31 may. 2012

BASTA II, INDIGNADA II PARTE TAMBIÉN.

Ayer me enteré de que El Canal de Isabel II, no salía a bolsa, por el mal momento que vive el país, que ya pensé yo para mis adentros.
-No tienen suficiente con intentar estafarnos día sí y día también con los metros cúbicos gastados, que además quieren arruinarnos desde la bolsa, cual Bankia cualquiera.
Está bien seguramente a estos les vaya mejor, pero habiendo políticos de por medio, nada es seguro.

            Y alguno estará pensando esta chica cada vez está peor, a que viene esto, pues hay voy.
 
            Hace un par de meses mi abuela murió y yo me encargue de cambiar los contratos, entre ellos el del agua, lo primero que te dicen es:
-Tiene usted que pagar una fianza, de unos 43 €.- Que luego resulta 48 € no me preguntéis por que, por que nadie me mando el desglose.
Lo segundo que me ocurrió es que al recibir mi madre la factura de este mes, vemos que se han gastado 41 metros cúbicos y que la factura asciende a 58,85 Euracos, estando el piso vacío.
A mi madre le da el patatús y piensa que mi difunta abuela ha vuelto del más allá para seguir con sus quehaceres, que era muy dispuesta, pero claro también ahorradora, con lo cual desestimamos esa opción.
Vamos al piso haber si hay algún tipo de inundación, pero nada, ni una gota de agua, ni ocupa que la derrame.
Le pido la factura a mi madre y la anterior también para ver que tipo de consumo tenía y me quedo muerta, resulta que en el facturón, sólo hay una lectura y yo me pregunto ¿De donde han sacado los 41 metros cúbicos? ¿Esto no se saca, haciendo la diferencia entre el consumo actual y el anterior?, pues sólo me encuentro el actual.
Examino la factura anterior y resulta que entre la última lectura y la actual sólo hay 6 metros cúbicos de diferencia y yo me vuelvo a preguntar ¿De donde han sacado los otros 35? ¿Quién ha sido el lumbreras que ha realizado la resta?
Llamo al Canal y me atiende una señorita que me cuenta que además de los 41 metros, ya me habían facturado otros 14(Veis que majos, están en todo, ya facturan sin avisar), que juntitos resultan unos 55, le explico lo que veo con mis propios ojos en las facturas, ella lo entiende y me dice que mandará un inspector, para que vea el contador, que ya le digo yo:
-                          Si el contador está estupendo y cuenta de maravilla, si los que no sabéis contar sois vosotros, que de 6, me habéis sacado 55.
Que yo he pensado para mis adentros, - Date, estos van a comisión.



Aún así, me mandan un inspector, con lo fácil que sería devolverme mis 49 metros cúbicos imaginarios, en metálico, claro, pero luego e vuelto a pensar (hoy tengo las neuronas agotadas) Que si todo fuera fácil no necesitaríamos a tanto inepto para que nos tomara el pelo y nos estafará día si y día también.

Se que no tengo apenas lectores y que esto le llega a poca gente, pero es mi manera de contaros como a veces no somos consciente de los engaños a los que estamos sometidos y como si nos conformamos, nos estafan, incluso aquellas empresas en las que se supone debemos confiar.
 
Este es el segundo engaño de la semana pasada, tranquilos ya sólo queda uno para la trilogía.

26 may. 2012

¡BASTA!

            ¡Basta!

            Si no lo digo reviento, ¿Pero en que mundo vivimos? ¿Somos conscientes de cómo nos intentan engañar constantemente? Y no, no me refiero a los políticos, esos están asumidos por toda la sociedad, entre otras cosas por que lo hacen descaradamente, eso si creyéndose en post de la verdad absoluta, por que según ellos se siente respaldados por el pueblo, si no se mueven de sus asientos de cuero, entre escoltas que les traen y llevan en un mundo irreal donde todo parece gratis por ser, quienes son, rodeados de pelotas lame traseros (Estoy fina) que les endiosan cuan Billy Wilder en el crepúsculo de los Dioses (Película recomendada, por mi Lucero)
 
            Pues aunque no lo parezca, no hablo de política, ni de banqueros (esos mejor, ni los nombro) Hablo de empresas, sean grandes o pequeñas, de las cláusulas de letra pequeña, de las Sagradas Fundaciones sin ánimo de Lucro, esas que cuando no hay Lucro, carecen totalmente del ánimo, de aquellas personas que se acercan en pos de la buena voluntad y sólo quieren estafar, aunque sean unos céntimos.
 
            Intentaré ir al grano, cancelo un seguro de coche, por que intentan tomarme el pelo, me ofrecen algo que no tiene que ver con la realidad a la hora de contratar y yo avispada, me cambio de compañía en 24 horas, veis como estaba avispada, en fin que durante meses me piden explicaciones y termino mandando una carta de reclamación para que dejen de intentar tomarme el pelo, seis meses después, cancelo el seguro de mi cositamovil, por que lo vendo (Muy a pesar de mi pobre Lucero, pero la crisis es la crisis y con un solo coche andamos más que sobraos).
 
            Os podéis creer que me mandan una carta con un contrato, para darme de baja. ¡Si, no me he vuelto loca! Me mandan un contrato, en el cual yo les autorizo a que dispongan de todos mis datos a su antojo, a que soliciten mis historiales médicos y los puedan intercambiar con agencias extranjeras, según leía la letra pequeña, me descomponía por momentos, no se de leyes (aunque al paso que voy, me licencio en derecho) pero ¿cómo para darte de baja, tienes que firmar un contrato, durante cinco años?
            Me indigno, que no es una moda si no algo que sale del alma cuando nos tocan el amor propio, por decirlo finamente y llamo por teléfono a la compañía Mutua Madrileña.

-         Buenos días.
-         Buenos días, ¿Qué quería?
-         He recibido los papeles para dar de baja el seguro y no los voy a firmar.
-         Es por facilitarles el trabajo.
-         Es por tomarnos el pelo, no son legales, no quiero que ustedes dispongan de mis datos, ni los faciliten a empresas y mucho menos que tengan mis informes médicos.
-         ¿Quién le ha dicho que no son legales?
-         Mi abogado.- Farolazo que me pego, rezando para que el tío sepa lo que yo.
-         En ese caso, mande un fax, solicitando la baja y que excluyan sus datos personales de la base de datos, ¡Buenos días!

Cuelgo y me siento a respirar, esta semana han intentado engañarme 3 veces en dos días y no puedo más, cada papel que firmamos, cada compañía que ofrece sus servicios, no son más que trampas mortales, para controlarnos y estafarnos a ser posibles, en fin que no quiero alargarme, sólo desahogarme, por que si no lo digo reviento.
 
            

GENGENBAH Y EL ENCANTO DE LO SENCILLO

Por la tarde llegamos a Gengenbach, un pueblecito de cuento que tiene un área de autocaravanas, super mona y cuidada, en pleno valle,...