23 oct. 2012

CONCENTRACIÓN DE AUTOCARAVANAS

PALABRITA QUE ESTOY EN LA IMAGEN, JE, JE, JE

          
  Por clamor popular y muchas ganas de cachondeo, aquí tenéis el link del youtube, para que me veáis en el gym https://www.youtube.com/watch?v=FyjVz1xaEwo aunque no pienso confesar quien soy ¡A la! ¿donde está Odry?

Se que voy con retraso pero las circunstancias han sido adversas y yo no doy más de si, entre arreglar desastre y desastre, que hay que ver que capacidad tengo para provocarlos y meterme en toditos los fregaos, en pos de ayudar a la humanidad, que lo único que provoco son catástrofes (para que lo vamos a negar), se me pasa la vida.
 
            El puente del Pilar nos unimos a una asociación de autocaranistas llamada ASANDAC que hacían una concentración en Sevilla, y tenía a bien invitarnos (más majos) así que ya me conocéis sarao e invitación y la nena la primera de la lista, en este caso 149, pero es que somos muchos, aquí os dejo el link por si queréis ver la quedada, que salimos en la tele y todo, http://youtu.be/6w6lTRmoKmc. Bueno este es un reportaje hecho por los de la asociación, pero salimos en el informativo de antena 3 el domingo pasado.

            Sí, se lo que estáis pensando, que ni la Preysler, pero que se le va a hacer si la cámara me quiere (matar, que hay que ver que pintas tengo siempre, que nunca avisan) En fin que le echéis imaginación, por que salir, salgo, pero no digo quien soy, para evitar más juerga a mi costa.
 
            Nada más llegar empezó el cachondeo, estábamos esperando cola para entrar en el recinto, justo al ladito del parque de los Príncipes, cuando a mi Lucero, le dijeron cual era el número adjudicado, a pesar de haber dado sus datos, lo que figuraba era mi seudónimo.

-         ¡Odry! Aquí te tengo. Deja aquí la autocaravana y te inscribes en la mesa de recepción.
-         ¡Perdón! Odry es mi señora esposa yo soy…
-         ¡Vale Odry, tu tranquilo que estas apuntado!

En la mesa de recepción más de los mismo. Pero lo peor fue cuando a eso de las 10:30 alguien con un megáfono empieza a decir.
           - ¡Señor Odry!
            - Nene que te llaman. -Le dije yo con saña.
            - No, esta vez sales tu, que hay fuera esta lleno de gente y yo no hago más el ridículo.
            - ¡Señor Odry!- Vuelve el megáfono.
            - Pero mi vidita si no vas a hacer el ridículo, verdad que no nena- Le digo a mi hija que se moría de la risa.
            - No papi, tu sal que yo tengo la cámara preparada y la ventana abierta, es que si no, no me lo van a creer mis amigas.
            - ¡Eso con cachondeo, pero yo no salgo!
            - ¡Señor Odry a la 1!
            - Nene, a ver si nos ha tocado algo, ahora mismo sal, que voy con la niña a la ventana, esto no me lo pierdo.
            - Sois unas cabritas, pero no pienso decir nada, hasta que no este en la recepción.
            - Qué aguafiestas eres papi, me obligas venir a la quedada y luego no quieres que me divierta.
            - Si, pero no a mi costa niña.
            Durante todo el viaje la guasa fue en aumento, por más que mi lucero aclaraba que no era Odry, más se lo decían y claro la nena y yo para no ir contra corriente decimos apuntarnos. Así que mi lucero ha decido que a la próxima quedada se apunta el, con su seudónimo (aguafiestas)
            En el próximo os cuento todo lo que visite, palabrita.
            

20 oct. 2012

Sobrevivi


      
   

   Nada más entrar a mi pobre hermana le cambio el gesto, la muchedumbre era tal, que se parecía más a esas manifestaciones de cercar el congreso (Esas en las que las autoridades dicen que solo son unos miles, aunque no se pueda mover ni una hormiga, que digo yo, estos no saben contar y lo que es peor lo deben contar todo igual, así va nuestra deuda), yo al ver a unas pasar, le dije:



-         Nena ya sacamos el carné otro día, pero no me pierdo mi clase de GAP.
-         Pues vamos a los vestuarios, corre. – ahí, la pobre aún estaba ilusionada.

Pero fue entrar en el vestuario y casi le da un patatús al asomarnos a las duchas, no tenían puerta, y entre ducha y ducha aparece una mujer desnuda gritando.
- ¡Coñó, que fría sale el agua!
- Hombre Dalila, no te conocía, así en porreta pica – Le dije yo a la vecina.
- ¡Valla tu también has picado!
- Nena ya sabes que la palabra oferta me pierde.
- Pues creo que se ha apuntado todo el barrio.
Desapareció en otra ducha para probar suerte con el agüita y mi hermana sería y con la tez más oscurita de lo habitual me dijo muy despacio:
-         Me niego a que todo el vecindario me vea el potorro.
-         Nena, si no es para tanto, mira el lado positivo son de confianza.
-         ¿Confiar? Si son las mismas con las que te pasas el día de cotilleo, desplumando a diestro y siniestro.
-         Pero nunca delante de la afectada, para que veas que somos discretas.
-         Creo que me voy a borrar.

La clase no mejoró la opinión de mi flamante hermana, y es que la pobre profe,
en un intento de hacerlo maravillosamente bien, se empeñó en corregirnos una por una. Que desde ya, digo que no tenemos arreglo, al menos a corto plazo, y es que no creo que sea la única que no ha ido nunca a un gimnasio.
 
            Mi pobre hermana había cambiado los cuerpazos de su gimnasio chick, por los cuerpos de los vecinos, que además de muy vistos, lucen con orgullo la barriguita cervecera, y mientras ella lloraba por los rincones la falta total de músculo luciente, yo estaba como pez en el agua, saludando a diestro y siniestro, lo que la producía más llanto.
             
En un intento de levantarla la moral, la convencí de hacer cinta y correr un poco, lo vi la mejor opción, ya que daba a la pared y se veía la calle a través de unos maravillosos y enormes ventanales, con la esperanza de que se desfogaba y no me asesinaba en el camino de vuelta, pero claro este es mi blog y a mi no me pasa nada normal, enfrentito mismo una obra y cuatro o cinco albañiles, piti en mano observándonos sudar la gota gorda.
No voy a negar que me preocupó el color rojo fuego de su cara, que además no era achacable a la carrera, ya que ella sólo andaba:

-         Pero no decían que el sector de la construcción ha caído en picado, tienen que poner el puñetero gym enfrente de la única obra que debe quedar funcionando en este país.
-         Mujer, si ya está muy adelanta, en dos días la terminan.
-         Sólo esta la estructura, dirás dos años.

Fue en ese momento, cuando mire hacía atrás y el terror se apoderó de mí. Dos hombres cámara en mano se disponían a grabarnos. Mi hermana que me vio, miró y salió espantada cual gacela de la 2, perseguida por león. Yo lenta en reflejos, que le duplicó la edad, no me quedo otra que correr, como si lo hubiera hecho toda la vida y deseando que el reportaje no saliera en ningún sitio, o al menos no la parte en la que yo corría, lengua afuera, por falta de Oxigeno en sangre, más roja que los coloretes de la Heidi y con los ojos en blanco, a puntito mismo del colapso.
Una vez se movieron, para grabar a otra, baje tan deprisa que casi me desmorono viva.
Mi hermana se hecho a reír y yo indignada le dije:
-         Que bruja eres, me has abandonado.
-         Como que yo voy a salir en la tele, de esta guisa. – Lo dijo mientras me señalaba mi camiseta.
Debo reconocer que el modelito, no había sido mi mejor elección, yo que iba a darlo todo en el gym, me planté una camiseta vieja de mi lucero 4 tallas más grandes y unas mallas, lo bueno era que me tapaban el culo, lo malo es que parecían unos faldones, era difícil distinguir si era una mujer o un monaguillo.
CONCLUSIONES.
A mi hermana se le pasó el cabreo a mi costa, pues todavía sigue riéndose de mí, al día siguiente me dijo que después de pilates ella vendría, que la apuntara a Ciclo y que la esperara allí, nunca llego y casi muero en la bici.

Yo llevo dos semanas sin ver la tele, más que nada por si me veo.
Ahora voy maquillada al gym y con una conjuntito la más de fashion, pero no he vuelto a ver una cámara, ni siquiera los de la obra se asoman.
Mi hermana no ha vuelto a gym.

4 oct. 2012

OFERTÓN Y CUERPAZO, la carne es debíl


            Yo no se por que descuelgo el teléfono, sobre todo cuando veo el teléfono de la casa de mis padres en la pantalla. Bueno la verdad es que lo mejor es cogerlo, por que como viven al otro lado de la calle, si no lo hago se presentan en casa que es peor.
            Hermana entusiasmada al otro lado del hilo telefónico.

-         ¡Nena!
-         Sí, dime.
-         ¡Mañana inauguran el gimnasio!
-         ¡Ya! – Casi me da un parraque.


 Para poneros en antecedentes, en agosto en un momento de enajenación mental transitorio marugil, vi la palabra OFERTA, enfrentito del supermercado, que tendrá esa palabra que nos hace perder la cabeza, bueno la palabra y el cuerpazo de la chica que lo anunciaba, que me hizo creer en lo imposible. El caso es que termine apuntándome a un gimnasio low cost, que inauguraba en octubre, con la idea de mantener cuerpo y mente sanos (que es lo que me vendieron) quien me mandará ser tan impulsiva, si yo no tengo arreglo, ni de cuerpo, ni de mente, bueno demente si que ando, para que engañaros.
Aunque entonces parecía muy lejano y a mi el hecho de estar apuntada, ya me hacía sentir como una gimnasta consagrada (Es lo que tiene la imaginación). Había llegado el momento y yo aunque arrepentida, he pagado tres mesecitos de oferta y lo que es peor, mi hermanita también, con lo cual no me libra nadie del suplico

            No se si os he contado que la saco la friolera de 17 años, que seguro que sí, mi madre decidió que era la menopausia, pero nueve meses más tarde nació la criatura y claro la cogimos cariño, más que nada por que me tocó criarla a medias con mi madre. Aunque ella me considera su hermana, yo me siento su madre y aunque la sigo el ritmo, haber si se nos va a traumatizar, que con la familia que tenemos no sería raro, en una de estas moriré en el intento.

-         Sí, han colgado en Internet las clases que van a dar y yo creo que deberíamos empezar por GAP. - Lo decía con un entusiasmo, una alegría, daban unas ganas de darla un cogotazo.
-         ¿Y eso, que es? - Por favor, donde estas, las clases de mantenimiento de todita la vida.
-         Glúteos, abdomen y piernas, un palizón que te mueres.
-         Me apunto al gimnasio por que lo recomiendan los médicos y resulta que me van a matar el primer día.
-         No seas tonta, que ya verás como te lo pasas bien, además luego creo que nos vendría bien pilates, aunque ciclo, tampoco estaría mal.
-         ¡Un momento! A mí de uno en uno y a ser posible con poco movimiento, que yo ya estoy estupenda y no he pisado un gimnasio en mi vida.
-         Sí que lo has hecho, el día que te invite, por cierto no te pongas perfume esta vez, que bastante vergüenza me hiciste pasar.
-         Sólo fueron unas gotitas de Chanel número 5 y a Marilin la funcionaba. (Si queréis poneros en antecedentes leer mi post de GIMNASIOS Y OTROS DESASTRES, no tiene desperdicio)
-         Pues parecía que te habías colocado del uno al diez y tu no es por desanimarte, no tienes nada que ver con esa señora.
-         Muy graciosa. A que hora quedamos mañana
-         A las 10:00 en punto y no falles que te conozco.
-         Pero vas a madrugar, no me lo puedo creer, si que lo coges con ganas. - Mi hermana, tiene por norma no levantarse más pronto de las 11:00 a no ser que tenga que trabajar de mañana o algo importante.
-         Este verano, voy a lucir el bikini mejor que tú.
-         Para eso no necesitas ir al gimnasio y mucho menos madrugar, con un par de cervecitas y unas noches de juerga se te queda el mismo tipo que a mí, y lo que es peor la misma cara.
-         Que bestia eres.
-         ¡Hasta mañana!

Así que mañana es mi primer día de gimnasio, ya os contaré como salgo de esta, si es que salgo.


GENGENBAH Y EL ENCANTO DE LO SENCILLO

Por la tarde llegamos a Gengenbach, un pueblecito de cuento que tiene un área de autocaravanas, super mona y cuidada, en pleno valle,...