12 dic. 2015

ROMA           
                                            Resultado de imagen de roma

            Aunque todos los caminos conducen a Roma, a nosotros nuestra casita móvil nos llevo a Ladispoli, una pequeña población, donde había un área con vistas al mar, dejando Roma a tan sólo 30 kilómetros, y es que cuando una está apuntito de fundirse, bajo un sol de justicia, por mucha belleza que se encuentre en el camino, necesita un remojón y hundir los pies en la arena, que con las caminatas que nos damos, ya ni siquiera, queda mas espacio en la piel para ampollas, por no hablar del moreno albañil que empezaba a hacer estragos en nuestros cuerpos y aunque sólo sea por compensar, de vez en cuando hay que ponerse el bikini y aprovechar los rallitos de sol, en esas zonas sensibles de enseñar.
Resultado de imagen de ladispoli

            Dicen de roma que es la ciudad eterna, pero nuestras vacaciones no, así que un par de baños y una noche junto al mar, era suficiente para seguir nuestro viaje.
      Resultado de imagen de via appia roma           

            El área de Roma estaba a la entrada de la Vía Appia y era un lugar encantador, atendidos por una pareja muy agradable que nos facilitó, toda la información necesaria, para sacarle el mayor de los partidos a nuestra estancia en esta maravillosa ciudad. Eso no significaba que nosotros no fuéramos a hacer de las nuestras.
          
            Como no podía ser de otra manera, para iniciar nuestra primera salida por la ciudad, en vez de coger el autobús que había en la puerta del área, nos empeñamos en buscar el metro, que estaba a 20 minutos (si yo soy así, hago difícil los fácil) y todo por comprar los billetes para el transporte, que luego supimos, se podía comprar en una oficina turística cercana o en el mismo autobús.
        

                                         


    Llegamos al Vaticano, bajo un sol de justicia 40 grados a la sombra, se derretían hasta los santos, cerca de la una de la tarde y la cola para entrar ha la catedral de San Pedro, rodeaba toda la plaza. Después de esperar cerca de veinte minutos nos dicen que vamos en tirantes(se nos olvidarón las chaquetas)
, que digo yo que los santos no se van ha escandalizar por ver unos hombros rojos como tomates, por falta de protección solar, decidimos irnos a comer y comprar un par de pañuelos, para volver a la carga a eso de las 15:30, entramos primero al museo vaticano, mientras recorríamos las estancias que muestra las zona egipcia, unos de los guardas, me comenta algo sobre mis pies, que no entendimos bien, aunque una de las niñas, me dijo que era que le había gustado, que pensé pa mis adentros, claro viene la gente tan tapadita, que apoco que ve algo de carne, se ilusionan, eso ó es un fetichista descarriado.


 
              

                                                   
            La verdad es que es un lugar increíble, tienen de todo y todo muy bueno, que se ve la calidad, mármol, oro, plata, hasta momias egipcias, riquezas de todas partes del mundo, que lo dejan a uno perplejo, pero mi , el lugar favorito es la Capilla Sixtina, es un lugar increíble y eso que estaba tan abarrotado de gente que apenas se podía andar. Conseguimos sentarnos unos minutos y disfrutar de tanta belleza. Se conoce como la capilla que pinto Miguel Ángel, pero en realidad fue pintada por Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, coadyuvados por sus respectivos talleres y por colaboradores, como Biagio di Antonio, Bartolomeo della Gatta y Lucas Signorelli. Sobre la bóveda, Pier Matteo d'Amelia pintó un cielo estrellado. La realización de los frescos tuvo comienzo en 1481 y se concluyó en 1482.  Miguel Ángel en 1508, fue quien pintó la bóveda y los lunetos, en la parte alta de las paredes. Con tanto genio dándole al pincel, es normal que el resultado fuera tan sumamente impresionante.
                                       Resultado de imagen de capilla sixtina
                 
   Embobados con tanto arte, decidimos volver a probar suerte en la Catedral de San Pedro, los pañuelos dieron sus frutos y por fin pudimos acceder, aunque hubo un momento de crisis, cuando una chica alemana a la que no dejaban pasar, les puso finos, diciéndoles que a nosotras no nos habían puesto objeciones a la falda y que llegaba por el mismo sitio que la suya. Los hombres la terminaron por dejar pasar, ya que la pobre llevaba razón y creo que tenía más que ver con el físico que con el largo de la falda. Que no es que yo sea guapa, pero debo reconocer que tanto mi nuera Marta, como mi hija Beatriz son dos preciosidades de chiquillas. Una vez la dejaron pasar, se disculpó en ingles, su intención no era incomodarnos si no que no la discriminaran. La tranquilizamos, por que nos parecía que llevaba razón y seguimos nuestro camino.
               
                                         
              

            Hay sitios que no se pueden describir, tanto el museo del vaticano como la catedral, son indescriptibles, es por ello que no lo voy ni a intentar, simplemente hay que verlo y disfrutar cada instante, respirar hondo y sentir cuan especial es todo aquello que nos rodea, cuanto significa para muchos y aunque no soy católica, debo reconocer que estos sitios tienen una energía especial, tantos fieles depositando esperanzas, anhelos, sueños y demás, termina por contagiar a aquellos, que como yo, hace tiempo que no esperan un milagro.
                                   

4 comentarios:

  1. Para mi churumbel Roma fue el viaje de su vida y eso que solo tenía cuatro años y medio.Las entradas del Vativano y del Coliseo las llevábamos ya sacadas con hora, si no nos hubiéramos rajado.

    ResponderEliminar
  2. Roma, qué recuerdos de paseos bajo un sol abrasador, de noches frescas disfrutando el rumor de las fuentes, días de soñar con togas y sandalias...un placer volver de tu mano.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Roma......... Una bellosisima y. Mágica ciudad (te contaré un secreto ; a quien fue mi esposa le pedí matrimonio en la fontana di. Trevi....)

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...