8 ago. 2011

VIAJE A GRAN BRETAÑA




            Como todos los años en cuanto llegan las vacaciones, mi Lucero y yo nos ponemos en marcha con nuestras queridas bestias pardas y la casita móvil, que es la manera de viajar que a mí más me gusta, desde que la tengo he pasado por más de 7 países diferentes y cada día es una aventura, donde todos aprendemos algo, por no decir de lo encantados que llegamos a estar en algunos de los sitios que tenemos el privilegio de poder visitar, es por ello que me gustaría poder hacer participe a todos de aquellos lugares que visito y de alguna manera podáis acompañarme en la aventura vosotros también, espero que os guste.


Isla de Re, muy cercana a la Rochelle y a la cual se accede por un precioso puente, es una isla llena de vegetación y pequeñas construcciones que no superan las dos plantas, con pequeños pueblecitos costeros todos ellos., lo que más me impresiona que a diferencia de España la gente no esta en las calles todo el día, sólo en la zona costera ves gente paseando y la tranquilidad se respira por todos y cada uno de los poros de la piel, es llegar y una extraña sensación de bienestar te recorre todo el cuerpo.
Una tarde de playa perfecta con un mar totalmente en calma y el agua a una temperatura muy agradable que invita a tomarse un placentero baño.
Un paraíso para los ciclistas, que tienen un carril a lo largo de toda la playa y un montón de recorridos en el interior que te llevan desde un pueblecito a otro.


Saint Malo, precioso pueblo amurallado, pasear por sus calles es como retroceder en el tiempo, todas las construcciones de piedra gris oscura que le dan un solemnidad impresionante y sus calles empedradas un maravilloso recuerdo de siglos atrás, la marea baja deja que puedas visitar un islote cercano donde una pequeña fortaleza se alza en ella.

Cientos de metros de playa que cuando la marea sube desaparecen, es curioso como el Cantábrico juega con sus mareas a lo largo de la costa.



Monasterio de Saint Michael, es el lugar que más me ha impresionado de todos los que he visto a lo largo de mi vida, una faraónica construcción hecha en piedra y anclada en ella. Es impresionante de lejos, pero cuando te acercas te quedas helado ante tanta majestuidad y solemnidad, con un pequeño pueblecillo en un lateral y una muralla que se construyo para evitar que en la guerra de los 100 años fuese destruida la abadía que se comenzó a construir en 750 Dg. y a la que se le fue agregando el monasterio en el siglo 1000 y poco a poco las construcciones que terminan dando a Saint Michel la forma de pirámide que tiene, irguiéndose hacía el cielo, como si con su punta más alta intentara atravesarlo.

De una belleza sin igual se visite a la hora del día que se visite, el atardecer es mi favorita, el juego de luz según se va metiendo el Sol es una autentica maravilla, aunque tanta belleza puede parecer amenazante cuando las nubes se ciernen sobre lo más alto, mientras los pájaros no dejan de emitir sonidos que te ponen los pelos como escarpias.


El interior del monasterio las sensaciones se agolpan y puedes llegar a sentir como vivían aquí hace cientos de años, con sus salones de grandes chimeneas y sobriedad absoluta, la piedra es la única pieza de decoración y algunas techos de madera, con pequeñas capillas en un laberinto de pasillos, algunos angostos y otros algo más amplios, uno podría perderse y tardar bastante tiempo en salir de este laberinto.

Las calles del pueblo sin embargo están llenas de gente que andan de un lugar a otros buscando souveniers y cotilleando en todos y cada uno de los recovecos de está majestuosa construcción.

Al igual que en Saint Malo, la marea caprichosa del Cantábrico juego a su placer y hace que de repente al anochecer suba a una velocidad digna de verse y cubriendo el rededor de la isla en menos que canta un gallo, dándole más belleza si cabe al lugar, sobre todo cuando al anochecer el cae a su lado de un tono rojizo que cubre el cielo entre azules, claros y oscuros. 



10 comentarios:

  1. Envidia sana me das,bruji.Disfruta que solo se vive una vez.
    mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Que suerrrteeeee, yo quiero de mayor tener una casita movil como la tuyaa. Pasalooo muy bienn guapa.
    SIDRINA

    ResponderEliminar
  3. Pero este ¿es el Mont saint-Michel que cuando sube la marea se queda aislado?

    ResponderEliminar
  4. Que envidia mas envidiosa me ha subido, verde no te digo más me he quedado yo que este año simplemente he cogido vacaciones de mi misma porque de lo demás nanai
    Disfrta guapetona
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. cuando era niño viajaba en la casa voladora (caricatura) y era genial aquello, ahora lo sigo haciendo, nada ha cambiado.

    Gracias por trasladarme a estos escenarios, por el eje virtual donde te observo.

    besoooote.

    ResponderEliminar
  6. VALDOMICER: Muchas gracias, la verdad es difícil no disfrutar de sitios tan bonitos.

    Un besazo.


    MORGANA: En ello estoy la pena es que dure tan poco.

    UN besazo Guapísima.


    SIDRINA: La verdad es que mi casitamovíl es una gozada, es la mejor manera de viajar, sobre todo si conduce otro, je je je.


    Pseudosociologa: Si por eso la foco en la que nos quedamos atrapados en el barro, menos mal que no se ve bien, je je je



    40AÑERA: Tesoro, yo por que tengo la casa acuestas, que si no, no las veía tampoco.

    Un besazo preciosa.

    AMBROSIA: Todo se andará cualquier día los coches vuelan y las autocaravanas se convierten en casas voladoras, je je je

    Es lo que tiene la imaginación que es una maravilla.

    ResponderEliminar
  7. Hola ODRY, en primer lugar agradecerte tu comentario, por seguir mi espacio y que te aya gustado.
    He disfrutado de tu viaje tanto como si fuera en el capó de tu casita ambulante, lo explicas tan bien , que lo he vivido.
    Buen viaje.
    SALUDOS.
    PD.No me importa que no hagas comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Hola preciosa, vaya vacaciones y vaya fotos tan espectaculares. A disfrutar de tan bellos espacios.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Maravillosa crónica y maravilloso reportaje fotográfico. Con las fotos también nosotros hemos disfrutado de tus vacaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar