4 oct. 2011

LAS ANDANZAS DE MANUELA.

            Gracias a todos por vuestra preocupación ante la vuelta de Manuela, pero de momento sobrevivimos que no es poco y dicho sea paso, aunque la situación sea como para llorar, nos lo estamos tomando con mucho humor, que se le va a hacer al mal tiempo buena cara y para cara la de Manuela, que le ha dado por ir pidiendo un cigarrito o en su defecto 5 €.
Con este panorama el patio está en tensión, las pastillas tranquilizantes rulan por la comunidad, cual litrona en botellón, son los efectos colaterales a la vuelta de Manuela y eso que anda en estado catatónica, aunque eso no la impide seguir danzando.
 
            Manuela campa a sus anchas cual Don Quijote de la Mancha, en busca de gigantes y chocándose día sí y día también, contra todo lo que pilla, que esta mujer no dispone de tanta imaginación, como el hidalgo. 

            Su escudero en este caso es Bruce Willis, hijo predilecto de la familia tronada, que la hace caso en todas sus neuras y llama al Samur cada vez que se lo pide.
 
            En fin uno de los médicos del Samur, muy profesional el hombre, decidió llamar a la policía, para poder echarla un vistazo sin riesgo de sufrir percance alguno, por que entre Manuela y Bruce Willis, la verdad, creo que se debió sentir algo intimidado.
 
            Había que ver a esa Manuela haciéndose la sueca, como si la cosa no fuera con ella, intentando dar esquinazo a la policía y al médico que esperaban la ambulancia, mientras miraba de reojillo y andaba cual chiquito de la calzada al relentí, en dirección de la casa de la Paca.

            Ante semejante situación y sabiendo las consecuencias de cómo acaban los encontronazos, Paca, Manuela. Una suele terminar detenida y la otra en urgencias, con un ataque de histeria, eso sí, si al Paparazzi no le da por intervenir, por que entonces eran dos las que terminaban en el hospital, Manuela con el coscorrón y Paca con el ataque de histeria por tener que pagarle otro juicio de faltas a Manuela, mientras el Paparazzi termina en comisaría, las tres que allí nos hallábamos, casi hacíamos apuestas a ver quien se iba en la ambulancia, si la Paca, Manuela o ambas dos, que también sería como para grabarlo en video (Sí, lo sé, soy lo peor).

  
            Odry:   ¿Quién ha llamado al Samur?, si no hace un par de horas se ha ido otra ambulancia.
            Seño:   Bruce Willis.
            Odry:   ¿Quién fue el guasón que le planto ese mote?
            Seño:   Creo que fue el taxista.
            Odry:   Pues yo le encuentro mucho más parecido al jorobado de Nortradame.
            Sibila:   Yo también, la chepa la lleva desde luego.
Seño:   Hay que ver como le gusta el riesgo a esta mujer. – Por supuesto hablando de Manuela.
Sibila:   Si que es verdad, sabiendo que el Paparazzi tampoco anda muy bien de la azotea, ya son ganas, de seguir tocando las narices.
Odry:   Menos mal que avanza cual Duquesa de Alba en busca de noviete. Así muy mal se le tiene que dar al policía para no engancharla.
Seño:   A no ser que el Poli caiga sucumbiendo a su caída de ojos.
Odry:   La que se va a dar un trompazo es ella, como no la ayuden a bajar las escaleras.
Sibila:   De cualquier manera, yo creo que ha vuelto mucho peor ¿Verdad?
Seño:   Si, yo quiero saber donde la ingresaron.
Sibila:   ¿Para que, si está fatal?
Seño:   ¡Por eso mismo reina!
Odry:   Menos mal que el poli la a girado, por que si la llega a enganchar el Paparazzi, la vierte toda.
Odry:  Os habéis dado cuenta de que somos unas bichas.
Sibila: Y que podemos hacer con semejante espectáculo.
Odry:   Pues rezar para que no venga para acá, no es que sea cobarde, que lo soy, es que a mi ya me a atizado.
Seño:   Miremos el lado bueno si le da por venir, siempre podremos salir corriendo.
Odry:   También es verdad, aunque todo sea que esté fingiendo y nos la llevemos dobladas.
Sibila:   ¿Tú crees?
Odry:   La verdad es que no, pero es que esta mujer nunca ha dejado de sorprenderme.

Y es así como pasan los días, en esta mi maravillosa y plural comunidad, sólo esperemos que a Manuela, no le de por jugar al bombero pirómano, en uno de sus delirios quijotescos.

10 comentarios:

  1. hola Odry,me encantan las aventuras y desventuras de Manuela,si es un personaje real debe ser desternillante...
    te felicito por tu blog porque en él se encuentra un sentido del humor muy especial.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué horror!yo tengo una manuela en mi vida y no sabría qué hacer!

    ResponderEliminar
  3. Os imagino como a la cuadrilla tras la barrera, viendo como el nuevo maestro se enfrenta al toro, bueno en este caso vaca, ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  4. FILO: Mil gracias por tu comentario, lo único es que no es de ficción, ya nos gustaría.

    Un besazo

    S: Tesoro pues ir al psicologo, lo que hacemos todas.

    Un besazo.

    PILAR: Nunca mejor dicho, por que estabamos todas en el descansillo de Sibila y la Seño y tesoro está muchacha en sus mejores tiempos, era peor que un miura de los de verdad.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Mira por donde vais a tener gimnasia gratis. Todas corriendo para el mismo lado y vuestra Manuela detrás. A cuidarse, reina.

    ResponderEliminar
  6. Acá es donde el personaje y el autor interactúan y parece no haber diferencia. En este sentido, siempre existe un poder sobre natural que los resuelve. Vaya, sino debemos estar alertas.

    Odry, imaginación no te falta.
    hasta pronto 0_0

    ResponderEliminar
  7. NEURIWOMAN: Mira ese lado no se lo había mirado yo,si es que esta Manuela sirve pa to.


    UN besote.

    AMBROSIA: Tesoro ya me gustaría a mí interactuar, yo me conformo con que no nos pille desprevenidas.


    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. La realidad sieeeeeempre supera a la ficción.

    ResponderEliminar
  9. PSEUDOSOCIÓLOGA: Hay tienes toda la razón, Manuela es única e irrepetible.


    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Envío tranquimanices con carácter urgente
    Un besote

    ResponderEliminar

KAYSERSBERG Y TURCKHEIM, DOS PEQUEÑOS PARAISOS DE ALSACIA

Kaysersberg, era nuestro próximo destino. Un pequeño y bonito pueblo, que el sol de un precioso día de verano convertía en una magnif...