2 dic. 2009

YA VA LLEGANDO LA NAVIDAD




De repente, no me preguntéis por que todos nos sentimos mejores personas, llenos de buenos propósitos, y mejores acciones, por ese espíritu, que flota en el ambiente, que seguramente sea el Dióxido de Carbono, que desprenden las casas por las calefacciones encendidas a todo meter, debido al frío y la lluvia, por que aunque este año a tardado algo mas, el frió a llegado, otro síntoma de que la Navidad está aquí, son los anuncios de juguetes y perfumes a tutiplé, todo sea por vender algo más y salvar un año desastroso, para más de uno, bueno casi para 4.000.000 milloncillos de personas, casi nada.



Bueno como os iba diciendo, cuando he salido de casa con la fina lluvia cayendo sobre mi larga cabellera rizada (he debido de absorber más Dióxido de Carbono de lo normal), pues al salir, hasta le he dejado la puerta abierta a la loca de los cojones de Manuela, ha sido algo instintivo por que si lo pienso, se come la puertecita, pero es Navidad, y yo me siento diferente, con un montón de propósitos, que no pienso cumplir, pero que me hacen la vida muchisisimo más llevadera.



Entre los propósitos, tener más paciencia con mis preadolescentes hijos, a los cuales cualquier día los doy en adopción. Sobre todo al mayor, ¡pues no me paso toda la tarde dictándole las normas de la casa!, que digo yo con casi 15 años se las debía saber de memoria, pues no, el niño todos los puñeteros días hace las mismas cosas que saben me enervan los nervios, todo lo tira al suelo y su habitación queda como un campo de tiro al blanco cuando sale por las mañanas.



Infeliz de mí después de tragarme la súper Nani todos los viernes y el hermano Mayor por si acaso, que nunca se sabe, dije después de poner las normas, mi niño se lo va a pensar.



¡Sí señor! El dichoso niño pensó, pensó que si cada día que no recogía el cuarto le quitaba un €, merecía la pena que no le diera el € y recogiera yo el cuarto.



Pero calma, por que es Navidad y todos sentimos que hoy no es el día de estrangular a nadie, aunque cuando vayas a comprar, los centros estén saturados, el metro sea impracticable, los precios hayan subido al punto de casi duplicarse he incluso más y tengas que devanarte los sexos, para pensar que demonios de cena pongo en Noche Vieja que vienen mis padres y hermanisima a cenar.



¿Pero, Dios Mío? ¿Por qué nos gusta tanto la dichosa Navidad?



Si todos los años nos echan las mismas películas en la tele, Cuento de Navidad y por si eso fuera poco, también estrenan alguna versión de Cuento de Navidad en cine, que vamos muy mal se te tiene que dar para perderte la dichosa peliculita, que digo yo, si los Americanos, con esa imaginación que les caracteriza, podían hacer alguna peli con diferente argumento, que ya nos la hemos memorizado (y mujercitas también).



Pero en fin me siento diferente, todo me parece más enternecedor y a veces hasta me dan ganas de hacer algo bueno por todas los conocidos con las que me voy encontrando por la calle, menos mal que enseguidita se me pasa, hay cosas que no pueden arreglar ni la Navidad, así que nos conformaremos con la exaltación de las palabras, y eso de ¡A ver si quedamos, que hace mucho que no nos tomamos un café!



Si a mí el café no me gusta y mucha de la gente con la que me encuentro tampoco.

Pero es Navidad y la sensibilidad ha vuelto a alíen que llevó en mí.



¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!



PD: Si es que hay alguien que lea el dichoso blog.

Menos mal que me sirve de terapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario