27 feb. 2015

ME PUEDE EL IMPETÚ

          
                                                         
                                        
            Cuando en mi presentación puse eso de “Desastrosa y sin remedio”, aquellos que no me conocen, pensaron, “¡que exagerada!”. Basta con pasar un día con migo, para darse cuenta de que me he quedado corta, y de verdad que no lo hago a propósito, que me sale de forma natural e innata.

Resultado de imagen de desastrosa y sin remedio            Hace un par de meses os conté mis desventuras con los señores del Canal de Isabel II y el dichoso contador de bomberos. Pues bien, los del garaje de al lado me dijeron que a ellos no les habían puesto impedimentos. No os podéis imaginar el cabreo que me pille, mi indignación creció como la mala hierva, si pillo al inspector en ese momento me lo meriendo, pero no, mi cerebrito, que no para hizo que me pusiera a escribir. Hablé de “Los posibles intereses del inspector en la realización de las obras” ya que en el resto de garajes de la comunidad no se habían llevado a cabo y un montón de cosas más, como el agravio comparativo, la indefensión del pobre usuario y un millón de despropósitos más.

Una vez que el Presi leyó semejante panfleto reivindicativo y revolucionario, dejando al mismísimo Fidel, a la altura de un aprendiz, sólo me aconsejo resumir, a lo que yo muy digna le dije, -¡Que se fastidien, total para el caso que van a hacerme!

Dos meses después recibo una carta del canal, en la que me comunican que a pesar de que la normativa es clara y habría que realizar la obra, las circunstancias excepcionales hacen que nos vayan a poner el contador en breve.

Yo con lagrimas en los ojos y sin poderlo creer, llamo al Canal, para facilitar los datos y facturen, pero el individuo que me contesta, me dice que no sabe de que le hablo, que el expediente está caducado y que nanai de la China.

Resultado de imagen de desastrosa y sin remedio
Me da otro brote y llamo al Presi, el cual al ver que estoy dasataita y al borde de un ataque de nervios, me dice que el llama por la mañana, que tranquila, pero que le vaya facilitando las cosas, que haga fotos a los contadores y prepare documentos.

A la mañana siguiente dispuesta ha hacer justicia, móvil en mano, me doy cuenta de que efectivamente, de los tres contadores, sólo el nuestro tiene la entrada por la izquierda y me doy cuenta de que la he liado parda, sin motivo.
                                    Resultado de imagen de chica paparazzi
            Es, en esos momentos en los que me digo, Odry, por que no piensas antes de actuar, momento que es interrumpido por el Presi, que pletórico como un niño con Consola, me dice:

-         Odry.
-         Dime, majo.
-         He hablado con los del Canal y no te lo vas a creer, que la carta es clara, que nos lo ponen.
-         No me fastidies. Tú tampoco te lo vas a creer, pero nuestro contador es el único con la entrada por la izquierda.
-        ¡ No me jodas!.
-         Te mando las fotos
-         Pues me han dicho que ya concertaran la fecha de visita.
-         Pues como vengan, nos meten el contador por salvase la parte, por cabezones.
-         NO mujer, vamos a hacer como que no sabemos nada, haber si cuela.
-         Como manden al mismo inspector, lo que va a colarme, va a ser una guanta con toda la mano abierta, después de cómo le he puesto.
-         Tranquila que todo se arreglará.
-         Eso espero por que además de gafe, tengo una puntería para meter la pata.
                                              Resultado de imagen de feliz
Así que en estos momentos, sólo pienso, en por que demonios soy tan reivindicativa y revolucionaria y en el momento en que se presenten los del Canal y me estrangulen por bocazas.
                                              Resultado de imagen de feliz fin de semana

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Te invito a leer mi novela auto-publicada, La maldad nunca duerme. Día a día, capítulo a capítulo, sígueme por http://lamaldadnuncaduerme.blogspot.com/

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...