3 sept. 2011

CICLISMO, DEPORTE DE RIESGO.



Unos rayos de sol son suficiente para congregar a esta mi Comunidad. Con lo cual imaginar lo que da de sí un verano entero, salimos cual hormiguitas y nos adueñamos de los banquitos, donde nos empeñamos en arreglar el mundo y nuestras maltrechas economías. Discutimos de mil temas diferentes, por que otra cosa no, pero variación no nos falta. La semana pasada toco ciclismo.
No, no os llaméis a errores, nosotras el único deporte que prácticos asiduamente es el de levantamiento de cerveza, fresquita si puede ser y pincho a la aceituna, este ultimo deporte de riesgo, si tiene lugar después de beber varias cervecitas seguidas, no digo más. Sin olvidar un músculo fundamental “la lengua”, tan necesaria para lo que viene siendo la comunicación, pasamos la tarde y de paso nos ahorramos un dineral en terapias y psicólogos.

            Nuestra Presi se compro una bici, el fin era bueno, compartir tiempo con su vástago y además hacer deporte, pero la pobre se dejo asesorar por el personal especializado de la tienda, de esos que te dicen:


-         ¡Le va que ni pintada! por tamaño, esta es su talla.

Y tú le miras, como diciendo si necesito una escalera para llegar al sillín, pero te dejas asesorar

Que no es que no sepan lo que hacen, pero ¿por que los hombres se empeñan en que los pies no nos lleguen al suelo?, nosotras necesitamos estabilidad y por tanto una vez que terminas de pedalear. Lo que queremos es poder apoyarlos y no dejarnos los dientes en el asfalto.

En fin que ella pensó al igual que lo hacemos todas, “En cuanto llegue a casa bajo el sillín”
 
Y es ahí donde comenzaron sus males, el sillín baja 3 cm., distancia insuficiente para que los pies lleguen con seguridad al suelo, aún así arriesgo e hizo una primera incursión en el mundo del ciclismo.

El primer paso era saber si podría mantener el equilibrio y lo consiguió.
El segundo era si era capaz de pedalear y cambiar de marchas y lo consiguió.
El tercero era hacerlo asiduamente y es justito en este punto donde comenzó su desdén.
 

Los sillines de bici son el mejor anticonceptivo que conozco, una tarde de paseo y una semana de dolor, garantizado. Así no es de extrañar que la de cuenca diga eso de:

-         El deporte es nocivo para la salud, no hay deporte que no produzca desgaste en huesos, lesiones y además es agotador, para mí que no es bueno sudar tanto.

Nuestra ilustre Presidenta, tuvo a bien contarnos con detalle, como sus zonas más nobles sufrieron las secuelas de la que se convirtió en su arma de tortura y eso que a veces hasta vibraba. Aunque prefiero no detallar, no vaya a ser que me suba la cuota
de la comunidad por indiscreta.

Solo que imaginar a nuestra Presi decirle a su maridín el taxista eso de:

-         Nene esto no es lo que parece.
 
Fue razón suficiente para el cachondeo.

            Entre las soluciones propuestas por las allí presentes (ninguna tenemos ni pajolera idea del mundo del ciclismo), iban desde un sillín de gel (yo lo tengo y no garantiza nada) pasando por todo tipo de utensilios validos para la zona, para terminar en un pañal gigante, que junto con las mayas, sería lo más cercano a los pitufos en versión blanco y negro, antiestético sí, pero menos doloroso.

En fin que sin ánimo de molestar, me da la sensación que mi querida presidenta, va a dejar el deporte para mejor ocasión y buscará algún otro tipo de actividad para compartir con su querubín.

           

           





           



13 comentarios:

  1. jajajaja que bien os lo pasáis en vuestra comunidad, estas sesiones no tienen precio !

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Olvidé decirte que me ha encantado la crónica de tus vacaciones tanto como los destinos, me alegro de que lo hayas disfrutado tanto, besos !

    ResponderEliminar
  3. Venden ropa "ad hoc" con la zona a sufrir acolchadita....ainssss....lo que nos ahorramos de terapia con las amigas.

    ResponderEliminar
  4. BET: La verdad es que es mucho mejor vivirlo que contarlo, pero sigo intentandolo.
    Gracias me alegro de que te haya gustado

    Un beso.

    PSEUDOSOCIÓLOGA: Si, lo se, pero no estoy segura de que lo vuelva a intentar, je je je

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. La pobre se por experiencia lo que escuece el sillin, jajajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Buena historia, un poco ajetreada por la misma situación, pero se lo paso bien

    '-0

    ResponderEliminar
  7. 40añera: Y yo mi niña y yo.

    Un besazo.

    AMBROSIA: Bueno a lo mejor al principio, pero le duro el desazón una semana, y eso en ciertas partes de nuestro cuerpo es a tener en cuenta.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Si es que el mejor deporte es el que se practica desde el sofá ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  9. PILAR: Bueno y en la cama también , je je je
    Me estoy volviendo de un verde, debe ser la edad.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Ya perdonaras, pero sin darme cuenta le puse el comentario en el Blog de Pilar, aunque era para ti..


    Permíteme que te de mi opinión como gran aficionado a la bici.
    - Coger la bici es como comenzar cualquier actividad deportiva nueva, hay que comenzar con cargas ligeras y ritmos suaves, es muy importante la técnica, el equilibrio y saber jugar con los desarrollos, así que poquito a poco y sin desesperarte, y hazlo con alguien que entienda par empezar.
    - Al principio el sillín sobre todo para las mujeres es como un caballo de tortura, te duele el culo y se te pone el chichi como un tomate. Usa sillines de chica y poco a poco iras haciendo callo.
    - La distancia de sillín a pedales debe ser la adecuada para que la pierna quede en semiflexionada, nunca que te lleguen los pies al suelo, la postura no es ergonómica y te repercutirá en problemas de espalda.

    ResponderEliminar
  11. MIKEL: Me e reido con lo de Pilar, ya me imaginaba yo bici en mano.
    Yo monto en bici, sobre todo en verano me encanta y has descrito las secuelas con total conocimiento del asunto, mi Lucero es un buen deportista y siempre me dice lo mismo que tú, pero chiquillo mi estabilidad necesita saber que en cualquier momento puedo poner los pies en la tierra, más que nada por que soy patosa de narices y son precisamente estas las que sufren las leche.

    Un besazo y mil gracias por tu estupenda clase, ahora ya no regañare tanto a mi chico cuando me cuente lo de la espalda y la semiflexión de la rodilla.

    ResponderEliminar
  12. Odry, guapa, dos cositas. Una: la descripción de tus vacaciones me ha dejado destrozá de pura envidia. Yo también quiero una furgona así para irme a recorrer mundo en cuanto me jubile, que me quedan cuatro telediarios.
    Dos: ¿Para qué quieres tú un sillín de gel? Es que no me hago a la idea.
    Besos, nena.

    ResponderEliminar
  13. CONTANDO LOS SESENTA: Envidia me ha a mi saber que te queda tan poquito pa jubilarte, que a mi me queda un montón de años y eso si no siguen prolongandolo más.
    Segundo: Es que yo también monto en bici sobre todo cuando viajamos, por que es nuestra forma de movernos.

    Un besazo y mil gracias por comentar.

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...