20 ene. 2016

MI ULTIMO DÍA EN ROMA

          
                    
            Después de las desventuras del día anterior, para llegar al área de autocaravanas, nos dejamos de exploraciones y nos fuimos derechitos al centro turístico para la Vía Appia, situado a cien escasos metros del área, en el cual sacamos los billetes para el autobús, que estaba justo enfrentito del mismo área y que nos dejo en la mismísima Piazza Venecia, desde, donde a través de la Via del Fori Imperial accedimos a toda la zona turística.
                       
                                             
                     

            En vez de ir directamente al Coliseum, donde las filas para sacar entradas son eternas, nos fuimos al palatino. Donde sacamos las entradas para todo, Coliseum, Palatino y Foro romano, sin colas, ni esperas, no todo iban a ser desventuras, bastante pardillos habíamos sido el día anterior.
                       
                      
                                                
                       
            Intentar contaros lo que sentí o lo que vi, sería más que temerario por mi parte, por no decir, imposible, cada uno se imagina y ve las cosas desde su propia perspectiva y este lugar merece ser visto por los ojos de uno y no a través de las palabras de nadie a no ser que tengas la sensibilidad de Alberti, la imaginación de Cervantes y la fuerza de Lorca. Obviamente no es mi caso.
                      
                                                      
                      
            Encontramos un restaurante increíble en precio y calidad, sólo hay que salir un poco de las zonas más turísticas, para encontrar este tipo de sitios y ver a los italianos en su salsa, alegres, gritones y con una energía envidiable.
                     
                                              
                     
           
            Al atardecer nos dirigimos a la boca de la Veritad, llegamos justo al cierre, lo bueno es que no había colas, después cruzamos unos de los puentes del Río Tiber y visitamos la Isla Tiberina, donde nos deleitamos con un cremoso helado de frutas.
                    
                                                     
                    
            La noche nos envolvía, mientras paseábamos por el Tratevere, donde gente disfrutar de terrazas y bares en buena compañía.
                                             
                                              
                    
Nosotros agotados decidimos volver a nuestra casitamovil. Con el dulzor de un día perfecto y la pena de tener que despedirnos de una ciudad eterna que enamora a propios y extraños, con la frescura de sus gentes y las mil y una historias de cada uno de sus monumentos.
                       

                                                       
Resultado de imagen de EL TRASTEVERE  Resultado de imagen de EL TRASTEVERE Resultado de imagen de EL TRASTEVERE
            Sólo nos quedaba una visita a la que no podíamos faltar. Así que nos levantamos con la fresca para poder visitar algo de La Via Appia Antica y sus catacumbas, yo ya las había visitado en anteriores ocasiones, pero mis hijos y Marta las veían por primera vez, nos les dejo indiferentes, quizás por que no tenía nada que ver con todo lo anterior y por que el buen grado de conservación, hace muy fácil que te puedas trasladar a la época en la que los cristianos, convivían con sus muertos en pos de no seguir sus pasos.
            Resultado de imagen de catacumbas de calixto roma

 Resultado de imagen de catacumbas de calixto roma           Resultado de imagen de catacumbas de calixto roma
El frío en su interior no sólo refresca nuestros cuerpos, en algunos momentos mientras escuchábamos las historias entre interminables pasadizos, llenos de huecos en las paredes, en otro momento lugar donde reposaran los cuerpos, también se nos helaba la sangre, no se si por el roce de las almas sin consuelo o por la energía de cientos de aquellos que tanto luchando por sobrevivir.
                                 Resultado de imagen de MONUMENTOS VIA APPIA ANTICA
            Nos faltaban cosas por ver, lugares por visitar, pero la ola de calor que nos acompañó todo el viaje, hizo que cambiáramos parte del itinerario en pos de no morir en el intento. Retrocedimos nuestros pasos, para volver a Ladispolis. Al fin y al cabo estábamos de vacaciones y nos merecíamos un descanso junto al mar al frescor del anochecer, mientras arrullados por el sonido de las olas, disfrutamos de un buen vino a la luz de las estrellas.
                                  Resultado de imagen de NOCHE ESTRELLADA JUNTO AL MAR



1 comentario:

  1. Siempre es triste abandonar Roma, aunque sea por persona interpuesta ;)
    Algunas de las fotos son realmente preciosas, ahora a preparar el próximo.

    ResponderEliminar

KAYSERSBERG Y TURCKHEIM, DOS PEQUEÑOS PARAISOS DE ALSACIA

Kaysersberg, era nuestro próximo destino. Un pequeño y bonito pueblo, que el sol de un precioso día de verano convertía en una magnif...