4 abr. 2014

REUNIÓN DE VECINOS

        
        Era una fría noche de primavera, caminaba dispuesta a enfrentarme a mi destino, mientras el aire que movía mi cabello me impedía la total visión del oscuro descansillo, llegando al punto de tener que parar en seco, para no comerme a la Paca que también salía a la reunión de vecinos, sin intermitente ni nada, a lo loco, dispuesta a darlo todo (Por saco, mas que nada para no perder costumbre).
            Seis meses después de presentar mi dimisión, por fin se hacía esa reunión tan urgente que la presidenta me pidió en nombre de la dichosa Paca, pero bueno mejor os pondré en antecedentes.

            Paparazzi, marido de la Paca que le da por gastar un barniz que había buscado en el zulo de los cimientos, (que mira que le gusta a este hombre el subsuelo, un día le hago una foto y os lo enseño, es que si no, no me vais a creer), y lo peor es que encima lo mezcló con barniz de muebles para darle colorcito al suelo, lo aplicó en nuestro descansillo, sin pedir permiso ni nada. El descansillo parecía un gusiluz, se podía ver a varios cientos de metros, brillaba tanto que los días de sol, era mejor no mirar al suelo si no quería que se produjeran quemaduras en las corneas, lo mas divertido era cuando llovía, eso resbalaba que ríete tu de las pistas de patinaje artístico. Y paso, lo que tenía que pasar, yo me resbalé dos veces sin grandes daños, más que un moretón en el culo que tuve casi un mes, pero la Paca, se hizo un esguince grave, que la tuvo mes y medio sin poderse mover.
          
  Y que solución creéis que propuso La Paca y su amado esposo, poner una barandilla, Presidenta que me exige reunión y yo que digo que o se le da un decapante y se quita algo de barniz, para no matarnos o la reunión la hace Rita la Cantaora, Presidenta, madre superiora de la familia tronada, que me lo impone y yo dimito en plan digno y le digo que la haga ella.
Seis meses se ha tomado la señora para hacer la reunión urgente, pero eso no era lo peor, lo peor es que los dos únicos puntos del día eran el descansillo y el patio. ¡Otra vez!, 20 años de reuniones, y no hay ni una sola en la que no salga la escombrera que tenemos por patio, sobre todo tema pelota, eso es un no parar de gritos, dimes y diretes. Por no hablar de todas las anécdotas que ha dado la dichosa pelota, como aquella en la que el ex de la Profe, jugaba con su hijo de 2 años y mandaron la pelotita contra las plantas de la Paca, había que ver como corría el pobre hombre, perseguido por el Paparazzi azadón en alto dispuesto a abrirle la cabeza. Si, somos gente muy civilizada y a falta de Manuela la del bombo, tenemos sustitos a diestro y siniestro, bueno más a siniestro, para que nos vamos a engañar.

Y yo, y mi dimisión, ¡Por Dios, no me van a dejar ni dimitir!

Los vecinos estaban despechados por mi marcha. Me explico, no es que yo sea una maravilla de administradora, pero no cobro y soy honrada, dado los tiempos que corren, la gente valora mucho estos pequeños detalles.

La reunión fue de un no parar, yo apunto del colapso, por no entender que no me pusieran en el orden del día, para entregar todo el papeleo, cuentas, actas y demás. La presidenta a la defensiva, que no la valió de nada, por que la Profe la puso firme a ella y a la Paca, eso por no hablar de la de Cuenca, yo decía algo y la Paca se hacía la ignorante y ella apuntaba, ¡Yo estaba allí! y más de una que le decía al resto  ¿y vosotros estáis contentos con perder a Odry? y todos no se si por la coacción o de motu propio negaban y murmuraban a coro.

Entrar en detalles me sería imposible, por que la reunión además de larga, tenía más frentes que la II Guerra Mundial, pero no voy a negar que me sentí arropada, no solo por la gente a la que quiero y con la que he compartido muchos de los mejores momentos de mi vida, si no por esa otra gente, que solo ha visto mi trabajo y apenas nos conocemos, ver a todo el mundo volcado en conseguir que me quedara a toda costa, me hizo flaquear y a pesar de tener claro que no seguiría, no pude decir que no.



Así están las cosas, sigo siendo la pardilla que se encarga de poner un poquito de orden en este caos de Comunidad que tantas cosas malas y buenas me da.

10 comentarios:

  1. Empieza a pensar y mucho en las cosas buenas que te dan para no arrepentirte de la decisión, aunque en el fondo creo que te gusta y, si no, al menos sí has nacido para esto.
    Por un lado yo me alegro, pues así seguirá habiendo historias divertidas que contarnos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente no me gusta, pero la estoy dejando tan cuqui, ja, ja ja.

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Si la que vale, vale.
    Qué le vamos a hacer.

    Eso sí, acuchilla el portal, por Dior que te partes una pierna y ya no puedes salir huyendo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tranqui, el barniz estaba en tal mal estado que después del invierno que llevamos, ya se ha agrietado, respecto al valor, ese es el problema que no valgo un centimo, ja ja ja

    Un beso reina

    ResponderEliminar
  5. prima tu te tienes ganado el cielo, vaya vecindario que tienes, mas q vecinos parecen nutrias.

    un besazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui nutrias, estos son leones, como mínimo. sobre todo algunos.

      Un beso mi niño

      Eliminar
  6. hola odry mi niña que de tiempooooooo sin leerte tus historietas luceras jajajaja que me ha encantao esta me he dao un lote de reir tremendo con la pintura y demás, menos mal que eres mu legas asi se fian de tiiiiiiii pa de esa loquilla y el marido jajajajaa un muasckkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  7. Si no fueran mis vecinos de puerta, sería más fácil, pero lo superare, tranquila
    Y gracias princesa.

    ResponderEliminar

Offeburg y su buena gente

De Gengenbach a Offenburg sólo a hay 10 kilómetros. Así que era visita obligada. Mi queridísimo y yo, habíamos buscado un área pa...