3 dic. 2014

DESASTROSA Y SIN REMEDIO

                                                     

 Después de viajar una tiene que volver a la realidad, y en esta mi comunidad, la realidad, es como para mear y no echar gota.

            Os pondré en antecedentes, nos comunican que podemos anular los contadores de agua de bomberos del garaje. Unos meses después el ayuntamiento nos dice que tenemos que volverlos a poner, por que nuestra normativa es antigua y es la nueva la que no los necesita, llamo al Canal y empieza mi penar.

            En la primera llamada reclamación que te crió, al borde que se puso a gritarme. Cagüen en el abuso de poder y la prepotencia.

            En la segunda ya empezaron a abrir expedientes como si no hubiera mañana, yo tenía tantos números que tenía los nervios a flor de piel por cual iba a tocar, hasta que llego la ultima y me dijo te a tocao. Este y no va más, que tienes muchos expedientes abiertos.
            Manda huevos, como si los estuviera abriendo yo.
Me manda al inspector, ¡En que horita!

                      
-         ¡Buenas días!
-         ¡Buenos! – Al menos eso espero me digo pa mis adentros, después de esperar 3 meses para que viniera el señor.
-         ¡Uy, uy! Creo que hay un problema.
-         ¡No me fastidie! ¿Cuál? Si no ha mirado nada
-         La entrada del agua, tiene que ser por la derecha, en vez de la izquierda.

Lastima de no tener una foto de la cara de gilipollas que se me queda en ese mismísimo momento.
-         Me esta tomando el pelo ¿verdad? Esto es una cámara oculta, ¿Dónde tengo que saludar?
-         No, lo siento, es que ha cambiado la normativa
-         ¡Cagüen la leche con las normativas de los Cojo…! ¿Esto que va según el partido político que gobierne? ¡Por que si no ya me explicara!- Le digo mientras me contengo, para no dejarle la cara como un cuadro de Picasso.
-         ¡No mujer! – Me dice mientras no puede evitar la risa.
-         ¡Pues me lo explique! Si hasta hace unos meses valía. Solo falta el contador ¡hombre!
-         Ya, pero hay que cambiar la entrada de agua y tenemos que levantar el suelo de la acera, picar la salida y…
-         ¿Y por dentro, como le damos la vuelta a la instalación?
-         No mujer, de eso nos encargamos nosotros. Ya le mandaremos la documentación y el presupuesto para que pida permiso al ayuntamiento. ¿Se encuentra bien?
-         ¡No! – Le digo mientras le clavo mi mirada asesina, la que acojona, así que me da el papel y se va como alma que lleva el diablo.
 
Una vez recibida la carta y acordarme de todos los amigos constructores de señor del Canal de Isabel II, que tanta caja quieren hacer a mi costa, me pongo en contacto con la Junta de Distrito.

            De allí salgo con las ideas claras, adaptar el garaje a la nueva normativa, y me libro del contador y los 200 Euracos más IVA cada dos meses durante el resto de nuestras vidas.

Contrato a un ingeniero. En que horita, el tío nos cobra una pasta, le facilito el trabajo tanto que hasta le hago los planos, y nos hace un informe de corto y pego de la ley, sin haber pedido ni un puñetero presupuesto, por no hablar, de que me endosa otra vez el dichoso contador, con la consiguiente obra. Que ya son ganas de tocarme las narices, cuando yo le había explicado hasta la saciedad lo que necesitábamos.
                                                                   
            A mi esta a punto de darme un aquel y le mando un mensajito al Presi, para informarle.

            ¡Querido Presi!

            El impresentable de los cojo… del Ingeniero, nos ha tomado el pelo, así que creo que ha llegado el momento que saque la Vallecana que llevo dentro y le diga cuatro cositas, aunque sólo sea para desahogarme, por que si no lo hago, esto se me enquista dentro y no le arriendo las ganancias, como me lo eche a la cara, va a quedar que ni pa chope.

            Pero en fin como tú lo veas, si crees que tenemos que hacer otra cosa, estoy a tu entera disposición.

Un saludo Mar.

Un minuto después recibo el siguiente correo.

¡Buenas tardes Mar!

No te preocupes que me pongo en marcha ahora mismo y te consigo los presupuestos que necesitáis en un par de días.

Siento las molestias.

El ingeniero.                                                                                


Yo me quedo atónita y pienso.

1.      Es vidente, el muy porculero.
2.      Tengo superpoderes y telepatía. ¡Como molo!
3.      Le he mandado el correo, contestando a un correo anterior al que tenía adjunto al Ingeniero con el Presi.

¡Bingo!
           
            Como puedo me repongo y llamo al presi por teléfono para contarle la metida de pata.

-         ¡Odry, tú no te preocupes!
-         No, si preocupada no estoy, pero ya que tiene nociones de lo que siento puedo desfogarme a gusto, que lo tengo enquistao y eso…
-         No, mujer vamos a tener paciencia y ya veremos, si eso, mejor ya hablo yo con el.
-         ¡Vale Presi! Tú mandas.

En fin así anda mi vida, metiendo la pata un día si y otro también y por si no tenía bastante, este finde tengo primada.

¡Que Dios nos coja confesaos!



3 comentarios:

  1. Ja,ja,ja....lo que no te pase a ti....muy tranquilo te había salido el viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni tu que lo jures, desde que llegue, tengo un estrés...
      Un besote.

      Eliminar
  2. madredelamorhermoso!!!!

    Niña esto es volver a la realidad y darse de morros con su peor cara.

    Un beso

    ResponderEliminar