y viven a tres metros de distancia, siempre sabremos donde irla a buscar.

La verdad es que miras a tras y parece que fue ayer, cuando mi enano cogía, las abejas con las manos, clavándose el aguijón el solito y es escondía las lagartijas en el bolsillo del pantalón, que levantaba las piedras de todo el patio y había que ver a las vecinas perseguir al niño, para que volviera a dejarlas en su sitio.

En fin creo que me queda mucho de pasar y mucho más de padecer.

Solo espero que se independicen a temprana edad, que una ya no esta para trotes.

18 oct. 2009

DONDE MI LUCERO ME LLEVE

El final de este blog no es acto para escépticos, desencantados y todos aquellos que piensan que el amor les sobrepasa y les resulta vomitivo, pero solo el final.



Llevaba yo dos semanitas como para olvidar, no le faltaba detalle, todas las noches a mi llegada a casa después de un largo día de trabajo era recibida por la policía que a la puerta de la finca y dentro de ella, intentaban controlar los diarios arrebates de Manuela la del Bombo algo más activa de lo habitual, que ya es decir que estaba activa, se pasaba las tardes noches haciendo Striptis delante de la cámara de seguridad que había instalado mi vecina, la pobre tubo a bien poner una cámara de juguete con la absurda creencia de que así alejaría a Manuela de su descansillo, cosa que como ya imagino que sabéis, no sólo no consiguió sino que estimulo en exceso las visitas de Manuela a nuestro descansillo.

Cual si fuera una artista de Holiwood Manuela no sólo posaba y se desnudaba, si no que además practicaba todo tipo de gestos a la cámara, como sus tan logrados cortes de mangas, que digo yo en uno de estos se amputa el brazo a la altura del codo y sus ensayados deditos corazón en alto, en plan que den. Lo único que no le acompañaban eran sus monólogos, muy aburridos por lo repetitivo, que si hijos de la gran ….., marico...... desgraciaos, enano cabezón, etc.



Eran llegados a esos extremos cuando la policía la arrastraba hasta su casa, bajo amenaza de llevársela, incluso un día se la llevaron pero a las dos horas no la desvolvieron y es que para aguantar a Manuela hay que tener mucha, pero que mucha paciencia.



Por si lo de Manuela no fuera suficiente recibí una carta de Hacienda donde me pedían cerca de 2000 €, los vecinos aprobaron una derrama de otros 200 €, pierdo una funda que el dentista valora en 400 € y por si todo eso no fuera suficiente, la administradora de la finca dimite tras verse envuelta en una persecución donde Manuela la del Bombo quería tocarle todo su repertorio, y la mujer viéndose sin salida, salió corriendo hacía su coche donde su marido la esperaba y le dijo esa frase de –Arranca por Dios, que me mata.



Para finalizar el cuadro me veo en la desdicha de tener que abandonar mi trabajo, ya que Manuela activada como está es un peligro para niños y mayores y mis hijos necesitan de tener alguien cerca, así pasaré a incrementar las listas del paro como otros 4.000.000 de personas.



El ataque de ansiedad que me dio dada las circunstancias me ha durado cerca de dos semana y es ahí donde mi Lucero del alma me dijo vente con migo niña, que verás que corridas más impresionantes y para ya que me fui.



Cogí el Ave y en una horita i media me encontraba en Zaragoza en plenas fiestas del Pilar, donde mi Lucero iluminaba las corridas, esas donde los hombres van ajustaditos marcando paquete, necesitan concentración y sus cinco sentidos, para así conseguir que saquen los pañuelos y cerciorarse de que han hecho una gran faena.



Entre tapitas, vinitos, paseos y cachondeo, todo se ve de otra manera, es más a veces no se ve demasiado bien, y eso es lo que me debió ocurrir a mí, un día después de comer y beber un vinillo de la tierra que quitaba el sentido, mi lucero se fue a trabajar y yo de tiendas y ya de paso a visitar la ciudad, que por cierto la zona antigua es muy bonita, feliz andaba yo entre el gentío y las charangas, decidí llamar a mi chico para ver como lo llevaba el y de verdad que todavía no me lo explico, soy un poco despistada pero tanto, no me preguntéis. Lo único que sé, es que de repente me encontré frente a un camión que llevaba una orquesta encima, la calle estaba vallada y la gente se amontonaba a los lados. ¡Por Dios pero como había llegado yo hasta allí! Estaba en dirección contraria a una cabalgata de charangas y peñas, que iban bailando, cantando y bebiendo. Tarde lo mío en encontrar una salida.



Después de mi aventura, fui a buscar a mi Lucero que tenía que esperar a que encontraran no se que agujero que había en la plaza para poner un tronco que por lo visto era necesario para el festejo de la noche llamado el “Toro encajao”, no tengo ni idea en que consiste sólo se que llegaron tres señores con un pico y una pala y uno de ellos dijo:



- Está según Manolo a 4 metros entre las puertas- se dispuso a medir dando 4 zancadas y comenzó a picar.

En esto que viene otro señor



- Pero que hacéis que no es ahí, que es a cuatro metros del centro de la puerta- y se fue al centro dio 4 zancadas y le quito el pico, para ponerse a picar.

Llega un señor muy mayor.

- Pero no hombre que ahí no es, que es a 5 metros del centro de las dos puertas, vuelta a dar cinco zancadas y a picar.

Vienen dos más.

- Pero por Dios donde estáis picando que es en otra puerta.

- No me jodas, que llevamos 6 hoyos.

- Pues yo creo que no es aquí,

- Pues Manolo dice que sí

A todo esto cada uno media con su zancada que como habréis imaginado no tenía nada que ver las piernas de unos con las de los otros.

Llega un señor con bigote muy seguro de sí mismo.

- Manda huevos lo que le estáis haciendo a la plaza quien os ha dicho que piquéis ahí, es a 6 metros en línea recta con la puerta- da seis pasos (poco más y se planta en medio de la plaza) marca una cruz en el suelo y les dice.

- Es aquí, justo aquí, ahora me tengo que ir pero hacerme caso, que ya veréis como es verdad.

Gracias a Dios llegó el famoso Manolo que es el conserje de la plaza, con la cara desencajada al ver más de 20 hoyos en plena plaza de toros y diciendo.

- Pero Que demonios estáis haciendo, por que picáis en medio de la plaza, vosotros queréis hundirme- se va al palo de la puerta da 4 pasos y dice aquí, por Dios picar aquí

Dicho y hecho allí estaba la dichosa piedra que tapaba el agujero. Eso si la plaza daba pena mirarla, no había ni un metro de plaza sin socavón.

Y mi lucero y yo muertos de la risa entre el tendido y lamentando no haber llevado la cámara de fotos, por que creedme con documente gráfico esto hubiera sido para no olvidar.

Pero hoy ya he tenido que volver a casa, donde me espera una semana más sin mi chico, que ha ido a despedirme al tren y cuando estaba en la vía esperando la llegada del Ave me ha llamado por teléfono y me dice.

- Mira al frente.

Estaba arriba mirándome y ha sido una sensación tan extraña, verle y oírle pero no poder tocarle y es que después de 22 años sigo enamorada, me tiene atonta, que tampoco se necesita mucho, que yo venía con defecto de fabrica.

A veces me siento mal, pienso en lo que estoy viviendo y es tan bonito que creo no puede durar mucho y lo disfruto todo lo que puedo día a día, por si en algún momento se acaba y todo el sueño se desmorona, como le pasa a tanta gente, de momento dejo pasar el día a día esperando que vuelva de su viaje mi Lucero del alma un ser maravilloso que intenta levantarme cada día con una sonrisa y un buenos días princesa.

7 oct. 2009

A MI IRMA DEL ALMA

La amistad es sorprendente a veces conoces a alguien y en cinco minutos descubres que serás amigo suyo siempre.


Me siento una privilegiada, tanto en mi vida cotidiana, como en el trabajo, cuento con un montón de gente con la cual me siento la mar de bien y con la que comparto y atormento con mis desventuras, que mi vida es pura montaña rusa, ahora una de esas personas especiales se va a vivir al campo y tengo nostalgia, de repente me he puesto a recordar desde que nos conocimos, todos los momentos que hemos compartido, cenitas en cuchipandi, viajecitos tipo Telma y Louis, hasta Murcia que hermosa eres y me he dado cuenta de lo mucho que la voy a echar de menos.

El día en que nos conocimos, comenzamos a hablar durante más de tres horas, como si nos conociéramos de toda la vida, mientras el Inti y mi chico incendiaban mi cosita móvil he intentaban apagarlo a soplidos, aún sobre vive el pobre.


Gracias a ella volví a conducir, poco eso sí, fue durante un viajecito que hicimos a un pueblo creo que de Guadalajara, donde nuestros chicos iluminaban una plaza de toros, durante todo el trayecto no dejaba de asombrarme con cuanto desparpajo despachaba todas las situaciones difíciles que la carretera imponía, que el coche se cala en la autopista, ella cigarrillo en boca, con calma arrancaba sin inmutarse, que le dije yo en ese momento, -Nena esto también se hacerlo yo. Y ella contestaba - Si ya te he dicho yo que esto es cuestión de práctica, así que espabila.

Y esa entrada triunfal en la plaza, haciéndonos pasar por personal de la televisión de castilla-la mancha, las dos arregladísimas para las fiestas, ella con todo su brilli brilli puesto y yo diciendo eso de -somos agentes externos, que todavía se parte de risa el Inti, cuando se acuerda.


Una de las cosas que más me impresionó fue su sentido de la orientación, que demostró con creces en la boda del Lucero boxeador, después de estar bebiendo desde las 7:00 de la tarde hasta las cinco de la mañana, con cambio de boda incluido eso sí, que la nuestra termino antes y nos fuimos a saludar a los novios de la de al lado(muy majos por cierto, nos invitaron a un par de rondas con bailoteo, sólo falló el Inti que se quedo dormido debajo de un árbol)Todos creíamos estar perdidos, incluso mi chico que era el único que no había bebido, por que aquello era inmenso, ella cigarrillo en boca dijo por aquí y chica derechita, derechita cual TOM TOM, allí estaba nuestro cosita móvil en medio de un aparcamiento vació.


Con ella descubrí, que las ensaladas son algo más, con berberechos, con paté su imaginación no tiene limites (sólo hay que leer su blog). Solo hay un pero, (que si no se lo va a creer demasiado) es su escaso sentido para calcular la cantidad de comida recomendable, es decir, que cuando te invita a cenar o comer en casa no es que puedas llevar más amigos es que debes, ya que siempre cocina para siete u ocho más, eso sí el corderito al horno lo borda la condenada, como no la voy a echar de menos, ya estoy deseando quedar para esa cenita de despedida, que tenemos pendiente.


Por todas estas cosas las divertidas, y las que no, incluyendo otras muchas que quedaran entre nosotras dos, le deseo lo mejor y que de paso me vaya haciendo un huequito que tal y como están las cosas, nos vemos todos de nuevo en el pueblo, para poder sobre vivir.

4 sept. 2009

¡Que bonito es viajar!

Nuestro primer gran viaje en autocaravana ha comenzado, como no podría ser de otra manera, con los típicos inconvenientes de ultima hora y mira que yo lo intente, llevaba una semana haciendo listas para que nada se olvidara, listas de ropa, de compra, de objetos, de cacharros, listas de todo lo que en las listas se me podía olvidar, pues nada. Sirvieron por supuesto, pero siempre se olvidan cosas, algunas más importantes que otras.
A las 5:00 de la madrugada andaba yo planchando dos lavadoras de ultima hora, como niña con zapatos nuevos por que a pesar del madrugón era nuestro primer día de vacaciones, termine sobre las 7:00 y me puse a colocar todas las cosas necesarias, si ya normalmente nos cuesta hacer una maleta, cuando encima tenemos que organizar una mini casa, en la cual aunque no le falta detalle, es muy, pero que muy pequeñita, creo que cualquiera puede hacerse una idea, sabanas, toallas, sartenes, ollas, cubiertos y hasta unos edredones, que en el norte nunca se sabe.

A las 8:30 empezamos con la mudanza, perdón con la carga de la autocaravana, a todo esto era la hora en la que muchos de mis vecinos salían a trabajar, y como no habían visto nuestra flamante autocaravana y dicho sea de paso mis vecinos otra cosa no, pero cotillos, como ellos solos, había un desfile de cajas, maletas, vecinos, etc., todo ello en un pequeño pasillo de apenas 50 cm. de ancho, vamos un autentico caos, digno de una película de los hermanos Marx y su famoso camarote.
Consecuencias, claro que las hubo, se olvidaron cosas, y eso que todos miraban atónitos ante aquel desfile de cajas, bolsas, y utensilios varios sin camuflaje.

De repente Antonio en medio del caos me comenta que el gas no funciona, -he seguido todos los pasos que me dijo el señor, pero nada que no funciona.
- Bueno no te preocupes, llama al señor y que te diga que es lo que hacemos mal- contesto yo.
- Es que son las 9:30 y ellos no abren hasta las 10:00
- Pues terminamos de cargar y llamas.
Hermana que sube, vecino que baja, un meneo al grifo intentando dejar un cuenco con huevos y a tomar por saco el grifo, -¡vaya! si el grifo es de plástico.
Las 10:30 conseguimos echar a los vecinos, que no a mi hermana, que se empeña en acompañarnos al banco.
Las 11:15 llegamos al lugar de donde sacamos la autocaravana, que además y para nuestra fortuna tienen taller.
Las 13:40 ya habíamos hecho el ridículo con lo del gas, ya que el chico fue a ver si funcionaba y chica a la primera, solo moviendo una palanquita, a la cual Antonio y yo nos habíamos artado a mover sin ese resultado, un grifo nuevo y por fin era el momento de ponerse en marcha, habíamos planeado salir a las 8:00 pero bueno estábamos felices en nuestro desastroso primer día de vacaciones, y no íbamos a permitir que nada lo estropear.
Antes de salir a la carretera nos paramos en el burguer, que los niños ya tenían hambre, después del madrugón, era normal.
15:00 de la tarde por fin la carretera es nuestra, ponemos rumbo a San Sebastián, Antonio lo hizo de un tirón, el dice que no, pero con tal de que yo no me acerque al volante, es capaz de hacerse, Madrid – Paris del tirón.
Llegamos a Doností y nos disponíamos a salir a dar una vuelta por la ciudad en bici, cuando ¡OH Dios! Resulta que las llaves de los candados de las bicis nos las habíamos dejado en Madrid, justo en cimita de los cascos que se supone nos íbamos a poner cuando fuéramos a montar, pero nada podía estropear nuestro primer día de vacaciones, bueno casi nada por que para colmo de nuestros males, cuando ya estábamos todos arreglados para salir, se puso a llover con una mala leche, que nos hizo desistir de esos pinchitos con chacolí de la tierra que tanto nos gustan, se paso toda la noche lloviendo a cantaros, pero la verdad es que en la autocaravana se estaba de miedo y mas con mis edredones nórdicos, de los cuales se habían reído durante todo el camino Antonio y los niños.
En fin que yo pensé, ¿Será así todo el viaje?
Gracias a Dios y para mi fortuna lo mejor estaba por venir.

¿GAFE O DESASTROSA?

“Estaba en racha” y no buena, el peligro podía acechar en cualquier lugar, y andaba cual gacela perseguida por guepardo en la sabana. M...