1 nov. 2011

GIMNASIOS Y OTROS DESASTRES.

            Viernes 18:30 de la tarde, suena el telefonillo.

-         Sí.
-         Nena que soy yo, habré que te tengo una sorpresita.
Ostras que intriga, que sorpresa me traerá mi hermana, pienso para mis adentros, mientras entra ella con sus gafitas de sol, bolsón de deporte al hombro y vestida para el gimnasio.
-         ¡Hola súper!
-         Hola, ¿Cuál es la sorpresita? ¿me has comprado algo?
-         No, si no tengo un duro, te he conseguido un pase para mi súper gimnasio, me lo han regalado para mi cumpleaños.
-         Y eso, ¿es bueno?
-         Toma claro, cuando lo veas te vas a querer apuntar, es súper chic
-         No estoy yo tan segura, a mí como que los gimnasios me dan alergia.
-         ¡Jo! Que pesimista eres, dile a tú Lucero que el también se viene, tenéis cinco minutitos.
-         ¿Para qué?
-         Para salir pitando, que nos perdemos el spinning.
-         ¿Y eso que es?
-         Pues hacer ejercicio encima de la bicicleta a todo pastilla.
-         Tesoro, los únicos gimnasios que e visitado han sido los de mis bestias pardas, el único ejercicio, el desgaste de lengua, para poner verde al profe, que además de borde,
 ni siquiera estaba bueno, además de sobra sabes que no hago más actividad física que las propias del marujeo y una noche de baile loca, dos o tres veces al año, que se me están oxidando las vecinas ¿de verdad crees que voy ha montarme en una bici, para echar el higadillo por la boca, después de haberme merendado toda la tarta de queso que me quedaba en la nevera?

-         ¡Qué asquito das! ¿Y dónde lo echas? Adieta ando yo y no pierdo un gramo.
-         He sacado la mejor genética de la familia.
-         Pécora y encima con recochineo, a mí eso me da igual, tengo dos pases y no tengo nadie que venga conmigo al gimnasio,  así que en marcha.
 
Hace años descubrí que cuando mi hermana pequeña para más INRI a la cual la saco la friolera de 17 años, decide algo, yo termino haciéndolo, aunque sepa que me voy a arrepentir.

Me puse mis mayas y la camiseta más ancha que encontré por casa.
Nada más verme mi hermana, me dijo.

-         Nena pareces una campana.
-         ¡Estoy mayor! Para lucir las chichas al aire, como tú.
-         Tú lo que estás es tonta perdía, vamos que tú Lucero ya está listo.
-         ¡Espera que me perfume!
-         No, si todavía se maquilla y todo, menos mal que la he convencido para que deje los tacones en casa.
 
La verdad es que con las prisas, no se me ocurrió otra cosa que coger mi Chanel nº 5 y echarme en las axilas a discreción, vamos lo que viene siendo medio bote.

Por el camino convencí a mi hermana, más bestia parda que mis propios hijos en cambiar el spinning, por el pilates, mucho más sosegado.
La clase empezó bien, pero una vez finalizado el calentamiento, el profe decidió que hiciéramos la garza, y hay me tenéis cual Karate kin cualquiera, brazos extendidos, pierna subida a la altura de la rodilla y apoyando todo el peso en una sola pierna, perdiendo el equilibrio segundo si y segundo también, 
¿por qué para que lo vamos a negar si no e sido equilibrada en mi vida, lo iba a ser mi cuerpo? Y para rematar la estampa un pestazo que salía de mis asilas increíble, hasta yo misma me mareando y todo, mierda de Chanel nº 5 esto no es lo que sale en los anuncios.
 
El pobre profesor se empeñaba en sujetarme y a mi se me caían los chorretones de la muerte, por el pestazo que desprendía.
Me daban unas ganitas de decirle al muchacho.

-         Mire usted es que yo trabajo en una perfumería, que este olor no es mío, que yo no atufo tanto.

En cuanto el hombre se dio la vuelta, corriendo le quite la toalla a mi hermana y me di dos buenos restregones, sobaquillo pa iba, sobaquillo pa bajo.

Cuando me vio mi hermana, casi me atiza un puntapié en el culo, menos mal que no llego, si no me como el espejo.
Chica que cualidades las de mi hermana hacer la garza y atizarme a la vez, como se la nota a esta chica el gimnasio.

A partir de aquí me empecé a sentir mucho mejor, una vez retiradas las toxinas, el sudor y el perfume, todo en uno, comencé a respirar con normalidad y hasta era capaz de aguantar un segundo el equilibrio.
El profe no se me volvió a acercar en toda la clase, no quiero imaginar el porqué.

            Para completar el pack  del gimnasio, una buena sauna y un bañito en el yakusi, que pensé, esto lo único bueno del puñetero gimnasio.

            Todavía tengo agujetas, pero claro solo han pasado 5 días y yo tenía un nivel de oxidación muy grande. Por cierto tampoco me he echado perfume, necesitaba liberar mi olfato de semejante intoxicación.

            Conclusión, El gimnasio no es para mi y mucho menos para mi perfume.



Añadir leyenda




17 comentarios:

  1. jajaja, madre mia pues estás como yo...yo también creo que no podría ni mover un músculo después de hacer algo de ejercicio. Oxidación también total.Pero dicen que es sano eh? no se yo...jeje. Abrá que hacer algo de vez en cuando no? Bueno el regalo de tu sister era bastante especial, al menos por lo del yacuzzi (o como diantres se escriba)

    ResponderEliminar
  2. Que gracia me hace lo que cuentas y como lo cuentas, si es que a pesar de ciertas edades nuestras experiencias se unifican.

    Lo mio fue con el Tai-Chi y el perfume no era un Channel nº5, que yo soy mas de aguas de colonias a base de cítricos o lavandas.

    Hija que glamurazo de parfum, con lo caro que debe ser, si la Marilyn Monroe solo se echaba dos gotitas y atufaba la casa. No quiero ni imaginar medio tarro virando sobre tu epidermis sobaqueril.

    Porque para que lo sepas Odry, el perfume no tiene un único olor si no que vira sobre nuestra piel. Y depende de cada body para ese tufillo personal que destila. Para mas señas puedes considerar que cualquier perfume es único y personal, porque se mezcla con nosotros. Y vira, y vira, y sigue virando.

    Besotes, guapa. Que por las fotos ya sabemos que te sobra el gimnasio y la dieta. Suertudas que son algunas.

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta el gimnasio... aunque a veces hago más deporte en casa que en él..ejejje.. como todas.

    ResponderEliminar
  4. Me has hecho reír largo y tendido por muchos conceptos," ya sabes el anuncio de Rexona desodorante que nunca abandona" pues son unos mentirosos yo lo eché hace un par de meses y la gente huye.
    Me lo he leído dos veces
    ¡¡GENIAL!

    ResponderEliminar
  5. Eres la caña de España y parte del extranjero...

    Mi niña con mallas de los ochenta y Chanel nº5 a Pilates!!!!

    No me río más que me troncho luego no puedo con la clase de boxeo de la Wii.

    ResponderEliminar
  6. jajajaj, bueno con tanto chanel seguro que hacer gym jamás adquirio tanto glomour .... jajaja

    ResponderEliminar
  7. Si es que te estoy viendo......juas, juas, juas....y oliendo.

    ResponderEliminar
  8. jajaja no si es que en esos lares te encuentras ca espécimen jejeje
    Un besote Odry o tengo que llamarte Coco?

    ResponderEliminar
  9. Luego te irías de cañas. ¿No?
    Un besino.

    ResponderEliminar
  10. jajaja, si te vale de algo yo ya he subido 5 veces el monte y ya no tengo agujetas. Bicos sidrina

    ResponderEliminar
  11. buah no sabes cómo me he indentificado contigo
    soy anti gimnasio, me declaro vaga redomada... semos asín nenas a esas alturas nada ni nadie nos cambiará y bien que nos va así
    Besos

    ResponderEliminar
  12. JUASSSSSSSSSSSS,ODRY,TENEMOS QUE ESCRIBIR ALGO JUNTAS,SEGURO QUE HACEN UNA PELÍCULA,JA,JA,JA.
    LO DEL GIMNASIO NO ES PARA TANTO,HAY QUE IR POCO A POCO,NADA MAS.
    BESAZOS.

    ResponderEliminar
  13. Eres genial Odry, me has echo reír un rato.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  14. jajajajjaja para mi tampoco es el gimnasio jajjaja
    Tengo un regalito para ti

    ResponderEliminar
  15. Te deseo un feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Lo mejor es hacer deporte en casa, en cualquiera de sus modalidades. Allí tienes área de descanso, zona de avituallamiento, duchas y sala de recreo... y todo gratis!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. jajaja divertido día el del gimnasio. yo fui una temporada, lo he dejado y no vuelvo... de momento!

    ResponderEliminar