14 dic. 2009

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA



Mi comunidad está en pleno apogeo, el exmarido de Manuela, no se si a la desesperada, en pos de que le dejáramos en paz, aunque fuera por teléfono, nos ha comentado que Manuela se va, que está buscando piso.
A mi me cuesta un poco creerlo, por varias razones, la primera es que no lo llevan diciendo tres años y la segunda es que no sale de casa, salvo para liarla, que en eso es un fenómeno, el fin de semana pasado decidió podar los árboles, eso sí estilo pueblo, arrancando ramas y gritando a ver quien le decía ni media. Mi vecino que ha decidido que estás aventuras de Manuela tienen que ver la luz, a contactado con un programa de televisión, el cual le a pedido que vaya grabando imágenes para tener pruebas de que lo que esta contando es cierto.
Lo malo es que hay momentos en los que tú te preocupas por la integridad física de alguien y sale mi vecino cámara en mano, pidiendo un buen ángulo. Hombre que no son maneras, que Manuela lo de posar como que no lo lleva muy bien, y menos cuando esta en su salsa.
El hombre parece un niño con zapatos nuevos y anda con su cámara detrás de Manuela, en pos de las mejores imágenes, aunque sus grabaciones no son del todo buenas por un pino que impide su visibilidad.
Que ya le he dicho yo, que le diga cualquier cosita a Manuela y nos lo poda en un plis, plas. Menuda maña se da la señora, con eso de que tiene cronometrado el tiempo en que la policía se planta en su casa, es dicho y hecho, eso sí luego no vuelve a salir, por si acaso la detienen.

Tenemos otra vecina la Mari chonchi, que vio como había podado los árboles Manuela  y no le gustó nada, tal es así que la vio una noche por la calle y le pidió explicaciones.
Mi nena que estaba en casa me comentó que había oído gritos de Manuela pidiendo ayuda, inocente de mí y ajena a todo lo que estaba pasando, le dije – Mi vidita te estas obsesionando con Manuela, si es de noche y no hay nadie en la calle.
Pero al poco pudimos oír todos los gritos.
Por lo visto y según palabras textuales de mi vecino que estaba grabando, detrás del pino lo que podía.
Manuela se enfado muchísimo, cuando le pidieron explicaciones de la poda y ni corta ni perezosa le tiro la caquita de los perros que llevaba en la bolsita a Mari Chonchi y está abrió la bolsa y corrió tras Manuela para restregársela por la cara, las malas lenguas dicen que lo consiguió, pero la realidad es que no hemos conseguido las imágenes.
Aunque no os creáis que todo es así, mi comunidad es lugar muy especial para vivir y pasarlo bien, yo este viernes tengo cena de vecinas y me voy con unas cuantas, cenamos y luego nos vamos a bailar, el año pasado, nuestro vecino el taxista tubo que venir a recogernos a la puerta, por que claro con tanto bailoteo, una que estrenaba botas y a eso de las cinco de la mañana no sentía los pies, otra que si la cadera, yo que si la rodilla, vamos peor que el inserso, y es que todos los años decimos, tenemos que hacerlo más a menudo, para ir cogiendo tablas y forma física, que tampoco nos vendría mal.
Pero hay estamos, como el almendro cada Navidad volvemos con las mismas ganas.



2 comentarios:

  1. Joder menudos vecinos, cómo me he reído con el vecino paparrazzi las vecinas locas con la caca... y en serio vas a ir a la fiesta y vendrán ellas o se quedarán en casa?¿ aún así una fiesta es una fiesta y nunca hay que perderla
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No mi niña a Manuela, no la invitamos, ya se invita ella solita en cuanto puede, por eso salimos ha escondidas por la puerta de abajo.

    ResponderEliminar

¿GAFE O DESASTROSA?

“Estaba en racha” y no buena, el peligro podía acechar en cualquier lugar, y andaba cual gacela perseguida por guepardo en la sabana. M...