5 feb. 2017

DE VIAJE CON MURPHY

                     
La ley de Murphy existe y yo doy fe de ello, «si algo puede salir mal, ríndete y date por jodio» (versión Odry).

              Si no, no hay forma de explicarlo. desde que comenzamos nuestro viaje, encontramos pequeñas zonas de picnic a los lados de la carretera por todo el trayecto, con sus arbolitos, mesitas de madera y detalles mil, que en un día soleado como el que teníamos, hacía del picnic algo idílico.

Resultado de imagen de perdidos en la carretera              Todo era perfecto, hasta que decidimos parar en algunas de esas áreas tan bonitas. Una hora buscando una zona de picnic y al final bajamos tanto el listón, que nos conformábamos con un hueco en la carretera, pero nada, hay estaba Murphy y su dichosa ley. Al final nos rendimos y terminamos en el parking de un supermercado, el asfalto no es tan bonito, pero si, muy socorrido.

Resultado de imagen de mujer en la playa caricatura              Con el calor apretando y el sol luciendo en todo su esplendor, decidimos acercarnos a alguna de las playas cercanas. Metimos en el Tomtom ( que ese día más que nunca hizo honor a su nombre, por que muy espabilado no estaba) Playas cercanas y el comenzó a guiarnos, por decir algo, que para mi que estos del Tomtom están pagados por las petroleras. 50 kilómetros nos hizo recorrer el puñetero, cuando a penas a 20 teníamos todito el océano para nosotros.
              Aparcamos a una distancia prudencial, osea a kilómetro y medio de la playa y una vez allí, nos dimos cuenta de que con las prisas por refrescarnos, nos habíamos olvidado las toallas, el día estaba resultando redondo y yo me acordaba de Murphy y no para bien.

Resultado de imagen de congelado


              En fin que estábamos de vacaciones y no podíamos dejarnos llevar por el pesimismo, disfrutamos del sol y me mojé las rodillas, que el agua estaba como para no meter nada más, si no querías sufrir la amputación de miembros por congelación. Mi Lucero dice que soy un exagerada y se metió hasta el cuello, anduvo rígido durante cinco minutos, pero luego la sangre le volvió a circular y dejo de tener ese color entre gris y morado que tan preocupada me tenía.

 La noche llegaba y decidimos buscar algún área para pasar la noche y poder descansar- ¡Infelices!
Imagen relacionadaLlegamos a un pueblecito -Vellevillesur vie. Un área situada cerca de la plaza de la iglesia y justito al lado de un parque la mar de cuco, entre jardineras llenas de flores de colores. Sólo había un par de autocaravanas, así que era un lugar ideal para pasar la noche y eso que mi lucero andaba algo porculero, regañándome para que no hiciera ruido, no fuera a ser que estuvieran durmiendo los de la autocaravana de al lado, como si en este pueblo pudiera dormir alguien.
  ¿Cuando comenzó la pesadilla? Yo fui consciente a eso de las tres de la mañana. El reloj de la iglesia replicaba cada hora en punto, marcando las horas a base de campanazos y cada media, por si no te habías enterado. A eso de las seis de la mañana, también daba los cuartos, ni que fuera nochevieja. Hubo un momento en que pensé, que en cualquier momento aparece la pedroche en porretas y con la copa de cava en la mano.


Resultado de imagen de parroco en iglesia              Entre campanazo viene y campanazo va, a eso de las ocho yo salté de la cama y al igual que la niña del exorcista le dije a mi lucero que o salíamos de allí o cometía un curacidió (si, me he inventado la palabreja, pero intentar pensar vosotros después de pasar la noche en vela, oyendo las campanas del demonio)

       

    Pues lo mismo no me creéis, pero a eso de las ocho y media, cuando pusimos en marcha ya había fieles en la puerta de la iglesia, que pensaba yo, cualquiera se salta la misa, con este cura.


Resultado de imagen de mujer con ojeras sin dormir              El día era soleado y la vida maravillosa, que más daba no haber pegado ojo y llevar dos ojeras la mar de negritas debajo de cada ojo hundidito por el agotamiento. Hoy seguro que sería un buen día, lo único malo, es que media Francia debió de llegar a esta conclusión, por que en las autopistas que llevaban a Nantes había unas caravanas kilometricas de coches, daba igual el sentido. Cinco kilómetros en media hora y llegamos a nuestro destino Nantes.

Nantes, Francia - Castillo de los Duques de Bretaña    Resultado de imagen de nantes francia


              Mi lucero aprovechó que era domingo y la ciudad parecía deshabitada (¡Claro, si estaban todos en el atasco!) aparcando en el centro, justo a los pies del puente que te lleva a las murallas del impresionante castillo. Pero entre murphy y yo (desastrosa y sin remedio) algo tenía que ir mal. En este caso fueron mis sandalias preferidas (las negras y doradas), que decidieron pasar a mejor vida, justo cuando yo me sentía una princesita que visita el castillo.
                                
              En vez de princesita, parecía Lina Morgan en la mejor de sus interpretaciones, intentando andar con la sandalia colgando, por el tobillo, al final me dí por vencida y esperé a que mi pobre Lucero, me trajera otras, lo peor es que no iba a ir combnada, pero así es la vida y el dichoso Murphy ¡al que le e cogido una incha!.

Como no sólo de quejas vive el hombre, os comentaré que Nantes, es precioso, callecitas que recuerdan a París, un montón de lugares con encanto y llenitos de arte, hay que admirar el buen gusto de estos franceses, capaces de crear atracciones como la del elefante gigante que hace las delicias de grandes y pequeños, con está imaginación, como no iba a ser la ciudad que vió nacer a Julio Verner.

Resultado de imagen de ciudad de nantes en verano
Resultado de imagen de elefante gigante de nantes
              En fin sin querer dar el tostón, os recomiendo:
               Descubrir la historia de Nantes, a traves de sus calles y en el museo del Castillo.
               Darse una vuelta por el imaginario de Julio Verne a bordo de un elefante gigante
              Tomar una copa en la cima de la Torre de Bretaña en el «Nido»
               Ir de tiendas bajo las arcadas del Pasaje Pommeraye.
              Perderse en el jardín japonés de la Isla de Versalles.
Imagen relacionada               
              No os preocupéis por Murphy el pobre se ha quedado rendido después de tanta tarea y es que es muy difícil seguir el ritmo de un desastre sin remedio como yo.


2 comentarios:

  1. Seguro que el resto del viaje fue como la seda, quizás sea mejor una colorada que cien amarillas como decía mi abuela.
    Besos

    ResponderEliminar