15 feb. 2010

LA PLAYA PERDIDA

La casa me la ha reedecorado Cruela y yo que soy una únitil no era capaz de acceder, por que no me dejaba desde la página principal, un sólo día en manos de Cruela y ya no me reconoce, soy penosa.
Pero aun asi aqui va mi historia para hoy.


Hace muchos años en un viaje a Andorra que hicimos mi Lucero y yo conocimos a unos jóvenes de Gijón la mar de raritos, pero como nosotros estamos acostumbrados a tratar con todo tipo de animales, entre otra cosa por que somos unos gansos, pues nada amigos íntimos. 

Caminito de Gijón íbamos mi Lucero, su hermana con su chico y yo, de madrugada una Semana Santa.

La casa de nuestra amiga, era antigua, muy antigua, su madre hacía muchos años que había muerto y parecía un mausoleo, en su honor.


En nuestra habitación había fotos de los antepasados de sus antepasados, con cientos de vírgenes y un pedazo de Cristo encima de la cama, con toditos sus detalles, sangre, espinas, me mareo solo de recordarlo, pobre hombre, ahora entiendo de donde sale lo de  ¡esta echo un Cristo!

-¡Nena!- me llamo mi cuñada en cuantito se fueron a su casa, ya que esta era la de su padre.
-¿Qué pasa Hellen?- le conteste
-Que esta gente es muy rarita, en la habitación, hay fotos de un montón de muertos y algunos creo que nos miran.
-Pero mujer es que es la casa de su padre, ya saber las personas mayores.
-¿No serán asesinos en serie?
-¡Hellen, que fuerte! ¿Como puedes dudar de esa gente, si son unos amores?
-¿Por qué tienen la casa llena de fotos de difuntos? ¿Quizás?
-Nena que son familiares.
-Pues mejor me lo pones, que no les queda uno.
-Anda, arreglate y vamos que nos esperan para comer.

El día fue muy agradable comimos en un lugar típico asturiano, dimos una vuelta por el paseo, anduvimos por la playa y terminamos con tapeo, como estábamos cansados nos fuimos pronto a dormir.

-Nene, acércate que no muerdo-Le decía yo a mi Lucero en plan juguetona.
-¡Odry, no puedo!
-¿Qué es lo que no puedes?
-Nada, no puedo nada, la difunta, me está mirando.
-No me fastidies.
-Pa mi, que nos puede ver.
-No seas paranoico.
-Tú fíjate.
-Ostras, que me estas sugestionando.


Al día siguiente fuimos a comer al campo, bebimos sidra y lo pasamos genial, después de la siestecita en el campo, nos fuimos a arreglar para ir a una playa de la que nos habían hablado nuestros amigos y querían que conociéramos y luego de marchita, por Gijón.

Había que vernos a mi Hellen y a mi vestiditas las dos con unos monos ajustadísimos de licra, que yo como modistilla que soy, había copiado de una revista de alta costura, además de unas botas y cinturones monisimos, maquilladas  como puertas y melena al viento.

Por lo visto era una playa virgen a la cual solo se podía acceder andando, así que dejamos los coches en una calle y comenzamos a andar, de una camino de tierra para coches pasamos a un sendero y de un sendero a la selva virgen.

-¡Nena!
-¿Qué pasa Hellen?
-¿Seguro que este sabe donde va?
-Hellen que es su tierra.
-Nena, que nos ha dicho 10 minutos andando y llevamos tres cuartos de hora.
-Será que quiere que veamos este precioso paisaje-ZASS- Rama de árbol que golpea mi cara.
-Lucero, amor que me ha dado.
-Pues estate atenta, guapita.

Todo hay que decirlo al principio iban pasando y sujetando la ramitas de la selva, pero al cabo de media hora ni sujetaban la ramitas ni naa.

Al cabo de una hora de marcha por selva virgen, llegamos a un acantilado y al otro extremo a la playa.

-Muy bien y ahora como bajamos- pregunto Hellen
-Por un senderito
-¿Otro, riquín?
-Si es que hemos cogido el recorrido largo.
-Largo peazo de maricón-dijo mi Hellen en susurros que yo si oí.
-Hellen nena si ya estamos llegando-Dije yo para calmarla con mucho disimulo.
-¿Llegando a dónde?
-A la playita.
-¡0 llegamos pronto! ¡O por mi madre que se come la arena de la playa, con roquitas y todo! Me están destrozando los tacones, que ya podrían haber dicho que íbamos al campo.
-Mujer, no se han dado cuenta.

Otra media hora nos costo descender, que al fin y al cabo como era cuesta abajo la cosa fue bien.
Debo decir que la playa un lugar paradisíaco maravilloso, pero teníamos que volver, cuesta arriba por supuesto, andamos otra hora y comenzaba a oscurecer.
-¡Nena! Este es un asesino.
-¡Hellen! Que no mujer, que sosas tienes.
-Que nos está mareando y en cualquier momento se empieza a deshacer de nosotros, no digas que no te he avisado, que este no se sabe el camino y se está haciendo de noche.
-¡Por Dios! ¿Cómo no se va a saber el camino, si es su tierra.
-¡Coño con su tierra! ¿Qué la ha comprado toda?
-No mujer, pero se la conocerá como la palma de su mano.
-Pues su mano es un pozo sin fondo por que llevamos dos horas y media de marcha y en tacones que tiene merito.
-Por no decir que parecemos dos Dracqueen, en los carnavales de río, que se te ha corrido el rimel.
-Encima cachondeo.

Al cabo de media hora el pobre reconoció haberse perdido y comenzamos en plan desesperados a intentar salir de aquel bosque, antes de que no se viera nada encontramos un sendero y al final una especie de urbanización, ya era de noche y preguntamos a uno señora que paseaban con dos vacas amarradas. La pobre, nos miraba, como si fuéramos una alucinación, desconcertada nos indicó como pudo, que íbamos en dirección contraria, cuando le preguntamos si sabía por donde caía la ciudad. Por suerte solo tuvimos que andar otra horita larga antes de llegar al coche exhausto. Cinco horas de caminata por el bosque, puede con cualquiera y más en tacones.

El viaje continuo y no me falta anécdotas por que nos pasó de todo, pero eso será para otro día.

4 comentarios:

  1. ¡¡¡Jajaja, ya os estoy viendo en plan Drag Queens campo a través!!!

    Menudo yuyu de casa. Haberte llevado a Paquito, mujer, habría estado en su salsa.

    Besosss

    ResponderEliminar
  2. Querida Perla en aquella época todavia no conocia a Paquito
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me recuerdo una playa en Menorca que era paradisíaca eso sí pero joder haber avisado que éso era la Selva y no la playa del anuncio de Fanta...

    Lo de los muertos es cierto hay algunos que se ve no están de acuerdo con lo de estar difuntos y siguen observándolo todo como para joder a los vivos...

    Te he redecorado la casa que en este plantilla no aparecen las reacciones y los comentarios se pinchan arriba en el globo...

    no sé no sé si a ti no te gusta ya sabes me mandas un mail y me dices cómo te gusta más, lo colores, etc

    Besos
    Cruela

    ResponderEliminar
  4. Mi querida ODRY, ahí faltaba yo para deshacer el entuerto. Por cierto, ya tengo un miniuniforme de enfermera. ¿Que hace que no viene a la entrevista de trabajo? Se me acumulan los pacientes, por el amor de Dios!
    Siempre suyo
    un completo gilipollas

    ResponderEliminar