28 feb. 2012

LA CASA DE LOS ESPÍRITUS, II PARTE.

            Maria colgó el teléfono desconsolada, miro a su alrededor y se pregunto, ¿Dónde demonios estará? O lo que es peor ¿Quién era ese demonio?
 
            Se sentó sobre la cama con las rodillas dobladas y la cabeza entre sus manos, no sabía que pensar, el mundo se había vuelto loco y ella no entendía absolutamente nada, sería verdad lo que la había dicho aquella mujer, no la creía pero ¿Y si fuera verdad?

            Movió su cabeza de un lado a otro, como si así pudiera ordenar el caos que reinaba en su cerebro, se paró en seco y decidió mirar los pros y contras, realmente había muchas cosas a favor y una sola en contra, tener que volver a vivir sin él.

Sin duda acababa de dar al traste con todos esos años en los que presumía de coherencia. ¿Dónde estaría esa dichosa coherencia ahora? Ahora que tenía la solución más disparata e incoherente que había oído en su vida y lo que es peor lo iba hacer, lo tenía que hacer, aunque ello supusiera que la volvieran a abandonar él y con él su fuerza, esa que la mantenía a flote, cuando todo se hundía a su alrededor, esa que al sentirla tan cerca, la daba la paz y la seguridad, como cuando eran niños y su padre venía mal.

Es curioso como nos aferramos a aquellas cosas que funcionan una vez, aunque cuando vuelves hacer todo igual, ya no tiene el mismo sabor dulce, es más bien agridulce, como si repetir no fuera buena idea, mejor algo nuevo ¡Quizás!
 
María saco de su mesilla el cuaderno y el lápiz y se puso a apuntar paso por paso, lo que aquella mujer le había aconsejado hacer por su propio hijo, por su propia vida.

Después de leer sus apuntes se dirigió a la cocina, saco el saquito de sal, otra vez la sal y mientras buscaba el lugar adecuado para poner una pequeña cantidad, su mente se fue al pasado, cuando en otro momento de su vida quiso alejar a su espíritu de la casa y este se fue y las tinieblas se apoderaron de ella y perdió su energía y cayó enferma, aquel tumor, apenas terminaban de operarla y volvía a salir, aquel tratamiento que la dejo en los huesos y aquel diablo que día tras día acudía para hacerla daño, acechando a sus hijos en forma de mujer.
 
Ella era consciente de haber perdido toda su fuerza, se volvió esquiva, cobarde, temerosa y lo que es peor dejo de crear, tantos años después todavía le constaba, aunque de vez en cuando lo intentaba, ya no era la misma.

Recordó como un día supo que había vuelto y aviso a todos loca de contenta y eso que ni siquiera sabía quien era su espíritu, no quería que los crios se asustarán y por su puesto no pensaba echarle, le necesitaba a su lado, volvería a darla la paz y su fuerza, aquella que la hacía brillar con luz propia, aquella a la que se aferraba para seguir siendo ella misma.

Casualidad o no, María se curó de su enfermedad, aquel tumor se erradico por completo, el demonio en el cuerpo de mujer, acabo consigo mismo y aun hoy va dando tumbos, es lo que tiene el concentrar tu vida en el odio y la venganza, terminan por destruirte a ti mismo, con lo bello que es saber perdonar y lo bien que te hace sentir la libertad de no tener el baúl demasiado cargado de rencor, por lo visto pesa mucho y yo no soy muy fuerte, por eso siempre lo llevo vacío por más daño que quieran hacerme, siempre lo olvido.

            Al principio pensaba que solo eran sensaciones, pero un día una mujer se la acerco en el trabajo, nunca la había visto por allí y con sumo cuidado le explico que el espíritu de su hermano estaba a su lado para protegerla, María quedo paralizada, no es que en alguna ocasión le hubieran ocurrido cosas extrañas con la gente, pero algo así no lo hubiera creído jamás y sin embargo la creía. La mujer se fue y nunca volvió a verla, se quedo con unas ganas enormes de saberlo todo, ella lo describió tan bien como si lo estuviera viendo, quizás hubiera podido decirle tantas cosas.
 
María lloró mucho, ella no había estado allí cuando ocurrió, ni siquiera pudo verlo, estaba en otra ciudad, en otro país, lo suficientemente lejos para no llegar ni al entierro, se perdió el duelo y tubo su duelo particular, durante cerca de cuatro años, se despertaba día tras día soñando con su hermano, viendo como le pasaba algo terrible, lo peor era despertar y ver que no estaba, en verdad había pasado lo más terrible, había muerto. Ahora alguien la decía que estaba a su lado, ella que no se pudo despedir, decirle lo mucho que le quería y le necesitaba, había sido su compañero de juegos, de tantos momentos difíciles, ella siempre sensata evitando el peligro. Ahora que lo pensaba que deprisa había crecido, a partir de la enfermedad de su madre se había hecho mujer en el cuerpo de una niña de 7 años, su hermano prefirió vivir en sus sueños, esconder sus miedos en sus pesadillas y vivir muy deprisa y sin pensar, quizás por que sabía que nos dejaría pronto.

Ahora tenía que echar los espíritus de su casa, los buenos y los malos, pero no quería perder a su hermano, estuviera o no a su lado y sin embargo no tenía elección.
           

           


24 comentarios:

  1. Lo hará porque ella es fuerte y sabe que su hermano es su ángel de la guarda,por eso siempre,siempre estará a su lado.Y ella seguirá siendo la mujer tan extraordinaria que siempre ha sido.
    Tienes una fortaleza admirable.
    Mi más profunda admiración,Mar,eres inigualable.
    Besos :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesoro ya me gustaría tener esa fortaleza, pero debo reconocer que soy bastante cobarde.
      Todavía y eso es lo mejor tengo mucho que aprender y que hacer de gente que si es admirable y extraordinaria y lo demuestra día a día, ¿Verdad que sabemos de quien hablamos? ja ja ja

      Un besote.

      Eliminar
  2. Como bien dice Morgana los ángeles no la abandonarán
    Estupendo tu relato cielo
    Dos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que el diablo tampoco, tengo la casa de lo más concurrida.

      Un besote.

      Eliminar
  3. Tienes una mano increible!!!,un gancho para contar las cosas y sentir como si la viviras (no digo que no las vivas ehhhh!!!). Pero como dicen anteriomente,los angeles nunca abandonaran.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que creo que eso es lo que necesitamos pensar, pero a pesar de que muchas veces en mi vida me han dicho cosas gente que no conocía, que parecía saber todo de mí, que sigo teniendo la sensación de autoengaño, pero no hay mal que por bien no venga, como dice el refran.

      Un besote, eres un sol

      Eliminar
  4. Me he perdido un poco en el relato siguiendo al anterior. Se supone que lo había echado, que había vuelto después...El caso, es que el fondo de la historia y lo que ella siente sí me ha llegado.

    Besos!
    Quejica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tesoro, una vez se fue y luego volvió, pero todavía no estoy segura de si el que esta en la actualidad era el u otro, o lo que sería peor los dos.

      Un besote.

      Eliminar
  5. Preciosa historia. Sentimientosvque llegan. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida tesoro y mil gracias por tu comentario.

      Un besote.

      Eliminar
  6. Muy bonito e interesante relato.
    Feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante relato Odry: Los ángeles no te abandonaran, estoy segura.
    Tu eres muy fuerte y luchadora para seguir adelante, no desesperes guapa.
    Un graaaaa abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Magda siempre eres muy positiva, no cambies por que eso es un tesoro.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Estas hecha una escritora nata... te ha quedado estupendo. No lo dejes, eh??

    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que maja, a ti te dejo comentar todo lo que quieras, ja ja ja

      Un besazo

      Eliminar
  10. Yo soy de los que piensa que si quieres resultados distintos, hay que hacer cosas diferentes.
    Bsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctor Estoy con usted, pero hay cosas que cuestan más que nada por la dudosa eficacia que tienen.

      Un besote.

      Eliminar
  11. Sucede en ocasiones que los angeles revolotean allá donde se les necesita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es cuando se van y te quedas sola.

      Un besito.

      Eliminar
  12. Hola Odry, soy Ester. Estoy siguiendo tu blog aunque nunca te comente jejej. Mi vida ha cambiado mucho desde la ultima vez que me echaste las cartas. Ahora estoy viviendo sola pero tengo muchas dudas en mi corazón. Si tienes ganas, y un momento para echarme una tirada te lo voy a agradecer. Me siento un poco perdida. Muchas gracias y sigue escribiendo, me encantan tus historias. Beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por su puesto tesoro, lo que no se es si acertaré, por que no deja de ser un juego que cambia con cada cambio de nuestras decisiones, eso no lo olvides.

      Un besito.

      Eliminar
  13. Gracias guapa :* Pero la otra vez me fue muy bien, me dijiste las cosas bien dichas y realmente mi corazón lo sabía todo pero no quería darme cuenta que aquello habia muerto. Toma tu tiempo, y mil gracias :* Ester.

    ResponderEliminar

Offeburg y su buena gente

De Gengenbach a Offenburg sólo a hay 10 kilómetros. Así que era visita obligada. Mi queridísimo y yo, habíamos buscado un área pa...