12 abr. 2011

LOS OJOS DEL DESIERTO III

Maria compendió cual era el síndrome de Estocolmo, en el mismo instante que vio como se abría una portezuela de madera y distinguió entre sombras lo que parecía ser una mujer con Hiyab. Sobre todo cuando descubrió que lo que llevaba en su mano era una bandeja con comida y una jarra.
            Lo primero que la pidió en cuanto la hubo soltado, fue agua, después comida, estaba muerta de hambre y luego intento averiguar que era lo que iba a ser de ella.
-         ¿Cuándo me van a matar? – Le pregunto muy sería, quería saber de cuanto tiempo disponía, aunque la verdad no tenía ni idea de para que.
-         Primero mi nombre, Nalim y segundo ¿Por qué estás tan segura de que vas a morir? ¿No crees que si te quisieran matar, ya lo habrían echo?
-         Si no quieren matarme, entonces ¿Qué hago aquí?
-         La verdad no lo se, estamos esperando a Mibsan, llegara está noche, el te dirá lo que quieras saber.
Maria no dijo nada, pero una vez sólo recordó ese nombre le resultaba familiar, en más de una ocasión Qasid lo había mencionado cuando hablaba por teléfono, el siempre le decía que eran cosas de negocios, ahora empezaba a entender a que tipo de negocios se refería.
Se levanto de un salto con el corazón a mil por hora, en su cabeza se agolpaban un montón de recuerdos, era como si una descarga eléctrica la hubiera despertado de su letargo.
Comenzaron a tener sentido aquellas escapadas que había echo junto a Qasid, el siempre le mandaba los billetes de avión y la hacía inscribirse en el hotel con su nombre, el siempre llegaba más tarde, habían ido a Túnez, Egipto, Yemen, Marruecos, Israel, Francia, Gran Bretaña e incluso EEUU, pero ella nunca le acompañó en sus famosas reuniones, que el preparaba someramente.
Por fin tomaba sentido el ultimo viaje que la propuso, tenía que contactar con alguien de su confianza y el la llevaría al hotel, sólo tenía que preguntar en el aeropuerto
Recordaba como todos sus problemas comenzaron, justo cuando ella había seguido sus indicaciones, la habitación del hotel voló por los aires, justo en el momento en que ella había bajado a recepción, por que no funcionaba el aire y nadie la cogía el teléfono.
La mirada de horror del hombre de la recepción y como ella echo a correr por las calles, con la certeza de que iba a morir, por mucho que intentara escapar.
Un sudor frío le recorrió la espalda, de alguna manera y sin tener clara la razón Qasid la quería matar.
Se dejo caer en la cama, como un fardo inerte y sin vida, creía a ver encontrado el amor y ahora era consciente de que había sido utilizada, no sabía muy bien ni ¿Por qué?, ni ¿para qué?, pero una vez más un hombre la había destrozado la vida, en este caso incluso, se la había intentado quitar.
Cuando la puerta se volvió a abrir, Maria no hizo ningún movimiento, estaba tumbada en posición fetal, con las manos cubriéndose la cabeza, como si quisiera desaparecer.
Una voz suave la habló y la agarró para ayudarla a incorporarse.
-         Maria, ya esta aquí Mibsan, quiere hablar con tigo, tienes que levantarte.
-         ¿Para qué? Puede matarme aquí.
-         ¡Que empeño en morir chica!
-         ¿Y qué otra cosa me queda? Me han utilizado una vez más y me han destrozado el corazón.
-         No se de que hablas, pero Mibsan quiere, que subas y tiene prisa.
-         Bueno pues no le hagamos esperar, haber si terminamos de una vez por todas con esto.
Subieron las estrechas escaleras, Maria seguía a Nalim en silencio, despacio, cabizbaja y a punto de derrumbarse y ponerse a llorar, no tuvo tiempo.
Al entrar en una estancia amplia, rodeada por cojines donde sentarse se encontró de frente con un hombre.
Se sorprendió por que no era exactamente como ella lo hubiera imaginado, era castaño y sus rasgos eran occidentales, no parecía ni siquiera musulmán, a pesar de vestir como tal.
-         Mi nombre es Mibsan. Le dijo en un tono cordial, mientras le ofrecía su mano para saludarla.
-         Creo que ya sabe el mío.- Le respondió sin entusiasmo mientras bajando la mirada hacia la mano, que se negaba a estrechar.
-         ¡Vaya! Veo que no empiezo con buen pie, es que no la han tratado bien.
-         ¿Qué entiende usted por bien? Golpear, atar, encerrar, no cree que es una forma un tanto especial de tratar a un ser humano.
-         No hubo otra manera de salvarla la vida, la iban a matar y hubo que intervenir directamente.
-         Y tan directamente, todavía me duele la cabeza.
-         ¡Lo siento! Creo que fueron más sutiles en el hotel.
-         ¿Cómo, poniendo bombas?
-         ¡No! Cortando el teléfono, para hacerla salir de la habitación.
-         ¡No entiendo nada!
-         Intentare explicárselo de manera rápida. Qasid la ha utilizado.
-         ¡Noticia fresca! – Exclamó sarcástica.
-         Veo que ya ha llegado usted solita a la conclusión. En fin que una vez todo el servicio de espionaje Libio puesto en movimiento, para matarla por alta traición, nosotros teníamos que protegerla.
-         ¿Nosotros? ¿quiénes? Y ¿por qué?
-         Por que es la única manera de destruir a Qasid y romper las fuerzas de espionajes Libias.

Maria le miro sorprendida, sin poder articular palabra alguna y sin entender como demonios había terminado metida en esto.

11 comentarios:

  1. me he reido con lo del empeño en morir. Muy real lo que he leído.

    ResponderEliminar
  2. Me voy a comprar "Matar a Gadafi" YA.
    Este relato es distinto a todo lo que habia leido tuyo hasta ahora.Voy a buscar la parte I.

    ResponderEliminar
  3. Genial Odry, genial. Y no me tardes mucho en poner la siguiente parte que si no, no te presto mi manto de invisibilidad. Aunque tu con las gafas ya eres cuasi invisible a los ojos del mundo.

    En serio me ha gustado mucho como relatas los acontecimientos, con la justa velocidad para no perderte y tener tiempo en saborearlos y recrearlos en la cabeza.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso relato. Excelente trama y sorprendente final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. sí, que continúe la historia. Quedé todo el tiempo con saber que pasará. una fluidez exquisita.

    seguiré pendiente,

    un besooooo

    ResponderEliminar
  6. Bien...más historia por favor...

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Oye,se te da muy bien estas historias...

    ResponderEliminar
  8. ¡¡La leche Odry!!
    Me has dejado con ganas de más¿Habrá sangre?
    besostes y gracias,ya sabes porqué.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Estoy esperando ya al siguiente, cañita en mano y por que dejé de fumar sino tambien con el piti. Biquiños

    ResponderEliminar
  10. MIL GRACIAS A TODOS, OS ADVIERTO SOYS DEMASIODO CONDESCENDIENTES CONMIGO Y ESO PUEDE TENER EFECTOS SECUNDARIOS, OSEA QUE ME TENGAÍS QUE AGUANTAR MÁS, LO CUAL ES SERÍAMENTE PERJUDICIAL PARA LA SALUD.
    PERO DE CUALQUIER MANERA MIL GRACIAS, POR ESTIMULARME, VOY A MANDARSELO A MIS BESTIAS PARDAS A VER SI TIENEN EL MISMO EFECTO QUE EN MI Y LES DA POR ESCRIBIR ALGO.

    UN BESAZO FUERTISIMO A TODOS.

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...