3 ago. 2012

RECORRIENDO ESPAÑA

            De Bonastre y sus tierras rojas, decidimos poner rumbo a Tarragona, pero en nuestro camino se cruzo la playa, con sus azules aguas, calmadas y limpias y no nos pudimos resistir, dado que el día era muy caluroso y la carne es muy débil.
 
            La verdad es que no se para que planificamos los viajes, por que después de pasar todo el día en la orilla del mar, en vez de ir a Tarragona, terminamos a eso de las 12 de la noche en Andorra en busca del fresquito de los pirineos, que ese día se lo había tomado libre y había dejado paso a una ola de calor.
           
            Dos días después nos fuimos a San Sebastián, que voy a contar que no os haya dado la lata ya, lo más importante es que aquí si encontramos la temperatura ideal, y no, no me refiero a la del txakoli, que doy fe de que estaba en su punto.

            En fin que de hay decidimos dar una vueltecita por los pirineos, donde la naturaleza se funde con la montaña y el relax le llega a una de sopetón, aquí se acaban las excusas, las prisas, las presiones, la dichosa prima de riesgo. Solo el rumor del agua de los pequeños y rápidos riachuelos, en los que una se deja mecer, cual enano de pañal. También aprovechar para recorrer algún que otro castillo, como el de Loarre, joya del románico aragonés, situado en lo alto de la montaña y estupendamente conservado, no llegamos al nivel de Franceses e Ingleses, pero parece que algunos se van dando cuenta que este patrimonio es importante mantenerlo, al menos lo que queda.
           
            La verdad es que soy una cursi, por que allí en lo alto de la montaña a los pies del castillo, me sentía cual Jimena esperando a su Rodrigo, claro que si habéis leído Anillos para una dama de Antonio Gala, el cuento deja mucho que desear y si no lo habéis leído lo recomiendo, me encanta como el maestro se pone del otro lado, del lado femenino, para contarnos lo distintos que pueden ser los cuentos.

  
            Y por fin llegamos a Tarragona, disfrute sus estrechas calles, donde todavía perduran los vestigios de aquella época en la que los romanos dueños y señores, nos iban decorando nuestras ciudades y pueblos, con anfiteatros, circos, murallas y acueductos, que son la delicia de todos y aún hoy después de tanto tiempo, siguen despertando nuestra admiración a tanta grandiosidad.

            Pasamos por Peñíscala, sí, también tiene castillo y este con unas maravillosas vistas al mar.
                         
            En fin que después de bañarnos en las deliciosas aguas de Calpe, terminamos en Málaga, Torre del mar para ser más exactos, allí pase unas vacaciones de pequeña y no había vuelto, me encanto ver como las casitas de los pescadores se mantenían, como si el tiempo lo hubiera devorado todo menos eso.

            Terminamos nuestro viaje en el Puerto de Santa Maria, Cádiz, rodeados de historia y celebrando el aniversario de nuestra primera Constitución LA PEPA, y es que estos gaditanos siempre lo han sabido hacer muy bien y si no que se lo pregunten a las tropas de Napoleón.
 
Una vez allí y tal y como comenzamos nuestro viaje, visitamos unos amigos, tan entrañables y buena gente como los del principio, que nos agasajaron como a príncipes y que, no solo nos enseñaron las delicias del pescaito frito y sus finos, si no que además nos mostraron Cádiz, sus calles llenas de grandes ventanales, por los que pasa la luz, esa luz fresca y pura, que da la vida a los gaditanos.
Calles estrechas, sinuosas, que desemboca en el mar, grandes plazas, donde los gaditanos muestran todo el poderío de una ciudad maravillosa, aquí los romanos también estuvieron, imagino que de vacaciones, que listos eran los jodios romanos.
   
            Tanto en el puerto como en la ciudad, se nota que hubo un tiempo en el cual fueron la puerta de América, a través de la cual los españoles iban y venían trayendo todo lo que les llamaba la atención, de tan rica tierra. Sus palacetes, antiguas casas de comerciantes, que las dividían entre dependencias para ellos, para sus sirvientes y grandes almacenes. Aparecen allá por donde vas y parece que los quieren conservar en buen estado, también en el puerto encontré mi Castillo, que más se puede pedir.
 
            En fin que también me e enamorado de esta tierra, si lo sé, soy muy promiscua en lo que a ciudades y pueblos de este mi pequeño gran país se refiere, y lo peor es que disfruto, pero como una enana, con todos y cada uno de los rincones que descubro. Estamos rodeados de tanta belleza, de tanta historia, de tanta luz. España es un lugar maravilloso donde vivir, lleno de magia y vida, lleno de alegría y sueños, sólo espero que los que están arriba, si es que pueden bajar del pedestal por unos instantes, se den cuenta de ello, de lo grandes que somos y lo que somos capaces de hacer, una vez fuimos la armada imbebible, imaginaos si nos ayudaran un poco, lo que seriamos capaces de hacer, no con guerras y sangre, si no con trabajo y sudor, pero sin asfixias, sin imposiciones imposibles, sin masacres laborales, sólo dándonos la oportunidad de demostrar que somos un gran pueblo.

 
Si, lo habéis notado, ya empiezo a padecer el síndrome Quijotesco.

12 comentarios:

  1. Me has introducido de lleno en el argumento y por momentos sentí el frescor dela brisa marina en mi cara, paseé la calles de Andorra , oí los murmullos de las aguas cristalinas, y hasta contemple las piedras de los viejos castillos.
    Realicé un espléndido viaje.
    Un placer disfrutar tus deliciosos relatos .
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias viniendo de ti, es todo un alago.
      La pena es que dure tan poco.

      Un besote.

      Eliminar
  2. Hola amiga ODRY, he recorrido un esplendido viaje, tanto por los pirineos como por la playa, viendo esos viejos castillos...
    Feliz viaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan viejos y tan hermosos ¿Verdad?

      Un besote.

      Eliminar
  3. Has conseguido que sueñe con un vieje tan maravilloso como el que, con tantos detalles hermosos, nos cuentas.
    Feliz mes de agosto y feliz fin de semana.
    Um abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.

      Feliz fin de semana.

      Un besote.

      Eliminar
  4. Que somos un gran pueblo empiezo a dudarlo, si como dice el refrám cada púeblo tiene los gobernantes que se merece, imaginate a que nivel nos encontramos.
    España es bonita, distinta, y plural de eso nos orgullecemos, pero te puedo asegurar que la misma sensación tienen en otros pueblos y en la singularidad de otras naciones.
    Tú optica es vacacional, disfrutalas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín! que dosis de realidad, con lo bien que me había quedado.
      La verdad es que no creo que nos merezcamos estos gobernantes y yo que he tenido la oportunidad de viajar mucho, te aseguro, que algunos lo tienen muchísimo peor, aunque nunca es un consuelo, pero no pierdo la esperanza, por que si no significaría que me estoy dejando morir y soy una luchadora nata.

      Un besote.

      Eliminar
  5. Es un placer colarse en un huequito de la caravana y viajar contigo por cualquier camino, me ha hecho ilusión saberte en Aragón, como si te hubiese tenido un poquito cerca (ya lo sé el calor me ablanda como gominola cursi...)

    No sé si nos merecemos lo que tenemos, pero sin duda lo elegimos y no somos capaces de darle la vuelta, creo que en estos años de bonanza nos hemos despreocupado de vigilar al del lapicero y estas son las consecuencias, si dejas a otros controlar lo tuyo cuando te despiertas no te quedan más que deudas, en fin, de todo se sale ¿no?

    Precioso periplo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cursi! nena yo tengo un master.
      Sobre lo otro, sólo espero que cambie, que más puedo decir.

      Un besote.

      Eliminar
  6. Uepaaaaaaaa Odry

    Estas recorriendo tu tierra, eso es maravilloso, cuantas historias luceras sucederán después de la travesía y coincido con lo que dices, no hay que planear tanto.
    besoote

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ambrosía, siempre me gustaron las sorpresa, sobre todo las agradables.

    Un besote.

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...