13 ene. 2010

¿Donde está el sol de España?


Por favor que salga el sol.

El invierno ha comenzado con una mala leche que pa que, llevamos un mesecito de agua, nieve, viento, y un frio que te llega a lo más profundo del tuétano, por que los huesecitos ya ni se resisten.

Pero no os preocupéis, que la primavera esta a un tris de llegar, los días largos, los planes para las vacaciones.

¡Sí, confirmado!  Estoy para que me encierren, he comenzado el año desvariando más de lo normal, pero esto es lo que hay, pones el telediario y entre frentes fríos, crisis, banca rotas y listas del INEN, una no levanta cabeza, y es que el paro es muy duro, apenas llevo unos meses, y ya empiezo anotar los estragos en mí.

¡Claro está! Que mis horribles hijos preadolescentes, ayudan bastante, a echar de menos el trabajo. Esos jefes exigiendo cada vez un poquito más o un mucho, que no veas como se ponen a veces, las aglomeraciones del metro con ese aromilla pestilente del final del día, las clientas petardas, que quieren adelgazar a base de hierbitas, cuando se ponen moradas durante todo el día y si no les funciona, que es lo normal, vuelven para echarte la bronca a grito limpio, momento en el cual, tú dejas la mente en blanco y sólo piensas en ver como la tierra se abre para poder desaparecer.

Bueno también están mis compañeras, con las que una comparte sus días buenos y sus días grises, esas con las que te encierras en el baño a echar el tarot, mientras la señora del baño contiguo nos atufa con su olor insano(hay gases que lo creáis o no, matan), o esas clases de baile, sexo, y medicina que en momentos de desesperación extrema ante la falta de trabajo, y viendo como nuestros puestos pendían de un hilo, nos dábamos las unas a las otras, sin ninguna base científica, por supuesto.

Esos sábados en Campo de las Naciones, a los que yo más que vender me dedicaba a comprar, que si la oferta de 6 € de descuentos en el hiper, que con los finas que eran mis niñas, yo las hacía buscar en la basura (para que luego dijeran que eran estiradas), los tikes que la gente tiraba, las rebajas, los cumples, los perfumes, no se me resistía nada, que mirándolo bien ahora entiendo por que desde que no trabajo, ahorro.

Bueno y no podían faltar los cotilleos, que a pesar de ser yo la que rotaba por los centros, me quedaba muerta de ver como las noticias llegaban antes que yo.
La verdad es que las hecho mucho de menos, por que por encima de todo he tenido la suerte de encontrarme con personas muy buenas, cariñosas y entrañables, que han hecho que mis días grises se quedaran en días marrones.

Pero la realidad es la que es, a mía hora me toca luchar con mi hijo metro sexual, que tarda más de treinta minutos en colocarse los cuatro pelos de punta que tiene y mi hija histérica debido a los cambios hormonales, que cualquier día veo que le da vueltas la cabeza.

¡Que bonito son los niños!



3 comentarios:

  1. Menos mal que me queda mucho para la adolescencia de mi hija jajajajaja
    Si no, me desanimas Odry!

    El sol está aquí, jamía!
    Y más en Canarias, claro.

    Aquí ayer hizo todo el día sol y hoy sale y entra de entre las nubes, pero da un gustico verlo...
    Lo que sí hace es un vientaco de mucho cuidao!

    Paciencia con tu vuelta a ser ama de casa.

    Un besico
    Elly

    ResponderEliminar
  2. Uuy
    Hija
    ya entiendo tu comentario en mi post, pero vamos que te entiendo doblemente porque también tengo una adolescente histérica en casa que tarda media hora de reloj todos los días en alisarse el pelo y luego me chilla porque no le quiero hacer una nota de porqué llega tarde y luego porque en este mismo momento me siento oso y me gustaría invernar hasta el mes de abril que marzo sigue siendo muy puñetero....
    así que no te sientas mal que una puede tener sus accesos de profundidad pero soy una frívola y también quiero que vuelva el sol....
    Besos

    ResponderEliminar
  3. gracias chicas por vuestra compresión, es todo un consuelo, saber que no soy la única.
    Elly disfruta todo lo que puedas reina, del sol y tu nena, al menos mientras se deje

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...