9 ago. 2012

OBRAS Y OTROS DESASTRES

         
   De vuelta a la realidad (y que cruda está la jodía) una se siente desconcertada, y es que en esta, mi pequeña comunidad, en un afán insólito de patriotismo, hemos decidido tirar la casa por la ventana (en este caso la Comunidad por el patio) y hacer una obra de rehabilitación, que dicho sea de paso era algo más que necesario, dando trabajo a una empresa. Por lo visto todavía quedan, no se han extinguido, aunque de 10 presupuesto que solicite, sólo cuatro tuvieron a bien dármelo, y para que veáis hasta donde llega nuestro afán en levantar el País. Hemos pedido la factura con IVA, por lo visto un desafío, al alcance de muy pocos.
 
            En fin que cuando llegue de vacaciones, el patio estaba levantado, no teníamos escaleras y el polvo en casa se comía con cuchara, por no hablar del desconcierto de ratoncillos, cucarachas y demás fauna que vivían en nuestros entresuelos y jardines, que andaban desconcertadas y a poco que ven ventana o puerta abierta, intentan un movimiento de ocupación. Hay a traición, sin avisar ni nada, que nos dan unos sustos que cualquier día causan bajas.


            En toda obra que se precie de serlo, debe haber unos albañiles descarados, que te digan burradas al pasar, y por supuesto, los contratiempos, esos que te tiran por tierra todo el presupuesto, en cuantito cambias una alcayata (Vease el Milagro de Petito, peli memorable y rara, para que nos vamos a engañar) pues bien a nosotros o nos han tocado los más educados, o definitivamente hemos perdido nuestro sexapil, que dicho sea de paso, es lo más coherente, dado que la mitad del vecindario anda de vacaciones y tenemos grandes bajas en el sector femenino, aunque la Paca no cuenta.

Bromas a parte, son buena gente y eso es lo más importante, en seguida se han ganado el cariño vecinal, que acoge a propios y extraños, agasajándoles con la gastronomía y proporcionándoles líquido suficiente, para que puedan seguir sudando la gota gorda.



Claro esta, que después de un mes y pico de obra, hemos decidido organizarnos, por que resulta que al no estar sincronizados y ser este un patio tremendamente solidario, todo aquel que pasaba y les veía sudar, les ofrecía una cervecita, que ya les dije yo:



-                          ¿Cómo demonios van a terminar la obra? Si no dejáis de darles cervecitas, los estáis incitando al alcoholismo, por no decir, que ahora entiendo las curvas que hace nuestro suelo.
-                          No, si para que pase bien, les e preparado unas tapitas, y lo del suelo es que se lo pedimos con caída.- decía la señora Presidenta.
-                          ¡Sí! Caída libre, y luego os quejáis de que la obra se este retrasando, si yo les veo hasta más gorditos.
-                          Bueno, yo mañana les voy a preparar una paella de despedida, que me voy al pueblo y ya les pone tú a dieta.
-                          Estos, se nos quedan aquí a vivir, que les noto que nos están cogiendo cariño, a mi el jefe ya me a dicho que cumple los años cuando la Seño y yo y que se apunta a la fiesta comunitaria.
-                          Pero van a venir con sus familias.
 
Llegados a ese punto decididamente pensé, hemos perdido el norte y no tenemos arreglo y yo que pensaba que la loca era Manuela, con la fauna que tenemos aquí, llenamos la López Ibor.

19 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues al paso que vamos, no te lo voy a discutir, ja, ja, ja.

      UN besote

      Eliminar
  2. Ay el obrero, ese animal en extinción. ¿El presupuesto trae el IVA actual o luego aplicarán el nuevo tipo?. Grrrr...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El actual, que ya nos han terminado la chapuza, ja ja ja

      Un besote

      Eliminar
  3. Jajaja nosotros en la comunidad ni nos vemos hay algunos que no se si siguen vivos pero te entiendo perfectamente porque con el pirata cada vez que tenemos obras tenemos bronca el es de los de cervecita, tapita y charleta y yo de deja a los pobres que trabajen que sino se nos instalan aquí y ya la tenemos...
    Un besote y bienvenida a la cruda realidad pero no te preocupes que con la calor que tenemos fijo que se tuesta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de mi Comunidad es que todos son de cervecita, ja ja ja
      Ya sabes como puede terminar la obra en el caso, menos mal que no hay control de alcoholemia.

      Un besote.

      Eliminar
  4. Eo es solidaridad obrera y no ir asaltando Mercadonas ¿eh? De todos modos, un poco de orden y algún piropo que hay que mantener vivas las tradiciones ¿no?

    Besos mil, y suerte en la defensa del terruño ante las tropas invasoras (aún recuedo nuestra lucha con el grillo y su más que extensa familia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo hace falta que terminen bien la obra, por que tal y como andan a base de cervecitas, no las tengo todas conmigo.

      Nosotros grillos no, pero cucarachas americanas, nena que invasión, je je je

      Un besote.

      Eliminar
  5. En el medio de todo, hay espacio para los remodelaciones y construcción, mientras medio mundo está ausente. Es cierto, los albañiles suelen pasarse de lanzados joo. Lo bueno que la comunidad está en re-acomodamiento.

    un beso Odry,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo nuestros son unos santos, eso sí le dan a la cerveza que da gusto, ja ja ja

      Un besote.

      Eliminar
  6. Hola Odry , por lo menos me has hecho reír.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hija si es que es de traca, como para no reir.

      Un besote.

      Eliminar
  7. Cuando todo parece que se viene abajo, me refiero tanto al estado de una construcción como a la economía, es bueno hacer una apuesta osada, porque remodelar o restaurar es osado.
    Creo que los obreros son iguales en todos lados, la diferencia es que aquí en Argentina, casi todos son de Paraguay, Perú o Bolivia, como si un argentino no pudiera tocar cemento.
    Un beso, siempre me voy con una sonrisa.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Humberto, hay que ser muy osado.
      Y los albañiles autóctonos, son igual de validos.

      Un besote y gracias.

      Eliminar
  8. Como andas mi doña Jimena, imagino que después del relax del viaje te habrás tomado con filosofía tanta remodelación. Y es que cuentas tus historias con tanta gracia que siempre se va una con la sonrisa de punta a punta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del relax ya no me acuerdo, debería de volver a coger las vacaciones, que los obreros, van a acabar conmigo, y la verdad es que me rió mucho, pero es que son de traca.

      Un beso y mil gracias.

      Eliminar