8 nov. 2011

SUPERMERCADOS Y OTROS PELIGROS.

            Hacer la compra de la semana es un rollo, algunas veces voy con mi hermana y la verdad es que no se porque a nuestro alrededor termina reinando el caos, pero si además se apunta mi madre, la cosa promete.

            Jueves por la tarde. Suena el teléfono.

-         Odry
-         Hola bicho, ¿Qué te pasa hoy?
-         Nada, que me ha dicho mama que si te vienes a la compra.
-         ¿Quién nos lleva?
-         Pues yo, ¿Quién va a ser?
-         Mejor por que si nos lleva papa, no tenemos garantizada la vuelta.
-         Ni la llegada, si al supermercado le sigue llamando el Metadona (se llama Mercadona, para los de fuera).
-         Y tú que te puedes librar, de estos rollos, ya tienes ganas.
-         Pues si que las tengo, por que todavía no entiendo como te dejan entrar en la tienda.
-         Lo de la última vez no fue por mi culpa.
-         Eso díselo al pobre que se baño en cava cuando se cayo la botella de la cinta.
-         Y dale, ¿Qué fue el? Al quitar todos lo productos de alrededor.
-         Si no hubieras hecho una montaña, a punto de derrumbar, no se le hubiera caído todo en cima.
-         Bueno corramos un tupido velo, ¿A qué hora?
-         En cuanto me ponga el Burka, que no quiero que me reconozcan.
-         ¡Jolín como eres! Si se te saltaron hasta las lágrimas de tanto reír.
-         Es que nena, no parabas, cuando intentabas secarle con dos clinex arrugaos, que a saber para que los habías usado, al pobre se le saltaban los ojos y en el intento por evitarte tiro dos botes más de cristal, que el de atún en aceite hizo estragos, la encargada termino empotrada en el carrito de la señora de enfrente y la de la limpieza se sentó en  la fregona y….
-         ¡Para! Eso no fue culpa mía.
-         Nooo, pero desde entonces vas al supermercado del parque.
-         ¡Por que me pilla más cerca!
-         Si están a la misma distancia.
-         Que ganitas de tocar las narices, creo que me voy a saltar lo de la compra está semana.
-         Pues eso díselo a tus bestias pardas, que comen como limas, venga que hace un mucho que no me rió, quedamos a las 4:30.

En mi favor debo decir que las cosas no son como las cuenta mi hermana, todo fue un cúmulo de circunstancias que no tenían que ver conmigo.
 
La compra iba estupendamente, cuando ocurrió lo inevitable.
Mi madre intentaba llegar a las salchichas en la estantería de arriba (que ya son ganas, tal y como tiene el colesterol) llevaba en la otra mano un montón de cosas, mira que es avariciosa la mujer y eso que tenía el carro al lado, de repente y sin previo aviso, nos grita.

-         Nenas.
-         ¿Qué quieres mama? – Le responde mi hermana.
-         Sujétame la falda, que se me cae.
Y fue mirarla y no para de reír, allí estaba mi madre, sujetando la falda con los codos, a puntito de perderla, con las manos llenas de productos y exhibiendo sus bragaza blancas y su barriga.

-         ¿Pero estáis tontas? ¿qué me echéis una mano?
-         ¡Que voy, que voy! – Le dije a duras penas mientras el rimel se me corría por los lagrimones que apenas me dejaban ver.

Al correr sin soltar la cesta, el brazo de gitano relleno de chocolate, se escurrió de la cestita y aterrizo en el suelo.
Mi hermana, que venía detrás corriendo se resbalo con el brazo gitano relleno de chocolate y se sentó encima.
Mi madre nos miraba incrédula, por no hablar de la chica que despacha la carne, que entre risas llamaba por el walkie-talkie al servicio de limpieza, e intentaba levantar a mi hermana, que con la risa no era capaz.
Mi madre seguía con la falta a puntito de perderla, y yo que no sabía si sujetar la falda a mi madre o levantar a mi hermana o salir corriendo, como si nos las conociera, aunque me llamaran por mi nombre las dos.
En fin que ayude a mi madre a poner la falda en su sitio, mientras le decía.

-         Te voy a regalar unos tirantes, por que vaya la que has liado.

Luego me ocupe de mi hermana, que al verme sacar los clinex arrugaos para limpiarla, me dijo que me los metiera en salvase la parte y que no volvía a venir con nosotras a hacer la compra, por que aunque se reía de lo lindo, veía como peligraba su integridad física.

Lo peor de todo es que ya no hay más supermercados en los alrededores y tendré que volver a alguno de los dos, he pensado en cortarme el pelo o teñírmelo, por que, lo de las gafas de sol en invierno da un poco el cante y como creo que se han quedado con mi cara, no se como pasar inadvertida, así que acepto sugerencias.

 

27 comentarios:

  1. ¡Por favor, por favor, vente al supermercado que voy yo, pero me llamas ¿eh?!

    jajajajajajajjaajjajajaja

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero ir contigo si te vale el de aquí al lado te recojo yo conduzco jejeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Quiero ir con vosotros al supermercado , me da igual que sea Gadis que MERCADONA , PERO ME GUSTARÍA IR CON VOSOTROS.¡Eso si que es vida! y¡riesgo! yo creo que es mas interesante que subir al Anapurna por la cara Sur, pero cuando vaya toda la familia para tener ambiente.
    Espero ansioso tu llamada
    Cuatro besos como cuatro solos ,¡Repártelos!

    ResponderEliminar
  4. Voy a buscarte y hacemos la compra aquí, eso sí espera que "cierre" el negocio con los de la escuela de cine, que andan rodando cortos, ya tengo la banda sonora: "terror en el hipermercado...horror en el ultramarinos"

    ¿te hace?

    besos

    ResponderEliminar
  5. TITA: Mejor vamos a alguno que te pille lejos, que luego te vas a arrepentir, mira que os aviso, je je je.

    Un besazo guapa.

    40AÑERA: ¡Oye! Que a veces compró y no ocurren desgracias que ir conmigo no es una garantía, aunque como dice mi hermana es como invertir en productos tóxicos muy mal se nos tiene que dar, je je je

    Un besote guapísima.

    ANDRÉ: Sí llevamos a mi padre, además de los accidentes, tenemos monólogos de lo más divertidos, hasta que mi madre le da un par de bocinazos y se nos relaja el hombre.

    Que penita de familia

    Un besote majo.


    PILAR: ¡Oye! La banda sonora nos viene que ni pinta, pero yo es que doy muy mal en cámara, por que aunque no lo parezca, soy feilla, ja ja ja

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Que divertido tiene que ser ir contigo al supermercado!!
    Eres genial, siempre me haces reírme un rato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mí me va justo el trayecto para un Mercadona y vale...
    Ya me apuntaba ahorita mismo a marcharme al Super con vosotras.
    Eres mu divertida en tus escritos. Me encantas.
    Gracias por tu visitica a mi espacio.
    Besos/abrazos

    ResponderEliminar
  8. MAGDA: Bueno hay momentos en que no se si reír o llorar, por que se forma cada una.....

    Un besote.

    PILIM: Gracias por tus palabras, y eso que no estoy ni de lejos a tu altura.

    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  9. ja,ja...cada vez que visito tu blog me cambia el humor y me pongo a reir yo sola,eres muy ingeniosa en tus escritos...genial Odry,...bess

    ResponderEliminar
  10. sin duda tengo una sonrisa despues de leerte, pero sobre todo imágenes en cada párrafo. fluyes y es natural. Sabes, me gusta. un abrazoooo.

    ResponderEliminar
  11. FILO: Gracias,en el fondo debo ser un poco payasa, bueno que digo un poco, soy una payasa.

    Un besazo.

    AMBROSÍA: Tesoro nosotras también nos reímos cada vez que nos acordamos.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Ir de compras contigo, debe de ser divertido hasta el momento de pagar,
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Buenoooooo! ya veo que vuestras compras son la mar de entretenidas!

    ResponderEliminar
  14. DISANCOR: Ja ja ja, que razón tiene.

    Un besote.

    THE BREAKFAST LOVER: Bienvenida-o a mi casa, ante todo gracias por comentar.
    La verdad es que lo de las compras en mi familia da para mucho, es mejor que vallamos de uno en uno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Esto no puede ser verdad, exageras.
    ¡Que jartá a reir!...pero vosotras no teneis vergüenza ninguna¿no?

    ResponderEliminar
  16. PSEUDO: Que sí que tenemos vergüenza, si es por ello que no volvemos a ese supermercado.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. JOAQUÍN: Lo primero agradecer que comentes en este blog desastre, la verdad es que llevas razón los supermercados son un infierno, sobre todo cuando los tienes que visitar con tanta frecuencia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Desde luego Odry, menudo número, pero de los divertidos!
    No pasa nada porque vuelvas al mismo super, todo el mundo estará esperándote, e incluso te hacen alguna rebaja je.
    No lo creo, son tacaños.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Yo quiero coincidir con vosotras en el metadona jajajajas
    besos

    ResponderEliminar
  20. MODERATO: Mientras no me hagan pagar más de la cuenta, todo irá bien, je je je

    Un besote.

    CARLOS: Si eso me han dicho varios, para la próxima vendo entradas, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
  21. En verdad todo un rollo eso del supermercado.

    ResponderEliminar
  22. Un beso enorme que te llegue.
    Smuackssssssssssssss

    ResponderEliminar
  23. DAVID: Gracias por comentar y sí llevas toda la razón, es un tostón el super.

    Un brazo.

    MORGANA: Gracias tesoro.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  24. Si quieres te puedo prestar las gafas y nariz de Groucho Marck, como las que utilizaba Woody Allen, jajaja.
    Bsos.

    ResponderEliminar
  25. Te deseo un feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Ostras, qué bueno!! Cómo me he reído

    Cristina.

    ResponderEliminar