18 oct. 2013

Y TODO SIGUE IGUAL

           
 Hay momentos en los que una no debe escribir, también es cierto que tal y como escribo (una penita), no lo debería haber hecho nunca. 
En alguna peli romántica de esas que me trago, oí eso de que “una sólo puede lamentar, lo que nunca ha intentado”, y ahí sigo yo, intentándolo de todas las maneras, aunque vaya de mal en peor.
         
   Y si no que se lo pregunten al Paparazzi. El que se las prometía muy felices, después de un año duro, ya que la Presi (La de Cuenca), no le daba juego. Menuda es la de Cuenca, como para estar dándola el coñazo día sí y día también. El pensaba que al cambiar la Presi, a la de la familia Tronada, iba a poder hacer de las suya a sus anchas. ¡Infeliz!
         
   Todo empezó, por ser yo también dispuesta, se hace la reunión de Comunidad, me dicen lo que se tiene que arreglar y yo me pongo en marcha.
           
  Una de las cosas era el goteo, que no funcionaba y el Paparrazzi, estaba encantado, por que así podía jugar todos los días con la manguera (no penséis mal, la de regar) Eso sí, tenía al FONDO SUR indignadísimo, tal es así que tuve que decirles a la Barbi y Rosarito, que regaran ellas también, por eso de que no cogieran pelusilla, que a estas edades puede ser letal, y cada vez que les llevan la contraria, se van en ambulancia con amago de infarto
.
         

   Pero llegó el día en que vino el fontanero a poner el nuevo goteo y el Paparrazzi, que veía como su juguete se iba a desvanecer, se puso gallito, y yo lo mande a freír espárragos, después de perder la paciencia, por una pataleta fuera de lugar, ya que su mujer estaba en la reunión.

            En fin, como si fuera un niño pequeño, fue a llamar a la Paca, para que me pusiera firme


            El pobre fontanero me miraba, con cara de preocupación y yo para quitarle todo el hierro al asunto le puse al día.
            - Tú tranquilo, ahora viene la Paca es muy gritona, pero en menos de 10 minutos, la tengo comiendo de mi mano y le termina regañando al Paparrazzi, por pesao.
            El asentía, sin darme ninguna credibilidad, pero no dejaba de trabajar a todo meter, por si la sangre llegaba al río y yo no le pagaba la factura.

            Según la Paca se acercaba, ya se iban oyendo los gritos.
            - ¡Tranquilita reina, y baja el tonito! –Le dije yo en tono sarcástico.
            El hombre me miraba como si no pudiera creer lo, y es que hay que ver a la Paca en su salsa.
            - De tranquila nada.
            - Pues la que padece del corazón eres tú.
            - La manguera se queda.
            - La manguera se va a su sitio, tal y como tu decidiste, para evitar problemas.
            - Pues eso no es lo que ha decidido lanueva presidenta por que…
            - ¡Heeee! ¡Fuiste tú, la que me regañaste por no arreglar el goteo y ahora que lo arreglo, me echáis la bronca, me tenéis harta!
            - Pues si estás tan harta, vete.
            - ¡Llevas razón, me voy a ir y voy a dejar de arreglar todos los papeles referentes a los 7000 € que os piden a los del garaje este, por la mala gestión del antiguo administrador. Así que vete ahorrando, que yo me largo!
            - No mujer, si tú no lo entiendes, yo quiero que sigas y te estoy muy agradecida, por que tu eres la que has movido todo y gracias a ti tenemos de nuevo dinero.
            - Pues entonces me quieres explicar, por que no deja tu marido de tocarme las narices, me dicen que lo arregle, lo arreglo y encima me llevo una bronca, así no hay manera de trabajar.
            - Si hija, si ya se lo digo yo, tu deja a la muchacha, que ella sabe lo que tiene que hacer- Y volviéndose hacía el Paparrazzi, empezó a echarle la bronca.- ¡Ves si es que te metes en todo, no dejas a nadie parar, eres un tostón, como la vuelvas a molestar, te enteras!
            - Perdona Odry, si yo no te quería molestar, yo sólo…
            - ¡Vamos pa casa, que ya la has liado bastante!
 
            El fontanero no daba crédito
-         Si no lo veo, no lo creo.
-         Son 19 años viviendo a su lado, si algo les toca a estos dos es el bolsillo, le nombras los Euros y se me vuelven dos gatitos.

Y así transcurre mi vida, discutiendo con la Paca y Paparrazzi, día si y día también, por que estos dos no paran y lo que es peor no dejan parar a nadie.