28 abr. 2011

OJOS DEL DESIERTO V

Cuando Maria llego a la Embajada de Francia en Trípoli, se sentía fuera de lugar y eso que hubo un tiempo en el cual se hubiera sentido como pez en el agua, pero una decepción amorosa y tres semanas de entrenamiento en el desierto, habían bastado para cambiarla su forma de verlo todo.
 
            Al mirarse en el espejo de la entrada se sonrojo, nunca se había puesto un vestido tan ajustado, la verdad es que apenas se reconocía, su piel dorada y su cabello más rubio de lo habitual, hacia que resaltaban sus ojos verdes, dándole una mirado un tanto felina los labios pintados de rojo pasión, el mismo color que su vestido conseguirían que no pasara inadvertida aquella noche en la fiesta, que al fin y al cabo era de lo que se trataba.

            El mayordomo la acompaño a la sala y lo primero que hizo fue dirigirse al camarero que tenía las copas de Champán, necesitaba beber algo para poder hacerle frente, hacía dos meses que no le veía y después de saber que la quería muerta, pues hubiera preferido no venir a buscarle.

            Después de beberse dos copa, decidió que ya había llegado el momento. Recorrió algunas de las salas y lo encontró en la sala de villar, le sorprendió que Mibsan y el estuvieran jugando, mientras mantenían una animada charla, la verdad es que Mibsan parecía otro hombre, se había afeitado y vestía como un occidental.

            Por un instante pensó que no sería capaz, pero se sorprendió así misma diciendo.

-         ¡Qasid, te he estado buscando por toda Trípoli! – Le dijo mientras observaba como el quedaba totalmente fuera de sitio.
-         ¡Ho-la Maria! – Le contesto a trompicones por la sorpresa.
-         ¡Qué alegría de verte!, después de tú ultima llamada en la que me pedías ayuda, me temía lo peor y no ayudaba nada el que al llegar aquí no te encontrarse, pensé que te había sucedido algo, ahora estoy feliz de volver a verte, no sabes todo lo que me ha pasado en estas tres semanas, ni te lo imaginas.
-         Fui al hotel a buscarte, pero me contaron lo sucedido y que tú desapareciste sin dejar rastro alguno de tú paradero.
-         Sí, fue horrible, menos mal que todo quedo en un susto, no sabes la suerte que he tenido y lo bien que me han acogido aquí.
-         ¡Vaya Qasid! ¿Conoces a la única mujer guapa de la fiesta y no me la vas a presentar? – Mibsan intervino, estaba totalmente metido en su papel.
-         Perdón Mibsan, ella es María.
-         ¡Preciosos nombre, para una preciosa mujer! – Le dijo mientras le besaba la mano.
-         ¡Vaya! que galante es usted.
-         ¡Por Dios! Dejemos las formalidades, creo que podemos tutearnos, ¿verdad?
-         Por supuesto.
-         Veo que te has bebido tú copa, ¿Quieres que te traiga una? Le dijo Qasid, mientras le cogía la copa vacía.
-         Muchas gracias, eres un amor, tan atento como siempre. – Lo decía con segundas, pero el seguramente ni lo imaginaba.
En el mismo instante en que se alejo por la puerta, Mibsan se la acercó, para hablarla.
 
-         ¡Has estado fantástica!
-         Muchas gracias, tú tampoco has estado mal, crees que sospecha algo.
-         No, lo que creo es que ahora mismo, esta avisando de donde te encuentras, así que hazte un favor, ni se te ocurra beberte la copa que te traiga.
-         Vaya que rapidez.
-         Que esperabas, eres su mejor carta.
-         No te preocupes, soy consciente de todo y no me dejare llevar por tonterías.
-         Eso espero por el bien de todos.

Cuando Maria iba a protestar por el comentario, un gesto de Mibsan la hizo girarse, Qasid había vuelto con las copas.

-         Perdona que me la lleve Mibsan, pero llevo dos meses sin verla y me muero de ganas de estar con ella a solas.
-         Nada parejita a lo vuestro, estáis perdonados.
Qasid la agarró por el brazo y un escalofrío la recorrió todo el cuerpo, pero le respondió con las mejores de sus sonrisas.

Mibsan se paso el resto de la noche vigilando los pasos que Qasid iba dando, cada vez más sorprendido por su comportamiento, no podía entender nada, de la sorpresa del principio había pasado a una euforia desbordante. Iba de un lado a otro por toda la fiesta presentado a María a diestro y siniestro orgulloso como si fuera un trofeo.
Un camarero se acerco a Mibsan.
-         ¿Quiere otra copa, señor?
-         Si, creo que la necesito, que tal va la cosa.
-         Mal, acabo de oír como le pedía que se fuera con el esta misma noche.
-         Y ella que ha contestado.
-         Ha cambiado de tema, imagino que espera una respuesta, por nuestra parte.
-         Esto lo cambia absolutamente todo.
-         Habrá que pasar a un plan B.
-         No existe un plan B, pensábamos que intentaría quitársela del medio en cuanto la viera, ahora todo cambia, si ella se va con él, adiós a todo el operativo, no servirá de nada, además del peligro que para María eso implica, no podríamos protegerla sin quedar todos al descubierto y si no lo hace, él puede empezar a sospechar.
-         Vamos que se ha cargado de un plumazo nuestro único cartucho.
-         Tengo que hablar con ella, debe saber como está la situación.
-         Intentaré avisarla.
 
No tardo el camarero en acercarse a María para cambiarle la copa y disimuladamente le comento que se acercara al baño.
María sólo tubo que ver la cara de Mibsan para saber que algo malo estaba ocurriendo, no tardo en confirmar sus sospechas.
-         Yo lo tengo todo perdido, ahora que me ha visto no tengo escapatoria, por que no seguir con el operativo, yo me iré con el, que mejor manera de seguir sus pasos.
-         Te olvidas de que te quiere muerta.
-         ¿Entonces por que me ha presentado a todo el mundo?
-         No lo se. – su voz sonaba a derrota y su aspecto era el de un hombre que lo acaba de perder todo.
-         No te preocupes, se lo que estoy haciendo, deséame suerte, la voy a necesitar. Me alegro de haberte conocido. – María se acercó, dándole un beso de despedida
-         No puedes alegrarte, al final te he servido en bandeja de plata.
-         Así es la vida, además no puedes seguir salvándome, al final morirás en el intento, está vez déjame que lo haga por mi misma.
-         ¡Lo siento!
-         Todavía no estoy muerta, tanta desconfianza es muy humillante.
-         No sabes lo peligroso que es Qasid.
-         Tampoco Qasid sabe lo peligrosa que soy yo, te veré pronto.
Le dio la espalda y se dirigió hacía la gran sala de baile, allí agarró por el brazo a Qasid y le dijo algo al oído, este la miro sonriendo, la beso en la mejilla y momentos después salieron juntos de la fiesta, bajo la atenta mirada de Mibsan, que no sabía porque tenía aquel sentimiento de rabia y culpa, que hacían que estuviera a punto de perder el control.

16 comentarios:

  1. ¿Se corta en el momento del sexo?

    ResponderEliminar
  2. Niñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa...¿Andé está el resto?Jopetas con lo interesante que estaba.
    Pero al final ¿Hay lío o no?
    Ainsss que nervios...
    Besazos a mogollón.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esta María que afronta el peligro de cara y enfudada en un vestido rojo, (espero que debajo le queden armas para defenderse)

    ResponderEliminar
  4. DDMX: Que no, que es ahora cuando viene lo mejor, je je je

    Un besazo.

    MORGANA: Nena aquí hay de todo, pero no lo puedo abreviar más, palabrita que me doy maña.

    Un besazo.

    PILAR: Mi niña una mujer siempre tiene un as bajo la manga, eso espero por que si no lo lleva claro.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Odryyyyyyyyyyyy,que aprovehando la festividad del 2 de mayo me iré a la Adrada(Avila)donde ponen un mercado medieval.Todos los años voy ,es una pasada,la gente del pueblo va vestida de la época y hay miles de puestos de artesanía,madera,seguro que te gustaría ,está a 5 kms de donde paso el verano.
    Si puedes dile a tu churry que os váis a pasar el día, está a 90 kms de Madrid por el pantano de San Juan.
    Quizás puedas coger ideas para tu relato.
    Adiossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. MORGANA: Muchas gracias, tnemos pendiente una quedada de autocaravans, pero si al final no podemos ir es una buena idea.

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  7. Odryyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy tienes un regalo en mi blog,en la parte superior.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Nos dejas con la miel en la boca. Te sobra imaginación y talento para hacer un gran relato.
    Felicidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. En cada nueva entrega te superas a la anterior, que nerviossss. No puedo con tanta intriga.

    Que te diviertas tires pa donde tires.

    ResponderEliminar
  10. MORGANA: Mil gracias, preciosa.

    Un besazo.

    S: algo muy emocionante, "Espero" Je je je

    Un besote.

    DISANCOR: Eres un encanto, pero hay algo en lo que si que llevas razón me sobra imaginación y me falta talento.

    Un besazo y mil gracias.

    NEURIWOMAN: Yo tampoco eso es lo peor. je je je


    Un besazo y mil gracias.

    ResponderEliminar
  11. Pasaba a desearte un Feliz Domingo y Día de la Madre. Muchas felicidades.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Maaaaaaaaaaaaassssssss!!!!! si es que me quedo siempre asin con las ganas
    ¡¡Que publique más!

    Un besote

    ResponderEliminar
  13. Hola..venga venga, que nos quedamos en lo mejor....ja ja, gracias guapa, buena tarde, besos aniñados...

    ResponderEliminar
  14. DISCULPA MI IGNORANCIA ¿QUÉ ES UNA SALA DE VILLAR?

    ResponderEliminar
  15. NEURIWOMAN: Mil gracias con retraso, lo siento.

    Un besazo.

    40 Añera: Estoy en ello, espero no decepcionarte tesor.

    Un besazo.

    DON VITO: Muchas gracias, me pongo manos a la obra.

    Un besazo.

    OJT: Tesoro, es la sala donde se encuentra la mesa de Villar, como los locales de los recreativos pero en fino.

    Un besazo.

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...