28 mar. 2014

DISPUESTA A LEVANTARME


            Nuestra vida esta llena de decisiones, algunas más desacertadas que otras, doy fe de ello.
 

            Cuando empecé a escribir, sólo quería escapar de mis fantasmas y hacer que todo en mi vida tuviera el color que yo decidiera. No voy a negar que el negro sea uno de mis colores favoritos, pero como en la vida no interviene una sola persona, no voy a poner al resto del mundo de luto, no sería honesto.

            Seguramente no entendáis nada y es lo que tiene leer a una desequilibrada en horas bajas, aunque cada día menos, las horas bajas, el desequilibrio es congénito, pero he empezado tantas veces este post y lo he borrado otras tantas, que al final me he dicho “¡Nena lo que salga!” y es que de alguna manera tenía que empezar.

            La verdad es que me siento como, cuando una vuelve a un lugar donde un día fue muy feliz y al que no visita desde hace años, con el sabor agridulce en la boca, por saber si me encontraré con todos aquellos que hicieron posible esas sensaciones y se convirtieron en mis compañeros de un viaje a la parte más surrealista de mi vida, aguantando mis locuras estoicamente y consiguiendo darles un alo de normalidad, O si yo misma podré volver a reírme de todas las situaciones negativas que me acompañan día a día, que mira que para ser una Maruja en paro, no se de donde saco tanto desastre y sin moverme de casa, que ya tiene mérito.

            No puedo explicar por que un día se me hizo imposible contar ni una sola de mis desventuras en un todo más o menos cómico, bueno la verdad es que sí, pero prefiero pensar, que me pudo el lado oscuro

Imagino que alguien se preguntara – ¿Y por qué hoy? Con lo agustito que estábamos-

Sencillo, hoy es un día difícil para mí, y es que estoy en pie de guerra, y en plan de amotinamiento. Consecuencias, me la voy a cargar y en unas horas me estaré arrepintiendo, no de haberlo hecho, si no, de no haberlo hecho de otra manera, por que me pueden los nervios y aunque lleve razón y me explico como una cacatúa, metida en faena soy un desastre. En fin que aun sabiendo el final, que para algo tengo el sexto sentido desarrollado. Voy de bruces contra ello, cual Juana de Arco directa a la chasca.

Si salgo de esta os lo contaré y si no salgo también, seguro que es más divertido. O al menos eso quiero pensar.

            En fin que tengáis mejor fin de semana que yo.

KAYSERSBERG Y TURCKHEIM, DOS PEQUEÑOS PARAISOS DE ALSACIA

Kaysersberg, era nuestro próximo destino. Un pequeño y bonito pueblo, que el sol de un precioso día de verano convertía en una magnif...