13 ago. 2019

CHEFCHAOUEN Y LOS AUTOS LOCOS



FOTOS. PACO Y BORJA MORENO

La tecnología bien usada, es un regalo del progreso. La dependencia de los dispositivos y las redes, es la adaptación a la esclavitud del futuro.



Resultado de imagen de tecnologia

Llevábamos todo el día sin móvil, si llega a venir mi hija, la tenemos que exorcizar, para poder superarlo. Pero la verdad es que sólo lo usábamos para hacer fotos, no había carga en las tarjetas, ni tiempo para realizarlas.


 PACO Y BORJA MORENO
En mi caso, con hacer saber a la “family” que habíamos llegado bien y amenazar a mis bestias pardas, con perseguirlas al fin del mundo, si la casa era quemada, inundada o ambas dos, que mis hijos son muy mañosos y no hay que subestimarlos. Como probablemente mis amenazas les entrarían por un oído y les saldría por el otro, terminaría conformándome con que regaran las plantas.

Cuando dimos por terminada la visita, nos dirigimos a una pequeña tienda para cargar los teléfonos, pero el mío se apagó apenas crucé la puerta y el de Antonio, para no ser menos, presentó problemas técnicos, esta claro que es mi sino.

No fuimos los únicos, hubo más problemas técnicos y algunos se rindieron por la larga espera, estábamos cansados y era hora de volver a nuestro camping que, para nuestra dicha, estaba a las afueras en lo alto de la montaña. Todito, todito cuesta arriba.



FOTOS. PACO Y BORJA MORENO
David llego con una enorme sandía y nos salvó de una muerte segura en la escalada, porque algunos estábamos agotaditos, no te cuento, si tenemos que llevar la sandía a la sillita la reina. Así que, buscó unos taxis para poder regresar.

Dieseis personas, cuatro furgonetas taxis y nos tenía que tocar a nosotros ¡De verdad que allá arriba, hay alguien que se lo está pasando pipa a mi costa!


FOTOS. PACO Y BORJA MORENO
Nunca pensé, que subirse a un taxi, pudiera convertirse en una actividad de alto riesgo, en mi caso, una trampa mortal. Ni toda la saga de fast & furios juntas, superan la emoción y acción de esté trayecto y me quedo corta, aunque luego me digan exagerada.

Los vehículos estaban destrozados, no había pasado una ITV en su larguísima vida, es más, dudo que el señor taxista, tuviera conocimiento alguno, sobre las normas básicas de circulación o sobre cualquier otra norma, no tenía conocimiento y punto.

Al montarnos Julio, Chelo, mi lucero y yo, no sospechamos nada y eso que los cinturones de seguridad brillaban por su ausencia, el que no estaba cortado, estaba arrancado. Pero en cuanto empezó a acelerar, nos temimos lo peor y fue al intentar buscar donde agarrarnos, cuando fuimos conscientes de que la furgoneta estaba descuajaringa.

Por el contrario, el conductor debía pensar que íbamos en un super deportivo, se enfrasco en una carrera, tipo a ver quien la tiene más larga, no sabemos contra quien, y empezó a acelerar, como si no hubiera mañana.

Nos encontramos sumergidos en la peor carrera de los autos locos y me quedo corta. Tomaba las curvas como si se creyera “Alonso” y no llegaba ni a “Patán”
Resultado de imagen de dibujos autos locos

¡Si tengo una edad! Y a puntito de no cumplir más estuve. Le daba igual el tamaño de las calles o que estuvieran llenas de gente, el a lo suyo, frenazo para abajo, acelerón para arriba y nosotros como unas maracas, para adelante y para atrás. Que he visto cocteles, menos agitados ¡Leñe!


Como no teníamos suficiente emoción, se metió en dirección prohibida, como si la calle fuera suya, incluso, pasó por su casa y se puso a saludar a los niños con una de las manos. Que sólo le falto decir, ¡Va por ustedes, señores!

Resultado de imagen de dibujos autos locos

A pesar de la velocidad, el camino se me hizo largo,  sobre todo cuando en plena curva, saco la mano por su ventanilla y engancho el tirardor de mi puerta corredera, que se abrió hasta el final.

Apuntito de salir volando, me dieron unas ganitas de darle con toda la mano abierta y gritarle:

¡Hijo de la gran chingada, si no corre más, te aguantas, pero no aligeres equipaje, cabronazo!

FOTOS PACO Y BORJA MORENO
Quizás no estuviera pensando muy finamente, pero es lo más educado que se me ocurrió, mientras buscaba a que agarrarme. Este tío, era un tarao, pero de lo de molinos de viento. Ríete tú de Don Quijote.

Era todo tan surrealista, que terminó por darnos un ataque de risa, de todas formas, íbamos a morir. Definitivamente, la locura se pega y yo necesito tan poco...

Llegamos al camping, después de pasar por encima de unas barras de acero que apoco nos atraviesan, por fin el viaje había terminado y todos habíamos sobrevivido.
FOTOS. PACO Y BORJA MORENO

No estoy muy segura, porque nada más bajar corrí a besar el suelo cual Papa en visita oficial, pero encima, creo que ni siquiera llegamos los primeros, porque en mi retina, tengo la imagen de Tomas, Maria José y la hermana de Tomas, Mari Jose, esperando que llegáramos, tan tranquilamente.

¡Manda huevos!

















9 ago. 2019

CHEFCHAOUEN Y EL DÍA QUE NUNCA ACABA






Mi hermana dice que mis historias, no la trasladan a los lugares que he visitado, para lo poco que me lee, el coñazo que me da “la jodia”. Que ya le he dicho yo “Nena, mira las fotos como todo el mundo, que Paco y Borja se han arriñonao, cargando con el equipo todo el viaje, para algo y no le pidas más peras al olmo, que lo mío son los desastres y de eso este blog va sobrao.”



 

Abduslam (El guía), nos encandilo con sus historias, hombre culto y sensible consiguió trasmitirnos su amor por aquel lugar, recorriendo sus laberínticas calles, plazas llenas de color y esos rincones que sólo conocen unos pocos y que hacen las delicias de los visitantes. Hasta que llegamos al lugar donde vivió su infancia y la nostalgia brotó, aplacada con la mejor de sus sonrisas.





Serían las dos y media cuando llegamos al restaurante elegido por David y Sole. En Marruecos nada es lo que parece, por fuera sencillo, humilde, austero, pero al cruzar la puerta, lejos de lo que una espera encontrar, te sorprende la magia de su interior, un gran comedor con una zona central que va hasta el mismo cielo y que deja pasar la luz a todas las salas. Pues, la comida marroquí sigue estás directrices, en apariencia sencilla y humilde, pero llena de matices y sabores adictivos, que una vez que se prueban, ya no se quieren olvidar.

 




Una vez terminada la deliciosa comida, nos entregamos de nuevo a Abdusalan.

Nos mostró como aquella ciudad había cambiado, comenzaron limpiando una plaza diecinueve personas y la terminaron más de doscientas. Como siempre he pensado, cuando uno muestra lo que es capaz de hacer por los demás, la gente se anima y se ilusiona, siguiendo un camino que nos hace crecer y sentirnos mejores.


         


Cinco de la tarde, unos 38 grados a la sombra y a pesar del madrugón, estábamos felices, (iba a escribir “tan frescos” pero no me lo creo ni yo). Cual Dora la exploradora y su panda andábamos pueblo para arriba, pueblo para abajo, de vez en cuando nos sorprendían con alguna curiosidad. Así llegamos a un horno de leña. La idea era buena, pero el horno estaba a pleno rendimiento, así que fue la más rápidita. 
Nos quería mostrar lo importante que es para este país el pan, que se utiliza a modo de cubiertos. Además de mostrar las distintas pastas y dulces típicos del lugar. A mi me sorprendió que yo estuviera a punto de fundirme cual mantequilla y el panadero, estuviera como si no hicieran 60 grados como poco. Aquí la gente es de otra pasta, para mí que no tienen glándulas sudoríparas. Mientras a mí, no me quedaba líquido que perder, dejándome la axila en carne viva con las toallitas desodorantes, mientras ellos, por mucho que te acercaras, no manifestaban olor alguno y mira que de narices voy bien servida, no se me escapa uno.

 

Nos repartió algunos dulces, de sabor maravilloso, pero de masa compacta, era como meterse un polvorón, que son mi debilidad, pero sin un líquido para pasar puede ser una deliciosa forma de morir y apuntito estuve con un ataque de risa, por culpa de Marisa, elocuente como ninguno, hace que cualquier circunstancia termine en carcajada.

Marisa salía del lugar agarrada a Ángeles a la que le mostraba lo que le había dado el panadero, en plan niñas que acaban de hacer una trastada.


-        



  ¿Pero a ti cuántos te ha dado enchufa? – Le dije yo al verlas tan contentas.
-          Dos o tres.
-          ¿Y eso?
-          Me habrá visto desnutrida. - Lo decía con ironía, porque piensa que le sobran un par de kilitos, pero la verdad es que la rubia de ojos azules, no le había pasado inadvertida al panadero
-          Lo que te ha visto, es muy guapa, que a mí me ha dado uno y me ha dicho que lo compartiera.

Por fin a eso de las seis y pico, se apiadaron de nosotros y nos tomamos un té, sentados en una preciosa plaza, Aunque, si en vez de agua, se le añade ron y unos cúbitos de hielo, hubiera sido un mojito espectacular, por la cantidad de hierbabuena que llevaba. Pero en un país musulmán y su coctelera se basa en increíbles tés y cafés aromatizados, poniendo el punto de color con unos zumos naturales, que no necesitan azúcar porque la fruta es pura miel. Lo mismo debieron pensar las abejas de la plaza, que no me dejaron vivir, ni poniendo encima de la mesa azucarillos.



No me como una rosca con el panadero, pero atraigo a todo bicho viviente, humano o no. Por si la presión de aquellos insectos no fuera suficiente, un autóctono muy cansino en pos de conseguir propina decidió cantarme, disfrazado con unas gafas rosas y una pandereta que golpeaba con mucho malaje, arrítmico y desafinado, no le faltaba detalle. En un proyecto de canción, que intentaba hacer pasar por el “Baila morena” de la cual, sólo conocía el estribillo que cantaba a bocinazos. Yo no quería ni mirar, por muy fuerte que fuera el dolor de cabeza, ya que se había empeñado en que tenía que bailar.









El ratito en que mis tímpanos tuvieron que sufrir tan ingrato concierto, no voy a negar, se me hizo largo. Mientras yo no sabía dónde esconderme, me había convertido en el pitorreo de “mis ex-amigos, los autocaravanistas”, que no dejaban de reírse de mí, que no conmigo, he incluso sugerir, que me animara a bailar. Como no había poca guasa a mi costa, estuvieron hurgando en mi amor propio. Quizás, les hice una discreta peineta y les mande allí por donde amargan los pepinos, pero el ratito, dio para mucho y el cachondeo nos acompañó a lo largo de toda la tarde.

¡Y qué tarde! Que me decía yo para mis adentros ¡Qué viajecito me espera…!




TODAS LAS FOTOGRAFÍAS ESTÁN REALIZADAS POR PACO MORENO VAZQUEZ Y BORJA MORENO



1 ago. 2019

CHEFCHAOUEN (EL CORAZÓN AZUL DE LAS MONTAÑAS DEL RIF)


CHEFCHAOUEN. FOTOGRAFÍA DE PACO MORENO VAZQUEZ Y BORJA MORENO

Si emprendes un viaje con los ojos desnudos, sin los filtros que cubren de clichex la realidad, los lugares, las personas y vivencias penetraran en ti y su esencia cambiara tú mundo y tu forma de vivirlo



Resultado de imagen de MAFIA


Nueve de la mañana hora española, estábamos en nuestros puestos, esperando la señal de desembarco. Por fin habíamos conseguido sincronizar los walkie talkies. Con el subidón de la hazaña, pensamos que todo lo demás sería posible y lo peor, es que lo mismo iba a ser verdad.

Resultado de imagen de TRISTE


El desembarco fue un trabajo limpio, íbamos ocupando los puestos asignados por David. A cien metros paramos las autos, en riguroso orden, algunos sincronizaron sus relojes, mi chico no lo considero oportuno, ya tendría tiempo yo, de pagar las consecuencias. No sé porque sigo viajando con él, sí a su lado estoy gafada.


Resultado de imagen de MALA SUERTE

El jefe dio la orden de salir, mi chico y yo lo echamos a suertes, la tragedia se mascaba en el ambiente cuando saqué el palito más corto, una vez más, el Karma me daba la espalda. En el ambiente de la auto, flotaba la desconfianza, tenía ciertas dudas de que no me hubiera tomado el pelo, una vez más, por mucho que me pusiera ojitos inocentes.


Resultado de imagen de MAFIA

Todos estábamos preparados y seguíamos al jefe, queríamos pasar desapercibidos. Seis hombres y una rubia, puede que no despampanante, quizás menudita, bajita, madura, tirando a pasaa, pero rubia ¡Leche!. Visto como nos abordaban algunos ofreciendo algo mejor, no habíamos conseguido el objetivo, pero no íbamos a abortar la misión, lo necesitábamos y estábamos a punto de conseguirlo.
    
Resultado de imagen de MUJER RUBIAEntramos en aquel lugar, olía raro, no sé; Sudor, madera o almizcle, quizás a la mezcla de todo. Nos mirábamos entre sí, sabíamos a lo que íbamos y no pensábamos ceder en las negociaciones.


David hablaba en francés, no le entendí todo, bueno casi nada, pero lo compensaba observando sus gestos, en plan director de orquesta. Empezó con amabilidad, pero según avanzaba la conversación, se notaba molesto y le recriminaba. La tensión se mascaba en el ambiente, por un momento pensé que íbamos a abortar la operación. Hasta que el señor mostró su mercancía y fue entonces cuando supimos que todo había sido un error por parte del comisionista. Había preparo euros en vez de Dirhans.


Resultado de imagen de WONDER WOMANUna vez subsanado el error, realizamos el cambio. Nos dieron todo el dinero junto. Ofrecí mi mochila, para llevarlo, según estaba metiendo el dinero, me estaba arrepintiendo, porque seré tan bocazas ¿Era necesario hacerme la heroína? Iba de Wanderwoman y no llegaba ni a super-ratón. Así que me aferre a ella, como mi madre al jamón. Hasta que llegamos al punto de encuentro.  


Resultado de imagen de MONEY

Antes de entrar en la auto asignada, creo que le de Paco y Ángeles. Echamos un último vistazo, todo parecía ir bien. Nos sentamos y comenzamos la operación. Al estilo más puro del cine negro. Saqué todo el dinero de la mochila, David iba pasándonos los fajos, Toño (pareja de Paz) iba haciendo montoncitos de mil. Qué práctica tenía el jodio contando billetes, ni que hubiera trabajo en un banco. Yo los iba colocando y Borja (hijo de Paco y Ángeles) los asignaba. Mientras el resto Julio, Manolo y Tomas esperaba en la puerta. Parecía cualquier cosa (mala por supuesto), menos una quedada de autocaravanistas respetables. Fe doy de que ellos al menos, lo son. A mi ya no me queda reputación que defender


DAVID; PACO Y BORJA MORENO


David, nos puso al día sobre normas y los controles de policía, que son constantes en todo el país: “Stop”, hay que parar, aunque no te estén mirando; “Ralentí”, puedes pasar muy despacito, a no ser que te den el alto y bla, bla, bla…











Volvimos a comprobar los walkie y comenzamos nuestro viaje. Algo más de un par de horas, tardamos en hacer el recorrido que va de Tanger a Chefchauen, un pueblo azul situado en el corazón de las montañas del Rif. Nuestro guía Abduslam vino a buscarnos al camping. David y Sole lo tenían todo planeado y organizado a la perfección, se complementaban en un tándem perfecto y en este viaje lo iban a demostrar.

CHEFCHAOUEN POR: PACO Y BORJA MORENO
MURALLA: PACO Y BORJA


El paseo comenzó en la puerta de la muralla que rodea la medina. Donde las casas están pintadas de azul. A diferencia de lo que se pueda pensar, no entraña más historia que la de un “girí inspirao”, que montó un bar y decidió pintarlo de este inusitado color. Imaginamos, que su idea sería destacarlo de las casas blancas he inmaculadas que componían aquel maravilloso lugar.



POR PACO Y BORJA MORENO
POR PACO Y BORJA MORENO
              

La idea arraigó de tal manera, que ahora lo ha convertido en una especie de lienzo celestial, bañado por el sol, donde puedes encontrar cientos de tonos azulados a lo largo de sus calles angostas y en pendiente, donde incluso escaleras y suelos, son pintadas de este precioso y relajante color.

POR PACO Y BORJA MORENO


 Uno no sabe si está en el poblado de los pitufos, en el fondo de una piscina o como estoy en plan poético (Aunque no se note) diré que estábamos en el cielo.



POR PACO Y BORJA MORENO


Puertas de madera antiguas que a veces pintadas azul, a veces en madera natural envejecidas y llenas de sus peculiares cabezas de clavos gigantes oxidados por el paso del tiempo, le imprimían una beldad añeja y serena. Los matices más puros y auténticos del pasado se aferraban al presente.


POR PACO Y BORJA MORENO





 Curioso lugar de pequeños pasadizos y puertas, no actas para altos despistados. Donde tu imaginación, te puede trasportar he inspirar cientos de cuentos, he historias, llenos de magia, misterio, he incluso, vivencias.

                     
POR PACO Y BORJA MORENO





30 jul. 2019

DE TARIFA A TANGER (UN VIENTO FRESQUITO, UNA DUCHA LOCA Y UN WALKIE TALKIE ESCACHARRAO)


     

Una vez escuché a un psicólogo decir, “Según vamos envejeciendo, nos cuesta más entablar nuevas relaciones, nada que ver con los niños que, según llegan al parque les basta unos minutos para entablar una amistad entrañable”. Me gustó tanto, que me dije a mí misma: “Nunca te olvides de la niña que llevas dentro y mira a las personas que se cruzan en tú camino, como lo mejor que te puede pasar en la vida”.



                       
Nada más bajar de la auto, en el punto de quedada en Tarifa, nos dimos cuenta de nuestro primer error, sacar la ropa de invierno de la maleta preparada para Austria.

Resultado de imagen de FRIOCómo soplaba el viento ¡Qué fresquito! ¡Qué castañeo de dientes! Ni Sara Varas. Ya no sabía que colocarme, no me faltaba detalle, estaba echa un cuadro, pero de Miró. Esto no lo tenía planeado, bueno, ni esto ni nada, el viaje lo había planeado destino y se lo iba a pasar pipa a mi costa.

Sobre las 23:00 de la noche, llegaron los últimos componentes del grupo, compuesto por siete autocaravanas y dieciséis personas. Realizamos las presentaciones de rigor y nos retiramos antes de empezar a volar, como hojas movidas por el viento.

De alguna manera tenía que entrar en calor, pero a poco pierdo extremidades por congelación, el agua estaba como para criogenizarme.

Resultado de imagen de MALA CARADebieron conectar las válvulas del grifo al revés, pero como se apagaba la luz cada vez que abría la ducha, pensé que el problema vendría de la dichosa batería, que antes de viajar, pedí a mi chico que cambiara y esté pensó que aguantaba un poco más, lo que no me dijo es en qué condiciones.

Lo único que saqué de aquella ducha, fue una piel extremadamente suave, debí confundir el gel de baño, con el suavizante para el pelo. Y es en esos precisos momentos, cuando yo me pregunto: - ¿Porque todo me tiene que pasar a mí? Si en la auto vamos dos.
  
Para colmo, salgó rígida como un tempano y mi queridísimo amorcito, me dice muy feliz.

-          ¿Qué tal tesorete? ¿Has entrado en calor? – Hay que tener valor, si tiritaba como una condenaaa.
-          ¡Si me estás vacilando, desde ya no arriesgues! No ves que soy clavadita a la mama pitufa. Estoy al borde de la hipotermia.
-          ¿Qué te ha pasado? Si el calentador está encendido.  Abrió el grifo de la cocina y el agua salía como para escaldar huevos. – Pues sale super caliente.
-          ¡No si calentar, me estás calentando! Pero en la ducha el agua sale helada
Resultado de imagen de MIEDO-          No será para tanto. ¿Has girado la manecilla, por si las válvulas están conectadas al revés?
-          Pues a oscuras, no. Que he visto películas de terror sangrientas, con muchísima menos emoción que mi ducha. Ríete tú de psicosis.
-          Si me lo hubieras dicho, pongo en marcha la auto y tira de la batería del vehículo.
-          ¡Tendrá valor! Y me lo dice ahora que el moquillo acaba de formar una estalactita.

Una vez pasados los controles para él embarque, nos sentamos en una sala y comenzaron a sacar walkie talkies. Los hombres del grupo, se enzarzaban en una conversación subrrealista.

Resultado de imagen de WALKIE TALKIEManolo, - Me oyes. – Que te dan ganitas de decir, si corazón, yo y toda la sala.
Julio – ¿En qué frecuencia estáis?
David – Canal cuatro, no salgáis de ese canal. ¿Me recibes? – Y nosotros nos mirábamos como diciendo ¿Cómo no te va a recibir si lo tienes a treinta centímetros?
Paco – Pues yo no escucho nada. – Y yo pensaba, pues eso hay que mirarlo, porque lo está escuchando hasta el capitán del barco.
Toño – Van a ser las pilas, cámbiaselas – Sí, pero del sonotone, apuntaba yo por lo bajini..
Tomás – Yo escucho perfectamente – Por fin uno sensato, le dije a mi chico.
Manolo - ¡Paco! Me recibes. 
Paco - ¡Ahora sí recibo! – No lo vas a recibir. Pensé, con el bocinazo que te acaba de dar en la oreja. 


                                        
Así estuvieron un buen ratito mientras mi lucero y yo nos mirábamos y asentíamos con la cabeza. Nos íbamos a sentir como en casa.



No tardaron en reparar en que no teníamos walkie talkie. Con las prisas, siempre se pasa algo y nosotros apenas llevábamos dos días en el grupo. El compañerismo broto cual fina hierba silvestre en primavera y en seguida nos encontraron uno. Querían que nos sintiéramos parte del grupo.

                          








Yo me mareo en los barcos (Si es que no me falta detalle) y Paz, se acercó la primera en pos de unirnos al grupo, imagino que pensaba en lo apurados que estaríamos. Pobre alma cándida, si es que se veía que era toda bondad, no era consciente de la poquita vergüenza que tenemos mi chico y yo. Salimos a la cubierta, para ver cómo nos acercábamos a Tanger, rumbo a emprender nuestra aventura.

Y así comenzó nuestro periplo por Marruecos, en un viaje que iba a marcar un antes y un después en mi vida desastrosa vida.


                       

CHEFCHAOUEN Y LOS AUTOS LOCOS

FOTOS. PACO Y BORJA MORENO La tecnología bien usada, es un regalo del progreso. La dependencia de los dispositivos y las rede...