30 dic. 2010

ACCIDENTE CON INCIDENTE

Aunque la historia que os voy a contar os parezca un chiste, os garantizo que esta basada en hechos reales, como la vida misma, me la ha contado mi amiga Pupi y da fe de que su familia es diferente, además ella estuvo metidita en todo el fregao.
 
Era una noche de verano en el que brillaban las estrellas, en la carretera un coche que cruzaba cual caballo galopante los campos de Guipúzcoa brillando bajo la luz de la luna.

Iban a poca velocidad, por que para que negarlo, iban cargaditos y no sólo me refiero a la cantidad de gente que iba en el coche, siete para ser exactos, si no por la cantidad de txacoli que habían ingerido y no me extraña, por que mira que entra bien y esta bueno el dichoso vino.
 
A lo lejos el conductor divisó unas luces centelleantes, en un principio pensó que se trataba de algún bar de carretera, pero según se iba acercando iba confirmando sus más dolorosas sospechas, se trataba de un control de alcoholemia, en esos momentos y debido seguramente a la cantidad de alcohol ingerida no se le ocurrió otra cosa que intentar apartarse de la carretera, para evitarlo.

El alcohol es lo que tiene, hace que pensemos que lo muy complicado parezca fácil y es así como el conductor dio un volantazo para meterse en el campo, de labranza para más INRI y terminar volcando al no calcular la altura del terraplén que lo separaba de la carretera.
 
Lo primero que hizo el conductor es preguntar si todos estaban bien, viendo que no había heridos graves, si no sólo magullados, se dio cuenta de que la policía que había visto desaparecer el coche, se acercaba para comprobar que era lo que había pasado, lo único que se le ocurrió fue decir:

-                          ¡Los dos que estén en mejor estado que salgan de coche, rápido que viene la poli!

Así lo hicieron salieron del coche justo antes de que la policía llegara y cuando está apareció, comenzó por ver si había heridos, una vez todos fueran del coche, la policía que no es tonta les pregunto:

-                          ¿Iban ustedes 7 en el coche? ¿Verdad?
-                          No señor policía, nosotros dentro del coche sólo íbamos 5-Contesta el conductor.
-                          Entonces ¿Me quieren decir ustedes que es lo que hacen aquí?- Señalaban a los dos que habían salido unos segundos antes de que llegarán.
-                          Nosotros señor policía estábamos en la huerta trabajando.
-                          ¿Qué estaban en la huerta trabajando de noche?
-                          Si señor.- respondieron los dos a la vez.
-                          Pero ¿Dónde viven ustedes?
-                          Allí, señalando en dirección de la casa más cercana, que dicho sea de paso estaba a freír monas.
-                          Nos están vacilando, ustedes iban en el coche y además creo que bebidos.
-                          Mire señor agente que no, que estábamos en la huerta trabajando, no conocemos a esta gente de nada.
-                          ¿Entonces me quieren ustedes contar que hacen trabajando de noche en la huerta y vestidos de traje?
-                          Pues que veníamos de una boda y hemos dicho vamos a echar un vistazo a la cosecha.
-                          ¡Si aquí no hay nada sembrado!
-                          No me fastidie, ya me he vuelto a equivocar de huerto.
-                          ¿Y que casualidad que vuelca un coche en su huerta, lleno de gente que también iba de boda?  ¿No?
-                          A eso no lo sé, pregúnteselo a ellos, que nosotros no los conocemos de nada.
-                          ¿Pero se creen que somos tontos? Si además van bebidos.
-                          Eso si que no señor agente, no he probado una gotita de alcohol.-dijo el conductor.
-                          Me parece que esto se va a tener que solucionar en la comisaría, por que me está dando un dolor de cabeza.
-                          Pues que sepa que mi primo es Archaina, Fulanito de tal.
-                          A mi eso me trae al fresco, todos para la comisaría.
 
Y así es como los que estaban en la boda se enteraron del accidente, decidieron ir para la comisaría y discutir como buenos Vascos que son todos sobre el asunto, que casi hubiera sido mejor que no hubieran ido, por que se montón un follón, de no te menees, imaginaros todos los invitados de una boda a las dos de la madrugada en una comisaría, con madres, abuelas y la novia que no podía faltar al evento, ya que el novio era uno de los protagonistas, bebidos y porfiando, para evitar la multa, mejor que las pelis de líos de los 80.
 
Como no podía ser de otra manera llamaron al pobre primo Archaina, que debió de decir que hicieran con ellos lo que les diera la gana, el problema es que en la comisaría no tenían sitio para ciento y pico personas y terminaron por dejarlos marchar.

DISFRUTAR TODO LO QUE PODAÍS Y ESPEREMOS QUE EL PRÓXIMO AÑO VENGA MUCHO MEJOR, QUE YA ES TIEMPO DE QUE CAMBIEN LAS COSAS.

UN CARIÑITO PARA TODOS.

           

27 dic. 2010

¡PADRES!

            Todo lo que pasa en la vida, todo lo que somos o en lo que nos convertimos, normalmente esta originado por alguna razón o echo que sufrimos a lo largo de la misma.

            Personalmente creo, que la razón por la que yo estoy para que me encierren, algo tiene que ver con mis progenitores, que aunque lo han hecho lo mejor posible para mi que tienen alguna tara, no son primos, pero en algún momento debió de cruzarse nuestra sangre.

            No es que sea una desagradecida, si la verdad es que en casa una no se aburre nunca, es más nos reimos un montón, sobre todo con mi padre, que tiene unos puntitos.

            Le recuerdo un día tumbado en el sofá de casa con el calendario en la mano y diciendo a mi madre, que estaba preparando la cena en la cocina.
.
-         ¡Gordi! ¿Sabes que el  lunes es fiesta?
-         ¿Qué dices? Si este mes no hay fiestas en lunes.
-         Que sí, que es fiesta y el lunes que viene también.
-         ¡Chico que yo no tengo fiesta el lunes! Que yo tengo que ir a trabajar.
-         Pues todos los lunes son fiesta, que lo sepas, podríamos aprovechar para ir al campo.
-         ¿Cómo van a ser fiesta todos los lunes? ¡Tú con tal de no ir a trabajar! Eres capaz de cualquier cosa.
-         ¡Qué si, que en el calendario vienen en rojo!
-         Nena, ves a ver que calendario está viendo tú padre, que como vaya yo se lo come por incordiarme.
-         A ver papa, donde están todas esas fiestas.
-         ¡Aquí, lo ves como yo tengo razón, todos los lunes fiesta.
Cogí el calendario, le di la vuelta y le dije.
-         ¡A la papi, busca ahora las fiestas, bonito!
-         ¡Qué así no es!
-         Papa que estabas mirando el calendario del revés, los números rojos pertenecen a los domingos, aunque visto del derecho no tiene ninguna gracia., ¿verdad?
-         ¡Joder, pues si estaba claro!
-         Lo que está claro es que mañana mismo sin falta vamos al oculista, tú no puedes conducir en esas condiciones..

Efectivamente y como no podía ser de otra manera a mi padre le pusieron unas gafas.

23 dic. 2010

CENA DE CHICAS


En Navidades todos aprovechamos para reunirnos con aquellas personas a las que más queremos o necesitamos, que para el caso es lo mismo, por eso yo la semana pasada preparé una cenita de chichas con el fin de reunir a mis vecinas en casa.
            Después de convivir con ellas más de 15 años, hemos terminado por formar parte de una gran familia, a la cual me siento más que orgullosa de pertenecer.
            En esta familia hemos vivido momentos muy divertidos y algunos tristes, perdidas como la de nuestra gran Mama, mi queridísima Julia, que se marcho después de habernos unido a todos bajo su manto de apoyo y protección, ella fue la primera que instauró la fiesta de la tortilla, un clásico ya de nuestra comunidad, hizo de madre para todas y de abuela para todos nuestros hijos, era la que custodiaba todas nuestras llaves y la que solía aportar más ganas a todo, por que su capacidad de querer era infinita, de ella aprendí mucho, como de todas las demás, pero a ella precisamente por no estar, es a la que más eche de menos en mi cenita.
            A lo largo de todo este tiempo han sido muchas las cenas y los momentos de diversión, todavía recuerdo un día de verano en el que después de una opípara cena, tuvimos timba de mus, con varias mesas de jugadores.
            Yo era compañera de la Preysley la de Cuenca jugaba con su hijo (mayor de edad, no vayáis a pensar que somos corruptores de menores), andaba la Preysley faroleando, cuando se le calentó la boca creo que íbamos ganando y la de Cuenca comento
            - Afortunada en el juego...
            - Perdona bonita y en lo otro también.
            - Si yo no lo dudo, pero a saber.
            - Pues en una noche tres.
            - ¡No me fastidies! Exclame yo
            - ¡A mi es que los  movimientos repetitivos no me hacen mucha gracia!
            - Eso es por que no se moverá muy bien
            - Oye bonita mejor que el tuyo, que pesa bastante menos.
Eran las dos y media de la madrugada y justito en esos momentos entraba mi pobre lucero por la puerta del patio, llenito de grasa de haberse pasado desde las seis de la mañana montando un concierto de Alejandro Sanz.
-         ¡Vaya, ya está aquí mi hombre ahora mismo le pido yo otros tres, que no quiero ser menos!
Las risas que nos echamos a cuenta de aquella noche, no se si por los movimientos repetitivos de la de Cuenca o por los Cócteles de cava que nos habíamos pimplao.
Vivir aquí es como vivir en una pequeña aldea, desde muy pequeños, nuestros hijos han jugado en el patio, dejamos las puertas abiertas para que entren y salgan a su antojo y desde las ventanas de las cocinas los vigilábamos, si una falta el resto se hace cargo de sus hijos, tanto es así que hace dos fines de semana mi hija B, nos comenta que la koplovich se va al pueblo y deja a su nena que hagan una fiesta de pijamas, a mi me sonó raro, que la dejara sola, pero como al lado esta la Barbi que tiene llaves de su casa pensé, que podía ser posible.
Nosotros teníamos cena y teatro con toda la familia así que llegamos a eso de las doce de la noche, la niña vio luz en casa de la koplovich y nos suplico que la dejáramos ir a la fiesta de pijama. Accedimos por no aguantar a la dichosa niña y cual sería nuestra sorpresa que a la mañana siguiente mientras desayunábamos enfrentito de la ventana, vimos pasar al maridin de la koplovich con unos churros, mi Lucero y yo nos quedamos patidifusos, al ser conscientes que habíamos mandado a una niña con maletita y todo a las doce y pico de la noche a dormir a su casa, pensando en que no estaban los padres, Ahora teníamos serias dudas sobre si la niña nos había tomado el pelo y que cara abría puesto el pobre hombre al ver aparecer a nuestra criatura.
Sin demora mi lucero se puso en contacto con el, quería aclarar el asunto, pero el pobre que es muy majo nos aclaró, que la que no estaba era la mujer y el niño pequeño, que era verdad que había fiesta de pijama y que una más no se notaba.
La noche de la cena los niños se metieron en casa de la Presi entre ella que preparo algo y unas pizzas que les trajo mi Lucero se las apañaron bien, según iban llegando los padres iban preguntando por sus hijos, que ya estaban cenaditos y apuntito para dormir.
Por todo esto y muchísimo más, mis chicas se lo merecen todo, por que son parte de mi familia y como tal las quiero, no se si se lo demuestro lo suficiente, pero lo sigo intentando día a día.

            FELIZ NAVIDAD A TODOS.

13 dic. 2010

¡TRABAJO!

Llega la Navidad y los cuentos llenos de sueños e ilusión, nos inunda, haciéndonos creer que todo es posible, por imposible que esto sea.

¿Escépticos verdad?

Yo también, lo único es que como si fuera un milagro de la Navidad, me han llamado del paro( aunque yo no era creyente por lo visto hasta colocan gente) y la Agencia para el Empleo, me ha proporcionado un empleo, aunque pudiera parecer algo normal, en los tiempos que correr y con más de cuatro millones de parados que hay en España, que te llamen para un trabajo y te salga, es un milagro y si no lo es está muy cercano a serlo.
           
Sobre todo si el trabajo es sólo de mañana de lunes a viernes, sin presiones ni agobios, sentadita en tú despacho, haciendo lo que a una le gusta.
           
Si el trabajo tiene tara como no podía ser de otra manera, se gana poco dinero y además y tiene fecha de caducidad, sólo dura 6 meses que se me harán muy, pero que muy cortos, pero que pienso disfrutar como una enana por que una oportunidad como está no se tiene todos los días y menos tal y como está el panorama.

Así que perdonar el abandono de las dos últimas semanas, ha sido el proceso de adaptación a mi nueva situación, pero os prometo ponerme al día lo antes posible y sacar tiempo para compartir con todos.


           

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...