17 ene. 2010

Yo, Yo misma y mis neuras




Hoy leyendo un blog de cruela, muy bueno por cierto, sobre las distintas personalidades de famosos, me he puesto a pensar, de vez en cuando lo hago, aunque nunca se vea en mis actos.



En fin lo que quería decir es ¿Si realmente somos como aparentamos? Me explico, cuando la gente me conoce, suele pensar que soy una locuela, despistada y divertida, que lo soy, ya, pero hay mucho más, una persona se va adaptando a las situaciones y cada una de ellas requiere una personalidad diferente, aunque en muchos casos, ni siquiera somos un espejismo de lo que realmente somos.

Es complicadísimo ser uno mismo, y el no serlo, nos puede llevar a estados de hibernación, viviendo una vida que poco tiene que ver con nosotros, me estoy poniendo profunda y realmente no se si alguien va a entender un carajo lo que quiero decir.

Por ejemplo, tengo una amiga, encantadora, un ser especial, divertida, independiente, simpática, pues bien, cuando salimos juntas o quedamos sin su chico, es como la he descrito, pero cuando su chico aparece, apoco más que es una geisha, en otra persona lo entendería, pero en ella llama muchísimo la atención., es tan radical, que no pasa inadvertido.

Para el, ella quiere ser la mujer perfecta, dentro de los parámetros que el tiene por mujer perfecta, claro esta.

A veces ser una misma es un gran lujo, a mí por ejemplo me encantaría escribir historias como las de Pandora, sin embargo la vergüenza me lo impide, ¿Soy yo misma? Pues no, me dejo llevar por lo que creo que pueden pensar los demás, no por que piensen que soy un zorrón, que lo soy, veis miedo a lo imprevisto, si no me importa que piensen que soy un pendón, ¿Por qué no hacerlo? Vaya blog os estoy dando, y es que Cruela a despertado mi lado profundo, que no me atrevía a expresar, y es el miedo, miedo que tenemos a la aceptación, todos queremos ser aceptados, todos sufrimos si no lo somos, sobre todo por aquellas personas que nos importan, no por las que no merecen la pena, claro.

También es algo común en mí hablar peyorativamente de mi misma, al menos es lo que me dicen siempre, pero prefiero ser sincera conmigo misma, antes de que me hagan daño los demás. No se si me explico, si tú sabes que tuerces un ojo, es mejor hablar de tu bizquera abiertamente y de forma divertida, antes de que alguien te diga que tienes el ojo en Burgos, que dependiendo de quien lo haga te mueres o no de la vergüenza.

A todos nos gustaría ser medio perfectos, y nos empeñamos en darle más importancia a los defectos, que a todas nuestras virtudes, que seguramente sean muchas más, pero parece que solo vemos aquello que nos gustaría, no ver.

Bueno hoy estoy especialmente profunda, debe ser que he quedado para ir al japo está noche con unos amigos y entre Cruela y la filosofía oriental, os estoy dando el blog, que pa que, así que el próximo de sexo, para ir quitando telarañas, ¿Seré capaz?

Eso si, siempre por supuesto con el permiso de Pandora, claro está.

2 comentarios:

  1. Ay hija

    qué vueltas a la cabeza que te he hecho dar jjajjaja
    bueno no es para tanto en el fondo todos hacemos lo mismo que tú.. yo también cuando vuelvo a mi país digo que he ganado kilos de encanto en España para que no se tomen la molestia de recordarme que he engordado es que han pasado 20 años... y yo añadí como medio kg por año....
    a ver cómo nos haces de Pandora, yo jamás pude escribir un relato erótico no me sale y lo intenté....
    pero nada... hasta allí no me llega la imaginación.
    en cuanto a tu amiga gheisa tiene un complejo de eso de Gheisa pero no se engañe al final lo natural volverá
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tu post se podría resumir en un dicho popular de mi tierra:

    "Dile puta que te lo va a decir"

    :)

    ResponderEliminar

FINAL APOTEÓSICO

Tal y como está el país, a mí me daba hasta cosa, seguir contando mis desventuras, pero como la situación se alarga y sincerame...