25 oct. 2010

Y SE HIZO LA LUZ

Aquí, en esta mi Comunidad, hace una par de semanas se hizo la luz, durante un par de años todos los habitantes hemos vivido sumidos en la oscuridad, las costumbres tuvieron que cambiar en algunos puntos, aunque en otros las cosas seguían como siempre, por ejemplo:
 
            Las cervecitas nos las tomábamos en el descansillo del señor autobusero, ya que las dos únicas farolas que quedaban estaban en su lado, claro que la de cuenca algo molestilla con los mosquitos, prefería los bancos de madera, en el lado opuesto, donde reinaba las tinieblas de la oscuridad, el taxista tenía a bien encendernos las luces de su descansillo para poder atinar, con los piscolabis.

-         ¿Habéis intentado picar una aceituna con los ojos cerrados?

Nosotras ya teníamos una maña que pa que te cuento.

En las reuniones, leíamos corriendo mientras se daban los últimos rayos de luz y luego todo era discutir, eso sí sin datos, que no se veía un pimiento, pero hay que ver como aprobábamos en las juntas todos los puntos y que me memoría a la hora de hacer las actas, por que notas no se podían tomar, que todavía la Paca y la Presi, no habían aprendido Brailí.
 
Los niños, más parecían una bandada de murciélagos, que otra cosa, había que verlos correr sin estrellarse los unos contra los otros, que mira que mi niña, cuando la mando buscar algo aunque lo tenga delante no lo encuentra, pero al escondite no fallaba la jodia.

            Aunque tenía su encanto, que sale la Barbi de malas pulgas, pues haces con que no la ves y te ahorras el sermón, no todo iban a ser inconvenientes, más de uno que quería pasar inadvertido seguro que estaba encantado.
 
            Nadie se explica ahora como pudimos aguantar sumidos en ese agujero negro, que teníamos por patio, empezábamos a desarrollar una especie de don, con una capacidad innata para identificamos a nuestros convecinos, por sus andares y movimientos, cual topillos, incluso éramos capaces de entrar en nuestras madrigueras, metiendo la llave en la cerradura, no sin esfuerzo y tras unos veinte intentos de media para los sobrios, no quiero ni pensar como se las a apañado Manuela los días en los que las dos únicas farolas que lucían en el patio se sumían a la huelga y dejaban de lucir. Ahora empiezo a entender por que lleva tanto tiempo sin salir por las tardes a tocar su bombo, todo fuera que como en los viejos tiempos, cuando llegara la policía no acertara a encerrarse corriendo en casa.
 
La Paca (más revolucionaria que nunca), anda todo orgullosa de tan buena hazaña y la Presi (Todo voluntad) va aguantando el tirón y a la Paca de paso, que ya anda planeando nuevas andanzas.

            Todavía hay vecinos que no acostumbrados a tanta claridad, se quejan de que se deslumbra cuando miran las farolas, que ya les he dicho yo:
 
- ¡Ni que fuerais mosquitos! Que van directamente a la luz, que entiendo la novedad y la falta de costumbre, pero a este paso, todos mirando hacía arriba alguno se nos descoña, en cualquier momento.
 
 Y es que mi Lucero que ya preveía la situación, me dijo el pobre, que deberíamos comprar a cargo de la comunidad unas gafitas de sol para todos los habitantes, no fuera que ver tanta luz de repente les cegara.

En fin que ya tenemos las diez farolas nuevecitas luciendo y el patio empieza a parecer otro.


15 oct. 2010

¡QUE SOY UNA MANITAS!

 Después del último blog mi imagen va a quedar un peling tocada, no es que yo no sea desastrosa, ni que mi imagen no este ya tocada, estoy tocada hasta yo, pero todavía hay algún incauto que confía en mis actitudes, no me preguntéis cuales, que todavía no las tengo claras.
 
Que a desastrosa es difícil ganarme, ¡Sí! Pero eso no significa que no sea manitas o al menos lo aparente, una tiene una reputación, no se exactamente cual, pero segurito que la tengo, al menos entre mis vecinos y ahora que soy consciente que la Presi de la Comunidad, de vez en cuando le echa un vistacillo al blog, no quiero que se eche las manos a la cabeza después de tantos años de consultas y charlas, que no es que yo la arregle a la pobre nada, más bien se lo desarreglo, pero debe ser que le inspiro confianza, o simplemente me ha cogido cariño y sabe que después de hablar conmigo las cosas no pueden ir peor.

Bueno para que veáis que no miento os contaré que la semana pasada, mi vecino el Paparazzi, decidió arreglar el goteo, que hemos puesto alrededor del patio regando los cuatro arbustos desamparaos y alguna florecilla, ¡Claro!

Nos lo instalaron en julio unos jardineros, pero algo chapucillas, el pobre goteo daba más problemas que soluciones y al final en vez de ahorrar, hemos pagado una factura de casi 300 €.

Como yo había expuesto junto con otros la idea me veía un poco culpable del asunto y llame al Canal.

-Buenas, le quería hablar de una facturar, tal y tal de tal localidad, etc.…
- Si ya la tengo, lleva razón, han pasado de gastar 30 € a 300 € ¿Qué, han puesto piscina?
- No me toque usted el asunto de la piscina, que llevamos 16 años planteándolo en todas las reuniones y saliendo por peteneras cada vez que lo hacemos, no mire usted lo que hemos puesto es el goteo.
- Pues eso se supone que es para ahorrar agua...
- Si, por eso mismito le llamo, por que lo que se dice ahorrar, parece que va ser dificilillo con estas facturillas.- El muchacho cogió al vuelo mi tono irónico.
- Vaya, le voy a reclamar el recibo, por que debe de haber un error.

Le comenté todo al Paparrazzi(cada vez lo escribo de una manera entre el teclado y que no tengo ni idea, así se queda) y lleva investigando desde entonces todas las posibles causas, entre ellas hacer un seguimiento exhaustivo del contador del agua, no se vaya a escapar con lo litros, claro esta que tanto tocar, arreglar e investigar, se cargo el reloj del goteo, el hombre acudió a mí, para ver si yo era capaz de arreglar el asunto (que fe tienen en mi los que no me conocen), que el por si acaso, ya se lo estaba endosando a los otros jardineros el desastre, a lo que íbamos que me disperso. 

Le hice desconectarlo, me lo traje a casa y me dispuse a operar, le abrí las tripas, no tengo ni pajolera de idea de pa que, pero chica, algo tenía que hacer, lo deje como los chorros del oro por dentro, que queréis que os diga, al fin y al cabo soy una Maruja y ¡Vuala!
 O el pobre tenía un montón de mierda que no le dejaba funcionar o el agua de la última inundación había echo estragos, el caso es que el reloj funciona a las mil maravillas y desde entonces mi vecino el paparazzi, cada vez que vengo del mercado con el carro de la compra, me lo sube los 5 escalones a casa, cualquier día se me esloma.

Esa misma tarde, andaba yo cotilleando con mi vecina súper Be, mientras intentaba hacer unas separaciones de madera, para mi cajón de la lencería, que no hay manera de encontrar un tanga entre tanto desorden y vimos como el agua inundaba las florecillas de la Paca, al parecer se le salió un tubo al goteo y se volvió ahogar el reloj, aunque sobrevivió, mientras tanto, mi vecino el taxista me llama, que ya tenía desmontado el horno.
 
Súper Be se quedo mirando atónita, también hornos (debió de pensar la criaturita, como si yo tuviera ni idea)

Os pongo en antecedentes, todo ocurrió un día que la Presidenta se presento en casa con un problema de motor, del cual yo no tenía ni pajolera de idea, claro que venía preguntado por mi Lucero, no por mí y no me preguntéis como terminamos hablando de hornos, hay si que le dije que a mí una vez que se me estropeo, MI PADRE,  que no yo, me cambio las resistencias y fue como mano de santo, todavía funciona, no te digo más, la muchacha se fue a casa y le dijo a su chico el taxista, si Odry puede arreglar el horno, tú también.

Cuando entre en la cocina, el horno yacía en el suelo, con todas sus tripillas fuera, yo trague saliva y dije:
- ¿Dónde están las resistencias? –Pensando para mis adentros, la de arriba es fácil, va con unos tornillos, pero la de abajo, hay que desmontar lo que queda de horno y rezar mucho, menos mal que siempre me queda Internet y las soluciones de las manitas de la red.
- No las he comprado.
- Pues ya me dirás tu que es lo que vamos a cambiar, tienes que ir a la tienda de repuesto y ya de paso le preguntas como cambiar la de abajo, que es la que yo no tengo claro, como la cambio mi padre, de todos modos siempre podemos mirar por la red, que alguno hasta nos hace un croquis, que ni el IKEA.

            Salí más contenta que unas pascuas y sin arreglar nada.
 
-         ¿Qué tal, ya lo has arreglado? – Me comento Súper Be, al verme tan contenta.
-         Si no tenía las resistencias nuevas.
-         ¡Chica pero yo pensaba que tú eras como Macgiver, que con un clic y un chicle arreglabas cualquier cosa!
-         Si es que yo no mascó chicle, a ver s va a ser eso.

Andábamos en estás cuando llegó la Presi, y la anduvimos contando el asunto, en esas que sale su hija.
-         Mama, que vengas a ayudar a papa.
-         Voy pa dentro a ver que están haciendo.- Dijo la pobre con un suspiro.

Al rato salió, al preguntarla nos dijo que lo había montado pero que ahora no le encendían dos fuegos de la vitrocerámica.

Después de todo hace un par de días me dijo que ya lo habían arreglado, habían consultado al técnico y era una pieza, que nada tenía que ver con la resistencia, y que el coche ya le funcionaba, por supuesto después de visitar el mecánico, estaba contenta por que las cosas empezaban a ir bien, es de un optimista que da gusto.

10 oct. 2010

INFORMÁTICA Y OTROS DESASTRES

            Siento no haber podido comentar todo lo que quería, pero es que ha habido problemillas. ¡Sí!, mis ordenadores, por que en casa hay 4 (Me siento como los famosos, cuando dicen eso de sus abogados, siempre en plural, como si fueran un regimiento, con lo que cuestan), eso sí al cuál más fósil, han ido declarándome la guerra uno tras otro, ha esto han colaborado muy efusivamente mis bestias pardas, ambos dos, que han debido sacar las dotes de su madre, en cuanto a desastres se refiere, claro está.
            En fin, mi nena, que hasta hace dos días era de lo más cuidadosa y ordenada, ha entrado en un trance destructivo innato en ella, primero le arranco la tecla del volumen a su tele, luego arranco las teclas del ordenador y lo peor es que las ha ido mordiendo de tal manera, que a tomar morcillas el teclado. Esto así contado no llamaría la atención si no fuera que la criaturita ha hecho 12 añazos y no le están saliendo los dientes, para que ande mordiéndolo todo.
            El problema parte de su imagen, anda todo el día haciendo collares con bolitas diminutas que se meten en todos y cada uno de los recovecos de su cuarto y enseres y la muy pedorra para sacarlas, utiliza hasta los dientes, que ya le he dicho yo o deja el hábito o se queda sin ellos.
            Bueno además mi querido preadolescente en edad de destrucción masiva, ha tenido ha bien reventar su ratón y meter un par de virus, vete tú a saber que demonios andará descargándose la criaturita y su ordenador, es como las máquinas de la feria, se encienden las lucecitas, pero no acierta una, por más que le toques todas las teclitas.


            Pensareis, le quedan dos, bueno en el caso de mi ordenador, sería más justo decir uno y medio, porque mi ordenador, tiene más años que yo(venga va, le quito años al ordenador) que yo estoy en la flor de la vida, o eso dicen, bueno no lo dicen pero ya me lo digo yo, PA no deprimirme.

            En fin que después de formatearlo y dejarlo como los chorros del oro, llego mi preadolescente y decidió bajarse algo, resultado, el ordenador, no va lento, va parao y las teclas, funcionan sólo si las aporreas en el lado justo, es más si a este post, le faltan letras, no es que mi mecanografía fallé, es que no hay manera de que salgan todas.

            Sólo queda el ordenador de mi Lucero, es nuevo, pero visto lo manitas que somos todos, cada vez que sale de viaje se lo lleva y como se pasa la vida fuera, pues no hay manera de echarle el guante.
           
Así que cada vez que intento escribir un post o comentar en alguno de vuestros blogs, sufro de estrés, voy recorriendo todos los ordenadores, hasta que consigo poder escribir algo en alguno, por supuesto no sin dificultades y al borde de un ataque de nervios, pero soy fuerte y a ¡Dios pongo por testigo, que no os librareis de mi tan fácilmente! Je, je, je.


¿GAFE O DESASTROSA?

“Estaba en racha” y no buena, el peligro podía acechar en cualquier lugar, y andaba cual gacela perseguida por guepardo en la sabana. M...